Instituciones crediticias crean campaña de desprestigio y terror al momento de cobrar

Una campaña de desprestigio y terror realizan instituciones crediticias entre terceras personas, que son afectadas en su paz y tranquilidad al cobrarles deudas de gente que muchas veces ni conocen, alertó la abogada Rosario Gayot Lara.

Instituciones crediticias crean campaña de desprestigio y terror al momento de cobrar

"Algo que es indebido y qué están haciendo las empresas que otorgaron algún préstamo, financieras sobre todo, es llamar a un tercero para recordarle el pago a la persona que lo debe, es decir, usa los contactos del deudor para cobrarle y exhibirlo de una forma que no es correcta, afectando a un tercero", señaló.

Agregó que lo que hacen estás empresa es usar los contactos, del deudor para enviarles, por mensaje de WhatsApp, la foto de la persona deudora y una redacción donde dice: "fulano de tal tiene un adeudo pendiente con nosotros, por favor comunícale que pase a pagar a la brevedad posible".

"Eso es algo indebido que se debe de analizar para proceder en contra de estas empresas, porque, independientemente de que afecten la identidad de la persona a la que ellos pretenden cobrarle, qué necesidad tiene el tercero de que lo estén molestando", denunció.


La misma abogada ha sido víctima de esta situación.

"A mí me pasó, con la mamá de una amiga, y era Banco Azteca", reconoció.

Recordó que hace ya varios años salió un criterio de jurisprudencia, respecto a esta manera abusiva de cobrar.

"Hace años hubo un momento en que los bancos lo estuvieron haciendo mucho, fue cuando los bancos hablaban hasta en la madrugada para cobrar, una situación de terror, está jurisprudencia prohibía este acoso por parte de los bancos", dijo.

imagen-cuerpo

Señaló que habría que ver si ese mismo criterio se puede aplicar a estás financieras que molestan a terceros con cobros que son responsabilidad de otra persona que ni siquiera es un familiar, es más, a veces, ni lo conocen.

"Debe haber el recurso legal para hacerlo valer porque están haciendo una afectación en la identidad de la persona a la que le cobran y además es un acto de molestia para el tercero, que pudiera no conocer, incluso, y más allá de ello es la incertidumbre de saber cómo obtuvieron el teléfono particular de uno", aseveró.

Foto: Josefina Lugo/IMAGEN DEL GOLFO.

/ct