Cobertura Qatar 2022

A sus 10 años, Nelson ha conquistado a los xalapeños con su voz

‘La puerta negra’, ‘De rama en rama’ y ‘La del moño colorado’ son canciones que cobran un sonido diferente en la voz de Nelson, quien con tan solo 10 años de edad ha enamorado a los xalapeños con su singular voz.

Todos los días, Nelson Zaid Flores Martínez sale a recorrer con su padre las calles del Centro de Xalapa. La guitarra de su papá toca los primeros acordes y, enseguida, se escucha una peculiar y potente voz, proveniente del ‘niño prodigio’.

A sus 10 años, Nelson ha conquistado a los xalapeños con su voz

Empieza la aventura

“Me empezó a gustar (el canto), porque mi papá cantaba bonito”, relató el pequeño, quien comenzó a mostrar sus dotes musicales cuando tenía 7 años.

En ese entonces,  Nelson comenzó a acompañar a su padre, quien salía a las calles de la ciudad a cantar y tocar su guitarra para ganar unos cuantos pesos.

imagen-cuerpo

Fascinado con la habilidad de su padre, Nelson se dio cuenta de que la música era lo suyo, por lo que empezó a observar sus técnicas y le pidió que le enseñara a cantar.

“Mi papá fue el que me enseñó a trabajar y a cantar (…) Mi primera canción fue ‘La puerta negra’”, recordó orgulloso.


Otros lectores también leyeron...

Romántico y ranchero

Las canciones de antaño, los tríos, la música romántica y ranchera se han convertido en la especialidad de Nelson Zaid, quien ha sabido hacer suyos los temas de grandes agrupaciones como Los Tigres del Norte.

imagen-cuerpo

Sin embargo, aspira a llegar más lejos, por lo que ya empezó a tomar clases de guitarra con su padre.

“La música es un trabajo para no andar mendingueando en las calles”, señaló con seriedad.

Actualmente, Nelson cursa el quinto grado de primaria y tiene bien claro que, mientras aprende este oficio, debe darle prioridad a sus estudios, por lo que ha sabido coordinar sus tiempos entre la escuela y el canto.

“Cuando me levanto, primero hago mi tarea y luego, cuando termino, me dedico a cantar con mi papá”, dijo.

Ahora, la crisis económica generada por la pandemia de Covid-19 los ha obligado a trabajar más duro; sin embargo, esto no representa un sacrificio para él, pues cantar se ha convertido en su más grande pasión, lo que se refleja en la emoción que le imprime a cada canción.