Cobertura Qatar 2022

El derecho al cuidado



Por lo menos en los últimos tres años la América Latina muestra retrocesos importantes en los indicadores sociales, a tal grado que pone en riesgo el cumplimiento de los ODS, destacando durante la pandemia el tema de Igualdad de Género y Sociedad del Cuidado durante la pandemia, lo que llevó el derecho al cuidado como un principio de igualdad, universalidad y solidaridad social, partiendo de que el estado debe ser garante del mismo, a través de programas con estándares de calidad orientados a solventar las diversas demandas de la sociedad y de los diversos sectores, niños, adultos mayores, enfermos, etc., proveyéndolos de los recursos necesarios para ello. Lo cual debe ser una fusión que involucre a toda la sociedad y no solo al gobierno, familias comunidad y mercado deben participar.

En nuestra región existen sesgos regresivos que afectan desproporcionalmente a las mujeres con ingresos bajos y en situación de pobreza, por ejemplo, en el trabajo no remunerado las mujeres aportan tres cuartas partes. La crisis del COVID profundizo la desigualdad de género en la región, con el incremento de la pobreza y un mayor número de mujeres en los hogares pobres que, con su expulsión de la fuerza de trabajo derivados de la necesidad de proveer cuidados en el hogar, las conduce a la falta de empleo remunerado.

Asimismo, el financiamiento para el diseño de políticas públicas más eficientes para lograr la igualdad y derechos de las mujeres es insuficiente, por lo que es necesario implementar más y mejores acciones con perspectiva de género, sin embargo, el poco margen de recursos, la reducida carga fiscal y débil recaudación tributaria de los gobiernos locales, constituyen un reto para este nuevo y creciente desafío, que requerirá en el corto plazo de recursos adicionales.

Por ello las políticas de cuidados afectan de manera distinta a hombres y mujeres, lo que implica la necesidad de un correcto diseño de políticas públicas que contribuyan a reducir las desigualdades de género.

Para ONU mujeres, el sistema de cuidados infantiles universal requerirá una inversión adicional del 1.2% del PIB, con efectos positivos de un incremento del empleo total en 3.9%, un crecimiento del 1.7% del PIB y un incremento en la recaudación del 0.3%.

Hoy la cámara de diputados está conformada por 48.2% de mujeres y 51.8 % de hombres, así mismo en el senado se tiene un 50% de mujeres, sin embargo, en la parte local aún hay mucho que hacer en esta materia ya que solo hay 9 mujeres Gobernantes incluyendo a la CDMX, y solo el 26% de las Presidencias Municipales.

Hay una gran tarea por hacer, ya que con datos de la numeralia de CEPAL, (La Sociedad del Cuidado), las mujeres tienen un menor nivel de ocupación en forma estructural y existe una falta de corresponsabilidad en los hogares, lo que limita su autonomía económica y las hace presas de la violencia, en todos los países y todos los grupos de edad, en la población ocupada, la carga de trabajo de las mujeres es superior a la de los hombres con diferencias que varían de 2.4 a 20.8 horas a la semana, las mujeres dedican entre 6.3 y 29.5 horas más que los hombres al trabajo doméstico y de cuidados lo que las coloca en desventaja competitiva.

En el sector de la economía del cuidado se emplean 1 de cada 3 mujeres ocupadas; el trabajo doméstico remunerado es fuente de empleo para entre 11 y 18 millones de personas en América Latina y el Caribe donde el 93% son mujeres; además de formar el 72.6% de las personas ocupadas en el sector salud y el 62% en el sector educativo, principalmente en áreas donde los salarios son más bajos, es claro que se debe rediseñar este modelo, de tal forma que se forje un mejor futuro para nuestras jóvenes y niñas.

brunodavidpau@yahoo.com.mx


Más columnas

Alertan por incremento de consumo de alcohol entre adolescentes en Xalapa

Columna: Es fundamental la orientación a adolescentes para evitar afectaciones por consumo de alcohol


David Colmenares Páramo

El derecho al cuidado

Columna: El derecho al cuidado


Raymundo Jiménez

El compadre Quintanilla

Columna: Al pie de la letra


César Ramírez