Cobertura Qatar 2022

Con uso de plantas más resistentes se podría reducir emisiones de CO2

Los suelos de la Tierra contienen una gran cantidad de carbono

Con uso de plantas más resistentes se podría reducir emisiones de CO2


Desde hace más de una década, la doctora honoris causa por la UNAM, Joanne Chory, trabaja en una solución para el secuestro de carbono, basada en la capacidad de las plantas para extraer dióxido de carbono (CO2) de la atmósfera -a través de la fotosíntesis- y convertirlo en biomasa, ya que los suelos de la Tierra contienen una gran cantidad de carbono -estimada en aproximadamente dos mil 300 gigatoneladas (Gt) de carbono a tres metros de profundidad-, lo que constituye aproximadamente tres veces la reserva atmosférica actual de CO2.

Se calcula que los suelos de las tierras de cultivo y de pastoreo (aproximadamente cinco mil millones de hectáreas en el mundo) tienen una enorme capacidad para almacenar carbono, la cual -combinada con la infraestructura agrícola existente- brinda la oportunidad de aprovechar la genética para mejorar los rasgos relacionados con el secuestro de carbono mediado por plantas, detalló en entrevista.

Varias características de las plantas son buenas candidatas para facilitar el secuestro de carbono; la biomasa de las raíces es una de ellas, ya que determina los aportes de raíces y contribuye, aproximadamente cinco veces más, al secuestro de carbono que la masa equivalente de hojarasca aérea, explicó la galardonada con el Pearl Meister Greengard Prize 2020.

"Decidimos que con esta iniciativa teníamos que aprovechar algún elemento de distribución global y lo que hemos hecho es trabajar con semillas de maíz y arroz en sus formas silvestres, pero también se puede trabajar con granos de soya, sorgo y canola. Estas especies tienen una gran distribución global", detalló la investigadora.

"Las plantas modificadas se encuentran aún en etapa de investigación en el laboratorio, pues aún falta mucho por hacer antes de llevarlas a campo. Pero hemos tratado de evitar los OGM´s (organismos genéticamente modificados), lo que nosotros tratamos de hacer es editar la cadena, utilizando técnicas de secuenciación CRISPR (herramienta de edición genética que ´corta´ segmentos del ADN de una célula)", detalló Chory.

Entre los desafíos por superar para el uso de cultivos para el secuestro de carbono, Chory estimó que se requieren efectuar varias pruebas. Por el momento, se calcula que las plantas finales tendrán el potencial de absorber hasta 1.85 gigatones de carbono por año, sólo en 30 centímetros de tierras de cultivo. Con mayor profundidad de enraizamiento y una composición bioquímica, las raíces podrían producir mayor capacidad de secuestro.

Suscribete a nuestra lista de difusión de Whatsapp
Suscribete a nuestro canal de Telegram
Suscribete a nuestro de Armonia y bienestar