Medellinenses denuncian ataques de chupacabras en criaderos

El rancho Santa Lucía ubicado en la localidad de Los Robles municipio de Medellín de Bravo, ha sido el blanco de múltiples ataques de una criatura que ha mermado el criadero de borregos a quienes ha asesinado y mutilado a placer.

medellinenses_denuncian_ataques_de_chupacabras_en_criaderos

Los trabajadores y propietarios del lugar permanecen a la expectativa para tratar de sorprender y cazar al espécimen responsable, pues incluso temen que pudiera tratarse de algo desconocido.



Este rancho está ubicado a la altura del kilómetro 2.3 de la carretera a Los Robles, donde el capataz ha pedido el apoyo para dar a conocer esta lamentable situación y de ser posible, ponerle un alto, ya que también teme por su integridad.



En total suman ya 18 borregos los que han sido víctimas de estos ataques, de los cuales todos se han dado por las noches, sin que hasta el momento hayan dejado rastro alguno, pues ha sido muy sigiloso.


De acuerdo a los agraviados, las agresiones a los animales comenzaron el pasado 25 de diciembre, posteriormente otro más el 28 del mismo mes, luego el 12 de enero y el más reciente se dio el pasado 21 de febrero.



Descartaron que pudiera tratarse de algún caso de abigeato ya que ningún ovino ha desaparecido, sino que todos presentaron mordeduras en el cuello, el hocico y otros más en las patas.



Médicos veterinarios que han tratado a los animales, les informaron que las mordidas no son las correspondientes a algún lince, coyote, murciélago, perro o alguna otra criatura de las que son depredadores y habitan en la región.

Según las creencias de los locales y una vez descartadas otras posibilidades, ahora temen que los ataques hayan sido perpetrados por una criatura de las que la criptozoología describe como "nahuales" o "chupacabras".

La criatura que asecha este rancho, no ha dejado pista alguna para poder determinar su verdadera naturaleza y lo grande del terreno ha dificultado poder rastrearla y ubicarla para terminar con ella o de ser posible, capturarla.

Ante tal situación y ante el temor de enfrentarse a lo desconocido, los agraviados solicitaron el apoyo de las autoridades locales para detener estos ataques, pues temen que más animales inocentes sigan siendo las víctimas o peor aún, que se atreva a atacar a una persona.