Enemigo mortal; pandemia disparó índice de mortalidad en mujeres con cáncer

La cuarentena a causa del covid retrasó el diagnóstico temprano de cientos de casos

La pandemia de COVID-19 ha retrasado los diagnósticos tempranos de cáncer de mama, lo que ha elevado el índice de mortalidad en las mujeres a causa de esta enfermedad.

enemigo_mortal;_pandemia_disparo_indice_de_mortalidad_en_mujeres_con_cancer
enemigo_mortal;_pandemia_disparo_indice_de_mortalidad_en_mujeres_con_cancer

Así lo reveló Claudia Haydée Arce Salinas, oncóloga del Instituto Nacional de Cancerología, quien advirtió que el cierre de centros médicos y el cese de consultas generales a inicios de la crisis sanitaria tuvieron un impacto negativo en el diagnóstico de este tipo de enfermedades.



“Los primeros meses –marzo, abril, mayo– era de no salgas de la casa, no te hagas mastografías si no lo necesitas, difiere todos los estudios que sean posibles… eso lo que hizo fue que muchas mujeres retrasaran su diagnóstico”, señaló.



Esto, dijo, significó un año perdido en cuanto a diagnósticos e intervenciones terapéuticas, lo que llevó a un incremento en la mortalidad por cáncer.


“Mucho de lo que se había ganado se perdió en un año. Lo que pasó es que todas las mujeres que no acudieron al médico llegaron con tumores muy grandes”, lamentó.



De acuerdo con la oncóloga, antes de la pandemia la probabilidad de que un tumor creciera cuando se sometía a quimioterapia era alrededor del dos por ciento; sin embargo, desde marzo de 2020, el porcentaje es mayor al 11 por ciento.



UNA BOMBA DE TIEMPO

Arce Salinas precisó que tan solo de las pacientes que acuden al Instituto de Cancerología, alrededor del 10 por ciento resultan con sospecha de cáncer.

La especialista hizo especial hincapié en la importancia de realizar un diagnóstico oportuno, pues cuando el cáncer se diagnostica en etapas tempranas, la supervivencia a cinco años es de aproximadamente el 98 por ciento.

No obstante, cuando el cáncer ya se encuentra avanzado, el pronóstico desciende al 60 por ciento y la sobrevida es de únicamente dos años, sin posibilidad de cura cuando el tumor se diagnostica en etapa metastásica.

Ante esta situación, la oncóloga exhortó a optar por un estilo de vida saludable, pues existen factores de riesgo que incrementan considerablemente la posibilidad de cáncer.

Entre estos, destacó el hecho de que las mujeres están consumiendo alcohol en mayor cantidad y en edades cada vez más tempranas, así como los embarazos en edades tardías y lactar en menor proporción.

Siempre es mejor prevenir que tratar. Debemos poner más atención en nuestra salud y lo único que ha demostrado ser efectivo es bajar de peso y hacer ejercicio. Tenemos que empezar a cambiar nuestro estilo de vida si queremos tener un impacto en la incidencia de cáncer de mama”, aconsejó.

ELIMINAR BARRERAS

Pese a los altos índices de mortalidad por cáncer, Arce Salinas reconoció que en México existe una serie de impedimentos para que una mujer sea diagnosticada en etapas tempranas.

“Una de las principales barreras es que no tenemos un médico de primer contacto con quien acudir y, a veces, este puede estar sobresaturado o no lo suficientemente actualizado para poder diferenciar una lesión maligna de una lesión benigna; entonces, la referencia a un segundo nivel de atención puede estar retrasada”, detalló.

La siguiente barrera, dijo, “es llegar al lugar donde le den la atención médica correspondiente”, pues no todas las mujeres tienen acceso a los servicios médicos. Aunado a que en el país no se cuenta con los suficientes radiólogos especialistas que den la certeza de la enfermedad y el posible subtipo de cáncer.

De acuerdo con Claudia Arce, desde que se inicia la edad reproductiva se debe realizar la autoexploración mamaria de forma mensual; sin embargo, lamentó que de 100 mujeres solo tres saben cómo hacerla, y pocas de las que llegan a encontrar alguna anomalía acuden a chequeo médico por temor al resultado.

Para la oncóloga, el tiempo es vital para un diagnóstico temprano; en ese sentido destacó que lo ideal es realizarse un chequeo médico al menos una vez al año, con mastografía y exploración física. Y cuando se detecte alguna bolita, no esperar y acudir con un especialista.

“A todos nos aterra pensar que nos van a detectar una enfermedad grave, pero si nosotros entendemos que el diagnóstico oportuno es la diferencia entre estar curado o no creo que esa es la parte que tiene que vencer mi propia barrera… el cáncer no es sinónimo de muerte si se diagnostica a tiempo”.

Échale un ojo

> El 60 por ciento de los casos de cáncer se diagnostican cuando los tumores están localmente avanzados, mientras que únicamente el 15 por ciento se detectan en etapas tempranas.

> No todas las bolitas en la mama son cáncer. Ocho de cada 10 son benignas.

Cómo prevenir el cáncer

-Una vez al mes, revisa tus mamas y acude a tu unidad de salud en caso de detectar alguna anormalidad.

-A partir de los 25 años, solicita a tu médico un examen de detección de cáncer de cuello uterino y de mama.

-A partir de los 40 años, solicita una mastografía en tu unidad de salud.

-Disminuye el consumo de alimentos ricos en azúcar y grasa.

-Evita fumar y no excedas el consumo de alcohol más allá de una copa al día.

-Realiza ejercicio 30 minutos al día, al menos tres veces por semana.

Señales de alerta

-Secreción repentina del pezón

-Hundimiento del pezón

- Dolor en la mama que no desaparece

-Rugosidades, hoyuelos o pliegues

-Bulto en la mama o debajo del brazo

-Cambio en el tamaño o forma de la mama

-Irritación de la piel

Cómo hacer la autoexploración

1. Frente al espejo, pon los brazos pegados al cuerpo. Busca bultos o anomalías.

2. Levanta los brazos para comprobar si hay diferencias entre las mamas.

3. Aprieta suavemente los pezones y observa si sale alguna secreción.

4. Haz movimientos circulares con las yemas de los dedos en la mama, axila y pezón.

5. Repite los mismos movimientos acostada y con una almohada debajo de la espalda.