Infancia vulnerada; niños trabajan a pleno sol en el Puerto

El día es benévolo para ellos, no tocó Sol y hay un relativo fresco gracias al viento que sopla, pero eso no quiere decir que deben parar o descansar mucho tiempo, el pequeño, de aproximadamente 7 u 8 años está disfrazado de conejito, con un traje “apeluchado” que en un día de soleado de primavera en el puerto, podría provocarle un golpe de calor.

La joven que lo acompaña, de aproximadamente 12 ó 13 años y con vestimenta indígena, malabarea unas pelotas en cada alto que ordena el semáforo, ahí, en el retorno frente al motel Marbella, en la avenida Rafael Cuervo al Norte de la ciudad de Veracruz.

infancia_vulnerada;_ninos_trabajan_a_pleno_sol_en_el_puerto
infancia_vulnerada;_ninos_trabajan_a_pleno_sol_en_el_puerto

El pequeño solo hace movimientos con los brazos y brinca mientras su acompañante hace los malabares, después de unos segundos, los dos se internan entre los autos para extender la mano a los automovilistas.


PUBLICIDAD

Imagen Del Golfo's Stories

Todo pasa ante la mirada de quien parece ser el padre o esposo quien en una esquina, sentado, a veces se pierde en un teléfono celular, además de que viste también indumentaria indígena, pero no participa en el semáforo.

Otro más

Pero ese punto no es el único del municipio porteño donde se puede ver a niños trabajando a corta edad sin que el DIF municipal haga nada, en la avenida Cuauhtémoc a unos pasos de la estatua del tlatoani mexica, otro pequeño vestido de payaso acompaña a quien a simple vista parece ser su padre.


PUBLICIDAD

Solo que a este niño de aproximadamente de unos 5 ó 6 años de edad, si le tocó un día soleado, con un poco de viento pero con una temperatura de 28 grados y una sensación térmica de 32, el Sol tal vez no lo siente mucho gracias a su peluca multicolor y su trajecito holgado con partes en negro.

Cuando los autos se detienen por el rojo del semáforo en la esquina, su padre, también vestido de payaso, hace malabares con pelotas, mientras el pequeño espera a que termine su número y entonces es él que con un sombrero pasa a pedir a los automovilistas el dinero.


PUBLICIDAD

Es la misma manera de operar, solo que en este caso, es una mujer, la madre del niño quien los ve desde la sombra de una esquina con una botella de agua fría y carga a la vez en un rebozo al más pequeño de la familia, vistiendo la joven atuendo indígena.

No solo los cruceros presentan niños trabajando, el Zócalo, Los Portales, la macroplaza del Malecón, callejones del Centro Histórico y centros nocturnos son otros de los puntos donde se han visto infantes trabajando, el año pasado, la Procuraduría de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes del DIF Municipal apercibió a 88 menores.


PUBLICIDAD

Pero ahora a unos días de los festejos del Día del Niño, los operativos al respecto no se ven.

ENTERATE


PUBLICIDAD

Según la Encuesta Nacional de Trabajo Infantil, en 2019, el 81% de las niñas y el 70% de los niños que laboraban no recibían un pago o salario mínimo, ya que algunos contribuyen a la economía familiar con su trabajo, pero otros son víctimas de abusos de sus empleadores.



PUBLICIDAD


PUBLICIDAD