´Gutierritos´

Columna: Al pie de la letra



Además de que no lo consultó ni consensó previamente con los líderes de los grupos legislativos, el presidente de la mesa directiva de la Cámara de Diputados, Sergio Gutiérrez Luna, tomó en muy mal momento político la desafortunada decisión de presentar denuncia penal contra los seis consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE) que habían aprobado posponer la consulta de revocación de mandato presidencial argumentando insuficiencia de recursos.

Y es que además de que hasta el mismo presidente López Obrador lo desaprobó públicamente, en Veracruz, el gobierno de Cuitláhuac García, a quien Gutiérrez Luna aspira suceder en diciembre de 2024, se veía inmiscuido también en un escándalo de persecución política-policiaca por el penalizado delito de "ultrajes a la autoridad" que ya le valió una recomendación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y por el que hasta el momento lo tiene confrontado con el líder del Senado, Ricardo Monreal.

Después de la tunda política y mediática que recibió, el abogado oriundo de Minatitlán pero desarraigado desde hace casi tres décadas de Veracruz, tuvo que desistirse de su denuncia ante la Fiscalía General de la República.

Ya la bancada de Movimiento Ciudadano en la Cámara de Diputados había reprobado lo que consideró una acción facciosa y sumisa hacia el Poder Ejecutivo del presidente de la Mesa Directiva por haber anunciado que ese órgano presentaría denuncias penales y administrativas contra los consejeros del INE.

"Con la postura unilateral del presidente de la Mesa Directiva, se violenta el numeral 3 del artículo 22 de la Ley Orgánica del Congreso General, que dice que el Presidente, al dirigir las sesiones, velará por el equilibrio entre las libertades de los legisladores y de los grupos parlamentarios", le recordaron los diputados del partido naranja.

Inclusive motivó que otros legisladores del PRI, PAN y PRD, así como expresidentes de la Cámara de Diputados, politólogos y constitucionalistas coincidieran en la necesidad de someter a un amplio debate la Ley Orgánica del Congreso de la Unión, para revisar las facultades del presidente de la Mesa Directiva en ambas cámaras a fin de evitar acciones unipersonales o el uso faccioso cuando se trate de presentar o no recursos de constitucionalidad.

Y es que antes de la repudiada decisión de Gutiérrez Luna habían ocurrido ya otros casos, como el de la senadora Olga Sánchez Cordero, también de Morena, de no presentar una controversia contra el llamado decretazo sobre las obras prioritarias del presidente López Obrador, así como el de la expresidenta de San Lázaro, la panista Laura Rojas, contra un acuerdo presidencial para mantener a las Fuerzas Armadas en labores de seguridad pública.

Rubén Moreira, coordinador de la bancada del PRI y presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados, consideró que se debe actuar con mesura para que el Congreso esté representado en tiempos de recesos, y pidió no irse a los extremos para cambiar el reglamento interno del Poder Legislativo.

¿Le convendría a Veracruz tener en 2024 otro gobernador con los arranques de este "Gutierritos", como sus detractores lo motejaron?


Más columnas


Raúl López Gómez