Hay Festival ya no revivirá en Veracruz; proyectan a Xalapa como 'meca' de la cultura

El Hay Festival ya no regresará a Veracruz, luego de la exigencia de escritores y artistas para retirar la sede a la entidad, ante los ataques a la libertad de expresión por parte del gobierno de Javier Duarte

hay_festival_ya_no_revivira_en_veracruz;_proyectan_a_xalapa_como_meca_de_la_cultura



A ello se suma que el Gobierno de Veracruz con la 4T consideró muy alto el costo por tener la franquicia en Xalapa y que desde el gobierno municipal con el PRI se abusó de esa franquicia y hubo situaciones de corrupción.

imagen-cuerpo



Ahora, el Gobierno de Veracruz no apostará a rescatar la prestigiada ‘fiesta de las ideas’ con proyección internacional y centrará sus esfuerzos en apuntalar el festival Xalapa y su cultura, confirmó a Imagen del Golfo el mandatario estatal Cuitláhuac García Jiménez


‘Este festival tiene esa idea (impulsar el arte, la cultura). Ya la marca anterior (Hay Festival) no la podemos utilizar. Pertenece a un privado. Nosotros vamos a lanzar esta edición (del festival Xalapa y su cultura). La vamos a mantener durante estos tres años de esta gestión. Vamos a incorporar ahora que venga el alcalde Ahued, pues por ahora es alcalde electo. Pero ya tuvimos una plática, para volver a relanzar a Xalapa como una ciudad cultural, ya tenemos algo muy importante, como una ciudad creativa, reconocida a nivel internacional. Y eso marca lo que es Xalapa, lo que fue Xalapa’.





Para el escritor Alexis de Ganges, con fuertes vínculos con la entidad, es lamentable el logro de quienes buscaron silenciar definitivamente al Hay Festival en Veracruz. ‘Es una gran pérdida para Xalapa, porque el Hay Festival, como pude presenciar algunas veces, daba mucho realce y valor a la ciudad en un momento en que naturalmente pasaban cosas muy fuertes en Veracruz. El Hay Festival era un bálsamo contra la violencia porque precisamente los libros y las ideas son una forma de enfrentar la violencia, por lo menos indirecta. Entonces sí diría que es una pérdida muy grande para Xalapa y Veracruz’.

 imagen-cuerpo

Expuso que los duartistas nunca resultaron afectados por la cancelación en Veracruz. ‘No, al contrario, (la cancelación definitiva del festival) fue un abono más a la barbarie: El Hay Festival ponía por lo menos ante la atención mundial lo que estaba pasando en Veracruz, todo lo de los grupos armados, el narco, la corrupción terrible… Los que ganaron con la cancelación definitiva fueron los que querían que Veracruz estuviera secuestrado por grupos de poder, la violencia,  la corrupción’.

Este domingo, en entrevista en la  Plaza Lerdo, Cuitláhuac García expuso que si bien ya no se rescatará al Hay FestivalXalapa tiene escuelas dedicadas a la cultura, formación de jóvenes talentosos en disciplinas artísticas de todo tipo, por lo que hay que volver a retomar nuevamente el impulso al potencial que tiene la capital de Veracruz.

‘Estamos buscando abrir espacios públicos ahora que ya estamos en otra situación de la pandemia, viendo las medidas sanitarias, pero salir a explorar,  reconocer, volver a convivir. Tenemos exposiciones fotográficas. Está el festival de la cultura. Tenemos eventos artísticos, culinarios y queremos que nuevamente se reactive la economía local. También que la gente se vuelva activa. Que busque la cultura, que busque los espacios culturales, la sana diversión, los parques. Ya aquí en Xalapa abrimos todos los parques. La gente puede asistir. Puede cumplir con la familia. Lo debemos volver otra vez a retomar después de esta situación pandémica.

‘Tenemos mucha gente de teatro independiente, teatro que tiene sus espacios y que en esta pandemia tuvieron que cerrar. Ahora queremos impulsar, los tenemos en este festival ‘.

Ya la secretaria de Turismo y Cultura del estado, Xóchitl Arbesú Lago, aseveró que aunque siempre se ha presumido a Xalapa como una ciudad con gran riqueza cultural, hace dos administraciones, durante el gobierno de Javier Duarte de Ochoa, la capital veracruzana perdió la sede del internacional Hay Festival.

