Claudia Rebecca y Nadxieli, dos amantes del teatro que impulsan el arte en Xalapa

Amantes del teatro, el arte y la buena música, así son Claudia Rebecca y Nadxieli, dos amigas apasionadas por el mundo artístico, quienes han abierto en Xalapa un espacio para impulsar a los talentos locales.

claudia_rebecca_y_nadxieli,_dos_amantes_del_teatro_que_impulsan_el_arte_en_xalapa

El mundo del arte no es desconocido para Claudia Rebecca Guillén Ronzón. Nacida en una familia de bailarines y actores, desde niña supo inmediatamente que quería formar parte de este mundo, sin imaginar que llegaría a convertirse en su más grande pasión.



"Mi tatarabuela era bailarina, mi tatarabuelo actor de carpa, un tío es pintor... siempre ha habido cercanía con el arte", contó.



Fue así como Claudia Rebecca inició sus estudios de teatro en  la Universidad Veracruzana. Allí tuvo la oportunidad de dirigir diversas obras; sin embargo, el costo de cada producción era demasiado elevado.


"Para poder costear las obras de teatro que dirigí vendía muffins y pambazos; de ahí se me complicó seguir estudiando teatro y me dediqué al maquillaje escénico y ahora al arte de uñas".



Sin embargo, el sueño de Rebecca, la niña de 13 años amante de los textos clásicos y de William Shakespeare, que anhelaba convertirse en una exitosa directora teatral, sigue pendiente.

imagen-cuerpo



Con corazón de artista

Desde los 16 años, Nadxieli Díaz Velásquez comenzó a adentrarse en el ambiente artístico

"Mi primer amor artístico fue la música y el canto; mi papá, como hobby, estaba en el canto y la guitarra, entonces crecí con toda esta música regional mexicana, las baladas clásicas... siempre tuve como esa hambre de hacer arte", relató.

Sin embargo, fue hasta el bachillerato cuando tuvo su primer acercamiento en una clase de teatro e inmediatamente quedó flechada.

Aunque estudió Publicidad y Relaciones Públicas, se integró a un colectivo teatral, que le permitió dar rienda suelta a su creatividad.

imagen-cuerpo

Nuevo proyecto

Claudia Rebecca y Nadxieli coincidieron en el mundo del teatro, donde lograron formar una amistad. Ambas concordaron con que, en Xalapa, hay buenos espacios para la difusión del arte; no obstante, la pandemia de covid-19 obligó a los artistas a buscar otras alternativas.

Así nació Citrino, una cafetería-bazar y escenario para artistas locales ubicado en el Centro de Xalapa.

"Es un proyecto que nació de la necesidad de impulsar a los talentos locales y ayudarlos a difundir su trabajo. Queremos reproducir el arte y compartirlo con otras personas", dijeron.

Para Claudia y Nadxieli el arte es vida... y piensan seguir en este rumbo hasta que su último suspiro lo permita.

imagen-cuerpo

"Elijo bien las obras que voy a dirigir; si un texto no te va a golpear como un mazo el corazón o la cabeza, no tiene sentido", Claudia Rebecca Guillén Ronzón.

"Mi primer amor artístico fue la música y el canto; siempre tuve esa hambre de hacer arte", Nadxieli Díaz Velásquez.