¡Sin límites!

Ana Gabriela López Ferrer piensa en el oro olímpico La luchado contra muchos obscátulos para llegar a este escalón

"La Pony" es aspiracional. "Pienso en una medalla olímpica, porque soy ambiciosa como atleta y persona en la cuestión de mis sueños, ¡pienso en ser oro olímpico! Así de ambiciosa soy y quiero oro", enfatizó la halterista Ana Gabriela López Ferrer.

La halterista xalapeña ha luchado contra viento y marea, y lo conseguido con su "actitud aspiracionista" que la ha llevado a triunfar a toda costa, para salir adelante y romper el molde de quienes no les agrada haya mexicanos así.

¡sin_limites!
¡sin_limites!
¡sin_limites!

"No sólo quiero asistir a Juegos Olímpicos, quiero obtener el mejor lugar posible. Porque además viene Paris 2024, que ya está cerca y también pienso en esos juegos, así de ambiciosa soy y por eso trabajo tan fuerte", afirmó.


PUBLICIDAD

Ataque de ansiedad

López Ferrer reveló que tuvo un ataque de ansiedad cuando el pasado viernes les reunieron para darles a conocer la decisión de quiénes asistirían en su deporte a Tokio 2020 (+1).

"Casi me pongo a llorar de la emoción ahí mismo, porque por fin logro lo que tanto he anhelado", expresó y acotó que el 2019 fue muy pesado al tener que participar en competencia tras competencia y sumar puntos para el ranking internacional.


PUBLICIDAD

Sin embargo, aunque pareciera ilógico, comentó que todavía no cree que irá a unos Juegos Olímpicos, porque sigue entrenando fuerte como si no hubiera pasado nada.

"Simplemente entreno con todo, como si fuera a competir mañana, como si mañana me fuera a morir. Eso hace como que crea que no voy a ir a unos Juegos Olímpicos.


PUBLICIDAD

"Aunque por un lado está bien, porque a veces la emoción de que ¡ay, ya clasifiqué y ya!", pero el que todavía no me la crea, es bueno para seguir entrenando como si fuera a competir mañana", aseveró.

Aunque ya hay fechas de competencias, ignora cuándo le tocará a ella su evento, sobre todo porque se han conformado dos grupos, el A y el B.

movilzona3

"Ojalá me toque el B, porque es en ése en el que normalmente compito en los mundiales y me ha ido súper bien, pero todo se ordenará de acuerdo al número de competidoras que vayan", aseveró.

Memoria deportiva

movilzona4

López Ferrer recordó con entusiasmo como ha sido su camino rumbo a sus primeros Juegos Olímpicos, trazo que inició en 2009 cuando se trasladó de su natal Xalapa a Veracruz, para instalarse en la Villa Deportiva.

"Justo iba a cumplir 15 años y ahí en la Villa me los festejaron; luego, enfrentar problemas que uno tiene y no quisiera (a nivel federativo); vino mi lesión y por ello me tuve que mover a la Ciudad de México.

"Han sido un montón de cosas difíciles, no ha sido nada fácil el haber estado remando contracorriente, la lesión ha sido lo más difícil y que me hacía preguntarme si iba a volver a tener el nivel competitivo de antes", manifestó.

Aceptó que esta meta pudo haberla alcanzado mucho antes, aunque también apuntó que todo pasa por algo y está convencida que los tiempos de Dios son perfectos.

"Pero me encuentro en un buen momento, estoy fuerte y estoy preparada también mentalmente para afrontar este evento.

"Porque se dice fácil: Juegos Olímpicos, pero va lo mejor del deporte, entonces, es un evento fuerte, y ahora ¡estoy en mi mejor momento!", afirmó la halterista veracruzana que competirá en la división de 55 kilogramos.  

Todo con plan

Aseguró que no deja nada a la improvisación y se prepara en todos los aspectos, físico y mental, porque su determinación es ir y entregarse por completo en busca del mayor de los éxitos.

"Lo único que puedo prometer es que seguiré trabajando muy fuerte. Pero ser medallista en Juegos Olímpicos sería mi punto máximo, ahí terminarían mis sueños en cuanto a lo deportivo.

"¡Es la máxima gloria para un atleta ser medallista de oro en Juegos Olímpicos!", reiteró la "Pony" López Ferrer.

López Ferrer recordó con nostalgia el pronóstico que de ella hiciera en su momento Soraya Jiménez Mendivil (QEPD), quien fuera la primera mujer medallista de oro de manera individual, de que la veracruzana llegaría muy lejos.

"Sí, recuerdo muy bien ese pasaje, me decía que tenía que darlo todo y también arriesgar algunas cosas, que era lo que me iba a llevar a unos Juegos Olímpicos.

"Tenía (Soraya Jiménez) la boca llena de razón, porque esto es de muchos sacrificios, esto es dedicación y trabajar muy duro. La conocí en el 2010 en el Comité Olímpico Mexicano", comentó.

Dedicatoria

Dedicó este logro a su abuelo, ya fallecido, pero que fue la primera persona que creyó en ella y desde pequeña le decía que era su campeona.

"Me decía ´vas a llegar muy lejos´, es para él este logro", enfatizó la halterista a quien la Federación Internacional de Halterofilia (IWF, por sus siglas en ingles), confirmó el pasado viernes el ranking de clasificación a los Juegos Olímpicos.

Hoy día, la "Pony" sonríe, goza el momento, a través de una videollamada transmite la alegría que desborda, como el recuerdo de sus XV años que prácticamente los celebró casi cargando "los fierros".

"Y es que a la fiesta llegué cuando estaba de regreso de unos Panamericanos, por eso uno se refiere a sacrificios, porque yo, como toda niña, quería mi fiesta de XV años en grande.

"Pero uno en el camino se va encontrando gente maravillosa, como los directores del Instituto Veracruzano del Deporte, mi familia, mis amigos y con algo tan sencillo me celebraron mis XV años y ahora estoy a nada de materializar mi sueño olímpico", enfatizó.

-Dicen que los XV años es la edad de los ilusiones, ¿para ti qué son los Juegos Olímpicos?

-Los Juegos Olímpicos son un sueño hecho realidad, eso son para mí, porque es algo por lo que he trabajado la mitad de la vida y saber que voy a estar ahí, ¡es algo maravilloso!

Para adelante

Ana Gabriela López Ferrer sigue cargando en su mochila sueños y metas a cumplir, como lo hacía una década atrás cuando viajaba de su natal Xalapa a Veracruz, porque ahora lo hará de México a Japón, al otro lado del mundo.

Hoy, quedan atrás esos días de tomar sus alimentos en lo que fuera la desaparecida cafetería del centro acuático Leyes de Reforma, a hacerlos en una Villa Olímpica, ya en una justa helénica.

"Síííí, así de tanto avanza uno y cambia la vida", manifestó y acompañada con una gran risa que denota su gran felicidad debido al momento que ahora vive.  


PUBLICIDAD


PUBLICIDAD



PUBLICIDAD


PUBLICIDAD