Raso y colocado

Columna: Escenarios deportivos lucen otra cara



Tal parece el actual dirigente del deporte en Coatzacoalcos, Roberto Pérez, trae la consigna de trabajar al cien desde el primer día que tomó la estafeta, pues han pasado apenas 22 días de su gestión y ya se puede ver en los distintos escenarios su mano.

Apoyado en todo momento por su gente más cercana y colaboradores en los diferentes deportes, el dirigente ha demostrado con hechos, que por ganas, entusiasmo y deseos de hacer bien las cosas no para.

Así, "Beto" Pérez ha puesto todo su empeño para que las instalaciones deportivas de este puerto luzcan, si no espectaculares, sí dignas para la práctica del deporte.

Y es que de por sí Coatzacoalcos no tiene escenarios deportivos como para "tirar para arriba" , y los que hay se encontraban en malas condiciones, era urgente como se dice en el argot, darles aunque sea "una manita de gato".

El campo "Rafael Hernández Ochoa", Gimnasio Popular Nueva Obrera, gimnasio de la Alameda Deportiva, Francisco H. Santos, Miguel Alemán, Albercas municipales, Unidad Deportiva Duport Ostión, son entre otros algunos de los espacios que se han visto beneficiados con este programa de mantenimiento por parte de la COMUDE.

El que de plano le va a costar un "ojo de la cara" a la autoridad municipal es el  Gimnasio de la colonia Teresa Morales, al poniente de la ciudad, cuyas  instalaciones se encuentran en deplorables condiciones, sobre todo la fachada, que luce destrozada en su parte de arriba, pues tal parece el anterior dirigente del deporte porteño, nunca se preocupó por "meterle mano", pese a que recursos hubo para arreglar esos desperfectos.

Ahí sí habrá que realizar una gran inversión para darle otra cara, ya que la verdad da pena ver las condiciones en que se encuentra, después de que llegara a albergar eventos de trascendencia.

QUIERE REGRESAR (DESCANSO)

El que anda "desesperado", según pudimos enterarnos, es el ex dirigente del deporte, quien está moviendo cielo y tierra para que lo regresen a la silla que ocupó durante cuatro años en la oficina de la avenida Quevedo.

Sin embargo, al parecer ya le dijeron de allá arriba ""Nanay", tú ya cumpliste tu ciclo" deja que trabaje el actual".

En fin.

Nos vemos.

SDQ.


Más columnas



Bancarrota

Columna:


Raúl López Gómez