¡Les pega la cuesta! Comerciantes xalapeños reportan disminución del 70 % en ventas

La llamada cuesta de enero ha comenzado a afectar a los comerciantes de la capital veracruzana, quienes han reportado un incremento en los precios y una disminución en las ventas, principalmente en productos como carne roja y pollo.

Y es precisamente este último uno de los productos más afectados, pues tan solo en la primera semana de enero ha subido hasta cuatro pesos por kilo.

¡les_pega_la_cuesta!_comerciantes_xalapenos_reportan_disminucion_del_70__en_ventas

De acuerdo con Juan Carlos, uno de los comerciantes del mercado Jáuregui, el precio del pollo no ha bajado ni se ha mantenido fijo, por el contrario, ha ido aumentando cada vez más.



Pese a la cuesta de enero, el pago de impuestos y la pandemia de covid-19, los proveedores decidieron elevar diariamente, desde el 1 de enero, el precio de este producto de la canasta básica, lo que ha ocasionado el desplome de las ventas hasta en un 70 por ciento.

“Diario nos van aumentando 50 centavos por kilo, pero ya esos 50 centavos son algo. Le hemos dicho a los proveedores que ya pasaron las fiestas, porque por eso supuestamente lo suben, pero dicen que ahorita no hay pollo, no hay demanda y ahora sí que hay que pagar los platos…”, reclamó.

Hasta diciembre de 2021, el precio del pollo oscilaba entre los 40 pesos por kilo; ahora, se llega a comercializar hasta en 44.50 pesos.



Aunque el precio de la carne de res y de cerdo no ha variado desde el mes anterior, desde que inició el año los comerciantes han notado una considerable disminución en el consumo de este producto.

“En años anteriores, desde septiembre empezaban las buenas ventas; bajaba un poquito en Semana Santa, pero de ahí seguían las ventas normales… ya no se compara, nada que ver con los tiempos de antes y ahorita con la pandemia, menos”, lamentó Érick Bonilla Velázquez, uno de los locatarios del centro de abastos.


Las ventas de carne roja han bajado más de un 60 por ciento, pues debido a la crisis económica de enero, la gente prefiere comprar alimentos más económicos.

“Esperemos que los introductores no nos aumenten el precio, para que sigamos defendiéndonos aunque sea aquí y la gente compre”, dijo esperanzado.



Quienes hasta ahora han podido sobrellevar la cuesta de enero son los comerciantes de frutas y verduras, así como de pescados y mariscos, cuyas ventas, hasta el momento, no han sido afectadas.

De acuerdo con el comerciante Uriel Gustavo Madero, si bien algunos productos han incrementado su precio, la gente continúa comprando; sin embargo, prevén que a finales de enero haya una baja en las ventas, por lo que ya empiezan a prepararse.



Algunos de los productos que elevaron su costo son el chile, que pasó de 18 a 22 pesos por kilo; el aguacate, que de 50 pesos por kilo ahora se vende en 60, y la calabaza, cuyo precio se disparó casi el doble, al pasar de 15 a 25 pesos por kilo.