Cobertura Qatar 2022

¡Despierta! Hoy es el Día Internacional del Café

¡Despierta! Hoy es el Día Internacional del Café

Ya sea caliente o frío, dulce o amargo, solo o acompañado, por gusto o por convención social, el café ha acompañado al ser humano desde hace siglos.

Pero, ¿Cómo surgió la idea de celebrar a este aromático? Aquí te contamos un poco.

La fecha a nivel mundial es de reciente creación, se sabe que fue apenas en 2015 cuando La Organización Internacional del Café eligió este día para celebrar no solo al grano sino a todas aquellas personas que lo cultivan, además de hacer más visibles los desafíos que enfrenta su producción.

A pesar de todo lo que representa, la sostenibilidad del café está en riesgo tanto por el cambio climático como por los precios que comienzan a dejar de ser competitivos.

Esto se debe a que el aromático ha entrado en tantas partes del mundo que se ha registrado una sobreproducción, por lo que al haber tanto deja de ser negocio para muchas familias que por generaciones se han dedicado a este cultivo, que cada vez se industrializa mucho más.

Aun así, se estima que diariamente se consumen más de 30 millones de tazas diariamente. México es uno de los grandes productores, aunque países como Brasil y Colombia son los que acaparan el mercado internacional.

El café es una bebida generosa, de sabor bastante intenso dependiendo su tostado, altura a la que fue sembrado y la forma en la que fue preparado; tiene diversos efectos en el organismo, y si bien el ser un estimulante es el más conocido, también es rico en antioxidantes y ayuda a disminuir el riesgo de enfermedades como la diabetes.

Claro, como toda bebida, debe ser consumido con moderación, ya que también puede traer reacciones no tan gratas como alteraciones en el sueño.

Sin embargo, ese aroma tan llamativo y su sabor tan peculiar hacer del café una de las bebidas preferidas por la especie humana desde hace milenios. ¿Quién diría que este pequeño grano uniría a millones de personas?

El café debe ser caliente como el infierno, negro como el diablo, puro como el ángel y dulce como el amor" - Charles Maurice de Talleyrand -