Cobertura Qatar 2022

NO QUEDA MUCHO TIEMPO (EL FIN VIENE) Primera parte

Columna: Un rayito de luz en las tinieblas



imagen-cuerpo Amados, despierto con exhortación su limpio  entendimiento,   para que tengan memoria de las palabras que antes han sido dichas por los santos profetas, y del mandamiento del Señor y Salvador dado por vuestros apóstoles;  sabiendo primero esto, que en los postreros días vendrán burladores, andando según sus propias concupiscencias,  y diciendo: ¿Dónde está la promesa de su advenimiento? Porque desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación. Estos ignoran voluntariamente, que en el tiempo antiguo fueron hechos por la palabra de Dios los cielos, y también la tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste, por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua;  pero los cielos y la tierra que existen ahora, están reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos. Más, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día. El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento. Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán desechos, y la tierra y  las  obras que en ellas hay serán quemadas. (2 Pedro 3: 1-10). Todo lo que dice el Señor se cumple.  Dios no es hombre, para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta. Él dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará? El Señor viene por su iglesia. El Señor nos dio señales para el tiempo del fin.  Estas señales del fin están a punto de suceder, están muy próximas ¡¡¡NO QUEDA MUCHO TIEMPO!!! Las señales del fin se acercan. El Señor Yahshua lo reveló a sus discípulos. La palabra de Dios dice: Y estando él sentado en el monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo? Entonces el Señor Yahshua les abre un panorama bastante amplio a sus discípulos en relación a estos acontecimientos.  Respondiendo Yahshua, les dijo: Mirad que nadie os engañe.  Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Mesías; y a muchos engañarán. Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin.  Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares. Y todo esto será principio de dolores. Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre. Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán. Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos; y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará. Mas el que persevere hasta el fin, este será salvo. Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin. Por tanto, cuando veáis en el lugar santo la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel (el que lee, entienda), entonces los que estén en Judea, huyan a los montes. El que esté en la azotea, no descienda para tomar algo de su casa; y el que esté en el campo, no vuelva atrás para tomar su capa. Más ¡ay de las que estén encintas, y de las que críen en aquellos días!  Orad, pues, que vuestra huida no sea en invierno ni en día de reposo; porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá. Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo; más por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados. Entonces, si alguno os dijere: Mirad, aquí está el Mesías, o mirad, allí está, no lo creáis. Porque se levantarán falsos Mesías, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos. Ya os lo he dicho antes. Así que, si os dijeren: Mirad, está en el desierto, no salgáis; o mirad, está en los aposentos, no lo creáis. Porque como el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será también la venida del Hijo del Hombre. Porque dondequiera que estuviere el cuerpo muerto, allí se juntarán las águilas. (Mateo 24: 3-28). Esta es una profecía  bastante amplia y nítida que nos deja ver el Mesías en los últimos tiempos, tiempos de grande aflicción y mucho tormento desde el principio al fin. Aunque desde la declaración de las señales antes del fin se han venido dando algunos acontecimientos como  guerras, muertes, pestes, hambres y terremotos,  solo han sido leves  dolores de parto. Sin embargo, en estos  tiempos se han agravado más estos dolores, dolores que nos dejan  distinguir  los tiempos  finales. Tiempos de trabajo de parto  y alumbramiento. Principio de  angustia, inquietud y zozobra es lo que estaremos viviendo estos últimos días. Día de gritos, día de llanto, de lamento y de mucho dolor. Días que hoy en día ya se distinguen. La palabra de Dios dice: de la higuera aprended la parábola, cuando ya su rama está tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca. Así también vosotros, cuando veáis todas estas cosas, conoced que está cerca, a las puertas. De cierto os digo, que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca.  El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.  (Mateo 24:32-35). Continuará. Paz de Yahshua.  

E-mail.unrayitodeluz777@hotmail.com   cel. 9211006070



Más columnas

Eduardo Izquierdo Segura

Heder López Cabrera

Moisés Hernández Yoldi

Inflación, a río revuelto

Columna: Artillero


Juan Javier Gómez Cazarín

Parlamento Veracruz

Columna: Las cifras duras