‘Lamentablemente en anteriores administraciones se olvidó todo el tema de la cultura, pero ahora con esta Cuarta Transformación estamos apegados completamente a ella. No es nada más cultura para una élite, es para todos y para todas, y la idea es que inunde las calles, las colonias, a todos los barrios de Xalapa este maravilloso festival cultural’.

No obstante, el narrador Alexis de Ganges expuso que sin el Hay Festival en Veracruz se pierde la conversación entre escritores, intelectuales, y periodistas de todas partes del mundo que venían cada año a reunirse en Xalapa y platicar con una mirada global. Y al menos por ese momento Xalapa era foco de atención por las voces e ideas.

‘Una celebración de libertad y la cultura, como es Hay Festival, no puede realizarse en un contexto de violencia contra la libertad y la cultura', justificaron los intelectuales. Paradójicamente, algunos de los promotores del boicot en lo público censuraban y en lo privado departían gustosos con funcionarios duartistas. 

Con la cancelación del Hay Festival en Veracruz Duarte ni se inmutó. Ahí está para la memoria la fotografía con algunos de los participantes en 2014, incluido Salman Rushdie, con el gobernador al centro, sonriente.

imagen-cuerpo

O en una rueda de prensa, Rushdie negándose a condenar en público el asesinato de periodistas en Veracruz en el Museo de Antropología en Xalapa, pero asegurando con burla que ser perseguido por grupos radicales en supuesta defensa del islam, le había permitido conocer mujeres hermosas, comidas deliciosas y viajes enriquecedores. Prefirió en cambio reunirse en Casa Veracruz con Duarte, el gobernante señalado como verdugo de los reporteros en la entidad.

‘Tal vez Rushdie tenía derecho a no expresarse (sobre el asesinato de reporteros en Veracruz), porque como sabemos él ha tenido problemas con la libertad expresión. De hecho es un símbolo de la libertad de expresión. Pero esa vez prefirió guardar silencio por algún motivo en específico. Se me hace un poco raro de él.  O tal vez no entendía la función exacta del festival’, justificó Alexis de Ganges, asistente a ese conversatorio del escritor.

Otro de los promotores activos de quitar a Veracruz el Hay Festival presumía en redes sociales una cena amigable con el duartista Rodolfo Mendoza Rosendo, entonces titular del Ivec.

imagen-cuerpo

El escritor Carlos Velázquez consideró que la principal consecuencia de la retirada del evento en Veracruz era el abandono del público, de los periodistas amenazados, a un imperio de violencia al que de esta manera ya no se le contraponía la diversidad y el diálogo que define a la cultura. Por eso, dijo, no firmó la carta. 'Como escritor, estoy consciente de que mi papel no es demandar que se cancelen festivales; al contrario, es llevar la creación a aquellos sitios donde los estallidos de violencia sean más pronunciados'.

imagen-cuerpo

Por lo pronto, con la 4T el Gobierno de Veracruz apostará por un nuevo festival que sustituya el vacío que dejó el Hay Festival, ‘la fiesta de las ideas', en Xalapa.

HISTORIA 

El 7 octubre de 2014 el escritor y ex editor de la revista Gatopardo, Guillermo Osorno, publicó en su columna de El Universal la solicitud abierta a Cristina Fuentes La Roche, directora del Hay Festival para América Latina, que analizara la posibilidad de cambiar la sede del encuentro literario: “…debe ser muy complicado por los acuerdos con Conaculta, el Consejo Británico y el propio gobierno estatal, pero es un gesto que te agradecerían muchos periodistas e intelectuales de México, tu propio público y, en general, sería una pequeña muestra de que un festival de la envergadura del Hay no sucede en una esfera aparte de la realidad. ¿A dónde mudarse? A cualquier otro estado donde la situación no sea tan contraria con los propósitos del encuentro”.

A la expresión pública de Osorno se sumaron después periodistas y escritores como Alejandro Almazán, Marcela Turatti, Lolita Bosch –con ellas los grupos Periodistas de a Pie y Nuestra Aparente Rendición-, Juan Villoro, Martín Caparrós, Wendy Guerra, Francisco Goldman, entre otros, quienes compartían la inconformidad.