El otro rostro del dolor: duelo colectivo sin abrazos en escuelas de Veracruz

EXCLUSIVA I La pandemia ha sido un duelo para todos, incluso para quienes no perdieron a nadie por COVID-19. Un día de pronto despertamos y toda nuestra vida cambió, nos hemos visto un tanto limitados y hemos dejado de ver a gente que queremos. Es un duelo general, ha afectado el estado de ánimo, de comportarnos, en todos o casi todos, y peor para quienes han vivido una o varias pérdidas, compartió para IMAGEN DEL GOLFO la maestra Karen, de educación media superior en la ciudad de Xalapa.  

el_otro_rostro_del_dolor:_duelo_colectivo_sin_abrazos_en_escuelas_de_veracruz

EL DUELO PERSONAL DETRÁS DE LO IMPERSONAL 



imagen-cuerpo



Tras el confinamiento que inició el 23 de marzo de 2020, las clases fueron suspendidas. Luego iniciaron las clases a distancia, a través de televisión y, en algunos casos, de dispositivos electrónicos como computadoras o teléfonos celulares. Apenas el pasado agosto de 2021 México comenzó a regresar a las aulas, a clases presenciales, pero no como antes, sino de manera gradual, escalonada, mixta, tal como han enfatizado las autoridades gubernamentales. Así que el bullicio de los salones y de la convivencia en los recesos, se mira incierto aún. 


En cambio, las clases a distancia, con contacto a través de la pantalla de un teléfono móvil o de una computadora, han enfrentado a cada quien, a una nueva realidad o perspectiva de ella, y detrás de esas pantallas hay historias que apenas comienzan a contarse, por ejemplo, los duelos. 



-¿Cómo ha sido su experiencia en las clases a distancia. Qué percibe de sus alumnos en cuanto a casos de duelos durante la pandemia y, en general, la reacción tras el confinamiento y el cambio que ha implicado el contexto de salud? 



-"Hay alumnos que sí sabemos que están atravesando duelos, que perdieron a algún familiar, papá, mamá, hermano, abuelito, por la pandemia; pero no sólo ellos, también hay maestros que perdieron papás, amigos, compañeros de trabajo, compañeros de vida. Son muchas emociones diversas que tiene cada quien y que es difícil a veces abordar o reconocer detrás de una pantalla. De entrada, en clases a distancia hay alumnos y alumnas que ni siquiera quieren prender su cámara, entonces es difícil porque ni siquiera sabemos qué está pasando detrás del cuadro negro que aparece indicando que supuestamente alguien está ahí escuchando una clase". 

imagen-cuerpo

Karen, maestra joven pero con suficientes años de experiencia, da clases en un reconocido Bachillerato público de la ciudad de Xalapa. En entrevista, expuso sus impresiones en torno a lo que ha implicado la vida escolar tras el brote de una pandemia que no ha terminado y que ha modificado lo que se conocía como “vida normal” dentro y fuera de las aulas.  

"La pandemia creo que de por sí es un duelo para todos, ha limitado nuestra libertad, nuestro espacio y nuestra tranquilidad, desde ahí hay un duelo". 

El duelo y/o afectaciones emocionales por la pandemia, son visibles aun en clases a distancia.   

"No tan sólo por quienes no quieren prender su cámara, sino por quienes asisten en pijama, sin peinarse o están tomando clase acostados; el punto no es un superficial asunto de imagen, sino lo que deja ver: la falta de motivación, la pérdida de interés en la persona, el poco interés por estar presentables porque ni siquiera hay una convivencia real o presencial con alumnos y compañeros, porque las chicas y los chicos no tienen ese gusto de arreglarse bonito hasta para verse lindos para la chica o chico que les gusta. De plano a veces les he tenido que pedir que hagan el esfuerzo, el esfuerzo de levantarse, de bañarse, de estar en clase, de prender su cámara, de tratar de hacer todo lo mejor posible en las circunstancias que hay por ahora". 

