Cobertura Qatar 2022

Busca enamorar a xalapeños con su poesía

Busca enamorar a xalapeños con su poesía
Busca enamorar a xalapeños con su poesía
Busca enamorar a xalapeños con su poesía
Busca enamorar a xalapeños con su poesía

“Mis ojos tristes, vidriosos y apagados, no volverán a ver tu semblante amado”… es parte de la sublime poesía que se puede apreciar en el Parque Juárez, donde ha quedado plasmada parte de la vida de un gran maestro de este arte.

Desde hace 10 años, Gerardo Romero Tzilin emprendió un arduo camino que, aunque empezó como un hobby, terminó por convertirse en su más grande razón de vivir.

El comienzo

Tenía 35 años cuando emigró a Estados Unidos en busca de mejores oportunidades; sin embargo, un problema lo hizo pisar la cárcel. Estando preso, la depresión y la incertidumbre se apoderaron de él, hasta adentrarse en un mar de sentimientos que, de no liberarlos, podían hacerlo explotar en cualquier momento.

“Se siente uno deprimido, no hay alegría… no hay absolutamente nada”, dijo. Y comenzó a buscar refugio en la poesía.

Inició traduciendo al español poemas de otros autores. Posteriormente empezó a crear su propia poesía, hasta desnudar su alma y plasmar cada parte de su ser en mil 955 poemas que ha acumulado hasta la fecha.

“No tengo estudios, no tengo más que hasta cuarto año de primaria, pero siempre he leído (…) me gusta mucho la poesía de Sor Juana Inés de la Cruz”, relató, y ha sido precisamente ella su principal inspiración.

Busca una oportunidad


Gerardo salió de su natal Puebla para viajar por toda la República, con el sueño de dar a conocer su trabajo y poder publicar un libro de poesía.

Ha recorrido Veracruz, Sinaloa, Durango, Chihuahua, Monterrey, Acapulco, Mérida, Nayarit, Cozumel y, actualmente, se encuentra en Xalapa, donde desde hace dos años encontró en el Parque Juárez un espacio en el cual poder llevar a cabo su idea de escribir poemas en el piso, algo novedoso en la ciudad.

Sus poemas adornan la entrada al parque, en un intento por incentivar el interés por la literatura; no obstante, cada día su obra debe ser borrada, pues de lo contrario, el Ayuntamiento podría negarle el permiso de volver a mostrar su arte.

Por ello, ha solicitado un espacio para exponer sus poemas y poder publicar un libro, el cual, hasta el momento, le ha sido negado.

“Las autoridades tienen otras cosas más primordiales que lo cultural y no se vale”, reclamó.

Su razón de vivir

Para Gerardo, la poesía representa todo: su hija, su madre, las mujeres con las que ha compartido, su esencia… su vida entera. Ahora, no concibe su existencia sin ella.

Y aunque ha habido momentos en los que se ha preguntado si vale la pena perder tanto tiempo y estar sentado en el parque viendo pasar la vida, tiene clara una cosa: sin la poesía, su presencia en este mundo no tendría el mismo sentido.

“Todo esto me llena y no necesito más. La poesía es todo en mi vida… y va a ser todo hasta que yo deje de existir”.