Día internacional libre de bolsas de plástico

Columna: Enrique Haro Belchez



El 3 de julio se celebra el Día Internacional libre de bolsas de plástico, con el objetivo de reducir las bolsas de plástico de un solo uso y fomentar su consumo responsable.

La bolsa de plástico está considerada como el símbolo emblemático de la cultura de un solo uso, del derroche y la demostración de un consumo abusivo e innecesario.

De acuerdo con cifras de la ONU, al año se producen 500 mil millones de bolsas de plástico en el mundo. En promedio, una familia norteamericana consume mil 500 bolsas de plástico anualmente, en tanto que en México se estiman 650 en el mismo período.

Debido a que el plástico no se degrada con facilidad, estos productos permanecen en nuestros ecosistemas por decenas o hasta cientos de años y en este tiempo interactúan con hasta 700 especies marinas, ocasionando la muerte de 100 mil mamíferos marinos al año y de un millón de aves. Además, estudios científicos han demostrado que la fragmentación de estos artículos está inundando prácticamente todos los rincones de nuestro planeta con microplásticos, desde ríos y mares, hasta las nubes, el agua de lluvia o el polvo que vuela con el viento.

Algunos países, como Francia e Italia ya han prohibido la producción de bolsas de plástico y han reducido notablemente su consumo. Otros países como Reino Unido, Portugal y Suecia han optado por aplicar impuestos sobre el uso de las bolsas, y en otros países como Finlandia o Alemania los establecimientos han establecido acuerdos voluntarios.

En México siguiendo la reacción mundial en contra, en enero de 2020 entró en vigor la prohibición de todo tipo de bolsas plásticas en la Ciudad de México.

En el estado de Veracruz la Procuraduría Estatal de Protección al Medio Ambiente (PMA), puede aplicar multas a los comercios que hagan uso de estos materiales, pero lo que ha observado es el retiro gradual de las bolsas de plástico, por lo que aún no se prohíben en forma total.

Así, estábamos en el proceso de evitar su uso, pero con la llegada de la pandemia por COVID-19, las bolsas de plástico se están utilizando nuevamente.

La difusión de la problemática del consumo de bolsas va directamente dirigida al consumo de bolsas fabricadas en polietileno de alta densidad (HDPE). Para que estas bolsas dejen de ser un problema, se ha sugerido sustituirlas por bolsas de tela que pueden volver a usarse; son una opción viable y una alternativa mucho más limpia y amigable con el planeta.

Dejar el planeta libre de bolsas de plástico requiere la implicación de todos los sectores de la sociedad, desde los gobiernos hasta el consumidor final.

Realmente merece la pena intentarlo porque todo el planeta saldrá beneficiado, se evitará la contaminación de mares y océanos, la pérdida de recursos naturales y la desaparición de ecosistemas muy valiosos.

#CambiaUnaAcciònCambiaTodo.


Más columnas

Enrique Haro Belchez


Raúl López Gómez

El ciclo de AMLO sigue

Columna: Raúl López Gómez



PUBLICIDAD


PUBLICIDAD