Más complejidad carga el tema: " los chicos se distraen muy fácilmente por estar viendo si la maestra o el maestro están en qué tipo de espacio o sus compañeros". 

imagen-cuerpo

El maestro José, también docente de Bachillerato, compartió: " en una ocasión tuve que dar clase dentro de mi coche, porque dentro en casa había ruido y está mi niño; mis alumnos estaban distraídos en preguntarme por qué estaba en mi coche y si cómo era. No tiene nada de malo, pero son detalles a los que ahora nos hemos tenido que enfrentar tanto maestros como alumnos, por esa situación impersonal, no es lo mismo vernos de frente que a través de una cámara de celular o computadora, eso cuando prenden sus cámaras los alumnos, porque muchas veces no quieren, aunque se les pida por favor, simplemente dicen que su cámara no sirve". 

Además, surge a la par otro tema, el distinguir con jóvenes de Bachillerato qué tanto es verdad y qué tanto es mentira, por ejemplo, algunas veces a pesar de tener un buen equipo celular o de computadora, argumentan que no pueden asistir a clase virtual porque no pueden conectarse o no tienen con qué, esto en plena capital del estado, refieren los docentes. 

Sin embargo, está el esfuerzo individual de maestras, maestros, alumnas y alumnos, quienes se han esforzado por adaptarse a las condiciones de la pandemia, de la nueva normalidad, de seguir a pesar de duelos y cuestiones personales. Así también, padres y madres de familia se han esforzado por dar a sus hijos equipo para trabajar en casa sus tareas escolares y, no menos importante es mencionar lo complejo que ha resultado en muchas familias el tema de los tiempos, de los cuidados y atención, ya que en muchos hogares trabajan madre, padre o ambos, y niñas y niños de todas las edades se han enfrentado a una realidad diferente al quedarse en casa o con familiares, durante la pandemia que afectó su vida escolar-educativa. 

- ¿Cómo notan a sus alumnos y alumnas, ¿qué perciben, están entusiasmados con el regreso a la escuela de manera presencial? 

-"Sí, la mayoría sí. Extrañan hasta las clases y, sobre todo, la escuela es su espacio de desarrollo personal, de convivencia, de socializar, de hacer amigos". 

-¿Además de afectaciones en su ánimo, notan afectaciones físicas en alumnos o compañeros maestros? 

-"En algunos casos no tenemos referencia, por ejemplo, con los jóvenes de primer semestre o a quienes no dimos clases antes porque demos aluna materia que no hay en los primeros semestres; pero en otros casos sí, algunos alumnos o alumnas subieron de peso, por la falta de actividad física; en otros casos se han puesto a hacer ejercicio en casa. Lo mismo con compañeros maestros. Además de que tenemos compañeros muy queridos que perdieron algún ser amado, como su papá, por ejemplo. Así que es un trabajo de ambas partes, de alumnos y maestros el ir superando esto de la pandemia que ha sido nuevo y difícil para todos; incluso en las escuelas muchos tenemos compañeros maestros que hemos perdido, fallecieron por COVID-19. Así que ha sido un ir regresando a clases, a la escuela, en una realidad distinta, de entrada porque ya no estamos todos, y la situación que ha tenido cada quien en su casa en este tiempo de pandemia". 

imagen-cuerpo

La situación se va reflejando en distintos grados escolares. Selene, de 37 años, es maestra de Jardín de Niños, con ellos ha sido doblemente difícil tenerlos sentados frente a una computadora o pantalla de teléfono para recibir clases

"Afortunadamente ya en la escuela en la que yo trabajo hay clases presenciales y mis niños ya van, aunque poquitos. Pero el tiempo en el que estuve a distancia fue muy difícil, es prácticamente imposible tener a un niño de 3 a 5 años sentado frente a un monitor. Lo que hacía era ponerles actividad con canciones y dar una clase lo más didáctica posible, tardarme unos 20 minutos y dejar actividades, prácticamente la clase virtual era con los papás para apoyarnos en actividades para realizar en casa, porque con los pequeñitos es bien difícil educar a distancia". 

