Cobertura Qatar 2022

En el puerto de Veracruz, convierten frente frío en atractivo turístico

En el puerto de Veracruz, convierten frente frío en atractivo turístico
En el puerto de Veracruz, convierten frente frío en atractivo turístico
En el puerto de Veracruz, convierten frente frío en atractivo turístico
En el puerto de Veracruz, convierten frente frío en atractivo turístico
En el puerto de Veracruz, convierten frente frío en atractivo turístico
En el puerto de Veracruz, convierten frente frío en atractivo turístico
En el puerto de Veracruz, convierten frente frío en atractivo turístico
En el puerto de Veracruz, convierten frente frío en atractivo turístico

Veracruzanos y turistas disfrutan de las fuertes rachas del norte, de más de 100 kilómetros por hora, en la zona del bulevar, donde la brisa que salpica, producto del choque de las olas contra el muro de contención, representa uno de los mayores atractivos para los paseantes y ciudadanos  que esperan estos días norteados para disfrutarlos en familia.

Chicos y grandes acuden a la costa veracruzana de la conurbación para sentir como la corriente pega en sus cuerpos, haciéndoles difícil caminar en contra, y empujándolos cuando avanzan en el mismo sentido, lo que les resulta fascinante.

Es común, en días norteados, ver a familias enteras, incluso con niños pequeños, a lo largo del bulevar, en la orilla de la macroplaza del malecón, cerca del muro de los pescadores y en cualquier lugar donde el oleaje salpique de agua salada, a los curiosos que acuden a constatar la intensidad de los nortes porteños, que pueden equipararse a un día de diversión en un lugares donde cae nieve. 

En Veracruz no hay copos, pero hay norte y aunque la gente no puede hacer un muñeco de nieve, si puede probar su resistencia y fortaleza al intentar avanzar en contra de las rachas violentas, algo que de “chamacos” solían jugar las generaciones de adultos y ancianos, costumbre que no cambia y los jóvenes de hoy también retan al viento veracruzano.

La cara opuesta de la diversión que representa para unos,  se refleja en un día perdido de trabajo, en rubros como el de los pescadores, para quienes resulta peligroso salir a buscar el pan de cada día durante estos eventos de norte.

 

/pn