Atención del SAT en Orizaba, ´deja mucho que desear´, afirma comerciante

El representante del pequeño comercio en la zona centro, Guillermo Trujillo Martínez, indicó que la atención que da el SAT a la población deja mucho qué desear, pues es imposible lograr una cita en ese organismo para atender las necesidades y problemáticas de los contribuyentes.

"Nosotros quisiéramos que el gobierno federal ya se abocara a través de la señora Raquel Buenrostro (titular del SAT) a resolver ese problema, porque no es posible que haya quienes se quieren desarrollar dentro de la legalidad y, por otro lado, el SAT está cerrado para las citas", señaló. 

Atención del SAT en Orizaba, ´deja mucho que desear´, afirma comerciante
Atención del SAT en Orizaba, ´deja mucho que desear´, afirma comerciante

Trujillo Martínez indicó que siempre se ha buscado que la actividad económica se desarrolle dentro de la legalidad, pero se encuentran con trabas en el SAT y eso frena el crecimiento del comercio en general, porque cualquier persona que acude a Hacienda queda en lista de espera y si acude a su computadora, no hay citas.

Señaló que ante este tipo de barreras se entiende por qué la gente sigue en la informalidad, pues "el hambre no espera".

Mencionó que la situación con Hacienda y el SAT es cada día más problemática y se ha metido a la gente en un embudo para resolver los problemas, porque no son sólo las citas, pues el tema de las declaraciones es más difícil, amén de que las multas y sanciones han aumentado sin que la gente tenga tiempo para desahogar.

Resaltó que por ejemplo, hay quienes necesitan renovar su firma electrónica, que caduca cada cuatro años, pero se les vence el tiempo y no lo pueden hacer porque no encuentran la atención y hay a quienes los han multado de forma exagerada, hasta por 10 mil pesos.

Trujillo Martínez apuntó que tal parece que la dependencia quisiera sólo recaudar en vez de dar atención a los ciudadanos.

Agregó que acudir al SAT es encontrarse filas enormes y no sólo porque ahora se esté pidiendo a los trabajadores su documento de situación fiscal, mientras que se va ya a más de la mitad del sexenio y no se ve una solución para lograr un buen servicio en el SAT.


Indicó que son millones de contribuyentes los que están sufriendo esa mala atención por parte de ese organismo en todo el país, aunque en el caso de Orizaba al parecer se agravó por el despido de personal que hicieron.