En el caso del maestro Edgar, da clases en una secundaria pública. Además de coincidir en temas como los descritos por maestros de Bachillerato y Jardín de Niños, el profesor detalla otro aspecto: "se ha incrementado la intolerancia entre alumnos, es increíble que estén más respondones en clase virtual, incluso entre los mismos alumnos, es decir, con sus compañeritos, o hacen muecas ante pantalla (...) Para muchos ha sido un alivio el regreso a clases presenciales, porque el interactuar de manera personal permite un mejor proceso educativo y de convivencia, pero hay alumnos que sus papás aún no quieren que acudan, tienen miedo por la pandemia y es respetable". 

APOYO PSICOLÓGICO, FUNDAMENTAL PARA SUPERAR DUELOS DE MAESTROS Y ALUMNOS 

imagen-cuerpo

Tantas alumnas, alumnos, maestras, maestros, todo el personal educativo, principalmente quienes han atravesado duelos durante la pandemia, requieren apoyo psico-emocional. Si bien en las escuelas hay orientación de quienes están a cargo de materias como Habilidades Socio-Emocionales, en estos tiempos es fundamental para superar esas situaciones que, en muchos casos, han cambiado la vida de alumnos y maestros. 

"Lo más complicado que hay es canalizar alumnos y maestros para atención y trabajo personal, es lo más complicado que hay en un duelo, el trabajo personal", ya que en muchos casos las personas no quieren hablar de sus emociones para trabajar en ellas. 

-¿Si algún alumno o alumna se acerca con los maestros para pedir apoyo en estos duelos, cómo se les puede apoyar más allá de escucharlos y tratar de orientarlos? 

-"En mi caso personal, yo podría ser como el primer proceso de escucha, platicar como en ese proceso de análisis reflexión, también canalizar hacia apoyo psico-pedagógico para que los psicólogos tengan con ellos un proceso terapéutico, o canalizar con alguna asociación que les pueda dar apoyo, incluso en caso de servicios de salud, porque hemos tenido casos de algunas patologías desarrolladas por el encierro, sobre todo que el estado emocional desarrolla daños, a veces se autolesionan o algunas patologías que se han desarrollado por la baja de defensas por su cuestión emocional", comentó la maestra Karen. 

DUELOS SIN ABRAZOS, UNA PANDEMIA QUE HA TOCADO REALIDADES Y HA CAUSADO DAÑOS EN LA SALUD EMOCIONAL; LA IMPORTANCIA DE LA TERAPIA: ESPECIALISTA

imagen-cuerpo

De acuerdo con la psicóloga y equino-terapeuta Rocío Riquer,debido a la pandemia, uno de los principales daños colaterales ha sido la afectación a la salud psico-emocional, ya que han incrementado los casos de ansiedad, tristeza, insomnio, estrés, depresión, impotencia. 

En entrevista para IMAGEN DEL GOLFO,la psicóloga y terapeuta explicó que hay casos en los que, en medio de la pandemia, las personas han tenido que vivir duelos, esto en un contexto de encierro, de distancia con amigos y familiares para llevar juntos el proceso, incluso sin poder abrazarse en todo sentido, para enfrentar dolor, tristeza, pérdida.

En otros casos, hay personas que en el confinamiento han padecido violencia intrafamiliar.  

imagen-cuerpo

La desigualdad económica, pérdida de empleos, es otra de las afectaciones que, en medio de la pandemia, han contribuido a las afectaciones de la salud emocional y psicológica.  

Incluso, hay personas que, al padecer síntomas asociados a la ansiedad y depresión, llegan a tener una conducta suicida.  

“Todo esto ha ocasionado en las personas un daño emocional bastante considerable, que nos lleva a un trasfondo que podría ser psicológico, ya que podría haber una depresión de leve a grave y crónica con un estrés sostenido que ha venido demeritando la salud mental y física de las personas”, precisó la psico-terapeuta Rocío Riquer.  

