Los presupuestos de beneficio social siempre han existido, pero antes se desviaban



Existen críticas diarias en contra del Gobierno de la República, por parte de los grupos políticos, que quieren recuperar el poder, que no quieren que les quiten lo que se llevaron sin ser suyo y menos aún correr el riesgo de terminar en la cárcel.

Las críticas que más utilizan, son en contra de los programas sociales en beneficio de los que menos tienen, ancianos, discapacitados, quienes en la olimpiada dieron una muestra de dignidad nacionalista, madres solteras y estudiantes, argumentando que el Presidente, está usando el patrimonio de la nación para comprar voluntades y mantenerse en el poder, no obstante que el poder ya lo tiene por voluntad electoral de 30 millones de mexicanos.

Otras de las críticas más comunes a través de los medios de comunicación que utilizan para influir en la población, es en el sentido de preguntar de dónde saca el Presidente López Obrador el dinero para repartirlo en su programa social de Gobierno.

Pues bien, es necesario aclarar al respecto con toda precisión que los presupuestos para obras de beneficio social existen desde hace 70 años, pero, del dinero dedicado a ellas, sólo llegaban dádivas miserables a los destinatarios y el resto iba quedando en la cadena burocrática que se utilizaba para repartirlos, desviándose la mayor parte a manos de corruptos y sin conciencia que solo entregaban la menor parte a quienes correspondía, pero los presupuestos de beneficio a la población, siempre han existido, pero solo se beneficiaban los rateros que ocupaban un cargo público o de un partido político, quienes solo concedían buenas entregas a los que utilizaban como enlaces para estafar al pueblo.

Lo que está pasando ahora con los recursos sociales claro que no les gusta ya que perdieron sus tranzas y corruptelas, ahora sí les llegan los beneficios a los adultos mayores, madres solteras, discapacitados y jóvenes estudiantes, están enojados los corruptos que se quedaban con esos beneficios, por eso reclaman y protestan, esos recursos sociales presupuestados eran para ellos y no para quienes lo necesitaban.

Es cierto y me consta que nada es perfecto y estos beneficios a veces se adjudican también a gente que no lo necesita y que después de cobrar también se ponen a criticar, a la par de los traidores que intentaron vender su patria, sólo se callan cuando reciben el dinero mensual que estaba destinado a quienes menos tienen, ningún programa es perfecto, pero de todos modos, es preferible perdonar a un culpable que castigar a un inocente, que su avaricia y ambición recaiga en su conciencia. VIVA MÉXICO!!!


Más columnas



Raúl López Gómez

Boca del Río: limpieza de playas

Columna: Raúl López Gómez


Luis Alberto Romero

La carrera interna de Morena en Veracruz

Columna: Luis Alberto Romero