Cobertura Qatar 2022

Carrera judicial y capacidad para nuevo titular del Poder Judicial: Tomás Mundo

Dará voto de confianza al próximo presidente del Poder Judicial si es alguien con carrera judicial

Carrera judicial y capacidad para nuevo titular del Poder Judicial: Tomás Mundo

La próxima persona que sea elegida como presidente o presidenta del Poder Judicial debe ser alguien con carrera judicial, experiencia, capacidad y que se comprometa a sacar del rezago histórico a la justicia en Veracruz, mencionó el abogado penalista Tomás Mundo Arriasa.

Señaló que Veracruz ha dado muchos juristas de gran prestigio, conocimiento y reconocimiento, pero en los últimos años, el Poder Judicial se encuentra inmerso en medio de problemas políticos y lo más grave de falta de resultados, que mantienen a Veracruz en los últimos lugares de impartición de justicia.

"No sé quién vaya a ser el nuevo presidente o presidenta, pero de mi parte le doy un voto de confianza a quien llegue, siempre y cuando asuma el compromiso de corregir todo lo que está mal, que son muchas cosas", agregó.

Señaló que lleva años señalando y observando los errores del Tribunal Superior de Justicia, pero de igual forma trata de combatir esa situación, corrigiendo, aportando y emitiendo opiniones que contribuyan a resolver los problemas.

"Yo he sido fuerte en algunas ocasiones señalando las injusticias, los atropellos o las irregularidades que existen en el proceso de impartición de justicia, pero de igual forma he comentado y he ofrecido a ser parte de la solución, pero existen lamentablemente otros intereses que no permiten que la justicia sea una realidad en Veracruz", añadió.

Tomás Mundo Arriasa mencionó que uno de los objetivos que debe trazarse el próximo titular del Poder Judicial es la capacitación y actualización de los jueces, pues sobre ellos pesa el sistema judicial en Veracruz.

Sin embargo, lamentó que todavía existe mucho atraso en el nuevo sistema adversarial, que si bien tiene pocos años de haber entrado en funciones, aún no hay conocimiento al 100 por ciento por parte de los jueces, y mucho menos la aplicación de las nuevas tendencias.