Ante ello, es fundamental la relajación del cerebro y la ayuda profesional mediante terapia, destacó.  

Las personas que atraviesan por ansiedad, tristeza crónica, depresión y otros trastornos que se han derivado o agudizado durante la pandemia, necesitan ser apoyadas con terapia para que puedan sanar emocional y psicológicamente.  

“Considero que es fundamental una guía terapéutica para mejorar los síntomas de ansiedad en las personas, la ansiedad es el principal problema que ha padecido mucha gente durante la pandemia”.  

Niños y niñas no son la excepción. Desde temprana edad están manifestando ansiedad e, incluso, depresión, alertó Rocío Riquer. 

imagen-cuerpo

El confinamiento por la pandemia y duelos en muchos casos, ha provocado trastornos emocionales en los pequeños, por lo que requieren apoyo emocional. 

"Lamentablemente también sabemos que nuestros pequeños no están pasando por el mejor momento. Han sido tiempos difíciles, el inesperado confinamiento, perdidas de seres queridos y aislamiento social nos han llevado a pasar momentos complicados, incluso manifestando ansiedad y depresión, por mencionar algunas conductas". 

Ahora, ante el regreso a clases, Rocío Riquer insistió en la importancia de apoyar a niñas y niños en su salud emocional y psicológica. 

ALGUNOS DATOS DUROS DEL MAGISTERIO EN PANDEMIA 

Tan sólo datos del Seguro Social de los Trabajadores de la Educación del Estado de Veracruz (SSTEEV), indican que por mes se han realizado solicitudes para acceder a seguro por casos de COVID-19, defunciones por esa causa. 

De acuerdo con el director gerente del SSTEEV, Enrique Pérez Carreón, el número de solicitudes recibidas en el estado de Veracruz ha variado, habiendo ocasiones en que han sido entre 16 y, en otras, hasta 42, con algunos “meses pico”. 

"Es difícil precisar una cifra exacta de solicitudes por defunción por COVID-19, pero ha habido meses pico con hasta 65 solicitudes, obviamente obedecen a la situación sanitaria -de la pandemia-", expuso para IMAGEN DEL GOLFO. 

EL REGRESO A CLASES, IR VOLVIENDO CON UNA "NUEVA NORMALIDAD" 

imagen-cuerpo

En el mundo se ha ido dando el regreso a clases a pesar de la pandemia que prevalece. En México las escuelas volvieron a abrirse el pasado mes de agosto, en el marco del avance del plan nacional de vacunación contra COVID-19. Sin embargo, el mundo aún espera las vacunas para los niños y las niñas más pequeños de edad. En este contexto ha sido necesario ir regresando a todas las actividades, cada una necesaria para la sociedad, como es el caso de las educativas. 

Ahora, a través de pantallas de dispositivos electrónicos y en aulas escolares, comienzan a conocerse historias de duelos y diversas realidades enfrentadas por maestros, maestras, alumnas, alumnos. Realidades que buscarán ser compartidas y que, en muchos casos y de acuerdo con especialistas, requerirán atención profesional, como es el caso de superar duelos y otras situaciones particulares de cada familia. 

La llamada “nueva normalidad” sigue ocurriendo en el marco de una pandemia que aún no cede. En cada casa y en cada centro de trabajo se han atravesado situaciones particulares y diferentes; no en todos los casos ha habido pérdidas, pero en otros muchos sí. Ahora se requiere de un trabajo colectivo para superar la situación no solo a nivel salud y de tema socioeconómico, sino emocional, como han referido.

El tema es complejo y muchas las historias, sobre todo en un aula de clases, en una escuela, donde niñas, niños, adolescentes, jóvenes, vieron interrumpida su vida educativa y, tras ir al confinamiento con realidades particulares en sus hogares, ahora han comenzado a regresar con un cubrebocas que se ha vuelto parte de la convivencia diaria, y con situaciones a cuestas para trabajar y superar, compartieron docentes y especialistas para IMAGEN DEL GOLFO.