Alertan doctores por hepatitis C en Tlacotalpan

Puede ocasionar cirrosis, cáncer de hígado o insuficiencia hepática

El elevado número de casos positivos a Hepatitis "C" ha causado alarma en Tlacotalpan, pues de acuerdo a Andrea Guadalupe Ortega Pérez, directora del Instituto Municipal de la Mujer y Directora de Salud Municipal de la Perla del Papaloapan, no se esperaban tantos, por fortuna ya 10 de los pacientes que resultaron positivos reciben tratamiento en la Clínica de Hepatitis, a cargo de la doctora María Teresa Guzmán Terrones, en el Hospital Regional de Veracruz.

"La campaña nos llegó a través de la doctora María Teresa Guzmán Terrones, se han hecho casi mil pruebas rápidas y el número de casos positivos nos tiene un poco alarmados ya que son algo elevados. Lo importante es que se está atendiendo la situación, traemos a los pacientes al hospital regional de Veracruz para que tomen su tratamiento", afirmó Ortega Pérez.

alertan_doctores_por_hepatitis_c_en_tlacotalpan

La hepatitis C es una infección vírica que causa inflamación del hígado, lo que a veces conduce a un daño hepático grave, esta enfermedad suele ser una infección "silenciosa" durante muchos años, hasta que el virus daña el hígado lo suficiente como para causar los signos y síntomas de la enfermedad hepática.


PUBLICIDAD

Constató que de acuerdo al desarrollo de la enfermedad, ninguno de los paciente presentó síntomas.

"Tampoco hubo algún brote y  pues seguimos trabajando de la mano del director del Hospital Integral de Tlacotalpan, el doctor Raúl Hernández, Hasta ahora van 10 pacientes que reciben el tratamiento gratuito", confirmó.

Manifestó que hay familias que comparten los corta uñas y no piensan en los riesgos que esta simple e inocente práctica puede generar.


PUBLICIDAD

Aunque ya se ha realizado la prueba a gran parte de la población, seguirán aplicando el tamizaje, una prueba rápida, para detectar la presencia del virus en la sangre de los tlacotalpeños.

"A los prestadores de servicio, que casi fueron de los primeros en hacerse la prueba, se les hará llegar una constancia donde se informe que esos establecimientos están libres de personal con hepatitis, esto, con el objetivo de darle seguridad al turismo", indicó.


PUBLICIDAD

Destacó que siempre se mostró responsabilidad y compromiso por parte de los tlacotalpeños, pues en cuanto se hizo el llamado ellos acudieron y como muestra está que el primer día de tamizaje asistieron casi 500 ciudadanos.

"Trabajamos en completa discreción y en cuanto alguien sale positivo, de inmediato asiste toda su familia a realizarse la prueba", mencionó.


PUBLICIDAD

Agradeció a la Secretaría de Salud, a la doctora María Teresa Guzmán Terrones, encargada de la Clínica de Hepatitis C; al doctor Juan Raúl Hernández García, Director del Hospital Integral de Tlacotalpan, y también al doctor José Antonio Jiménez García, Coordinador de los Capasits, ya que nos han dando todo el apoyo.

"Muestro el enorme agradecimiento también a nombre del Ingeniero Cristian Romero Pérez, Presidente Municipal de Tlacotalpan", subrayó.


PUBLICIDAD

Los casos

Don Darío Ramírez algunas veces ha presentado dolor de cabeza o garganta, algo que quizá le atribuía a las largas jornadas que pasa al sol, pues su oficio de pescador así lo exige, sin embargo, luego de acudir voluntariamente a las jornadas de tamizaje para detección de Hepatitis C, resultó positivo.

"Las redes de pesca me provocan constantes cortadas en las manos, algo que es común en la pesca", dijo.

De acuerdo a la especialista, Guzmán Terrones, la infección se propaga cuando la sangre contaminada con el virus entra en el torrente sanguíneo de una persona no infectada.

"Estas redes las manipulan diversos pescadores, que por el tipo de material, constantemente los cortan, o también al aliñar el pescado, con los cuchillos y herramientas que usan, por lo que sospechamos que es la principal fuente de contagio", indicó.

Rosa Guadalupe de 30 años de edad y con 7 meses de embarazo es la primera paciente en gestación que da positivo, sin embargo, ya está en tratamiento y por fortuna los especialistas han informado que el bebé está en perfectas condiciones, sin embargo para evitar riesgos se le va a programar una cesárea.

Gracias al tratamiento, la doctora dijo que va a poder amamantar al bebé.

"Nunca presenté ningún síntoma, la prueba me la realicé porque me invitaron en el Instituto de la Mujer de Tlacotalpan. Me proporcionaron el tratamiento totalmente gratuito en el hospital y tengo que tomar una pastilla diaria durante 3 meses", explicó.

"Yo le digo a las demás mujeres, especialmente a las que están embarazadas, que se realicen la prueba porque es mejor detectarlo a tiempo, a que el producto nazca con la enfermedad", aconsejó.

La enfermedad

Aunque hasta hace poco, el tratamiento de la hepatitis C requería inyecciones semanales y medicamentos orales que muchas personas infectadas por el VHC no podían tomar, debido a otros problemas de salud o a efectos secundarios inaceptables, esto ha cambiado, en la actualidad, el virus de la hepatitis C crónico suele curarse con medicamentos orales que se toman todos los días de dos a seis meses.

Aún así, cerca de la mitad de las personas con el VHC no saben que están infectadas, principalmente porque no tienen síntomas, los cuales pueden tardar décadas en aparecer, razón por la cual es recomendable realizarse el tamiz para detectar el virus.

Aunque todas las personas deberían de someterse a la prueba, que consta de una pequeña punción en uno de los dedos para obtener una diminuta gota de sangre sobre un reactivo que indicará la presencia o no de la enfermedad, los que más pronto deben de acudir son aquellos que tienen un riesgo mayor, trabajadores de la salud que ha estado expuesto a sangre infectada, quienes alguna vez se han inyectado o inhalado drogas ilegales.

También los pacientes con VIH, los que recibieron una transfusión de sangre o trasplante de órgano antes de 1992,  quienes recibieron concentrados de factor de coagulación antes de 1987 y pacientes con tratamientos de hemodiálisis.

Se contemplan en este grupo de riesgo quienes se hicieron un piercing o tatuaje en un ambiente poco higiénico con equipo no esterilizado y quienes estuvieron en prisión alguna vez.

El riesgo se incrementa también para aquellos cuya madre biológica tuvo una infección de hepatitis C, para quienes nacieron entre 1945 y 1965, el grupo etario con la mayor incidencia de infección por hepatitis C y para quienes tienen múltiples parejas sexuales y no usan protección.

La infección por el virus de la hepatitis C que continúa durante muchos años puede causar complicaciones importantes, como la fibrosis del hígado (cirrosis), cáncer de hígado o insuficiencia hepática.


PUBLICIDAD



PUBLICIDAD


PUBLICIDAD