4 de cada 10 mascotas regaladas en Navidad son abandonadas

Entre 3 y 4 mascotas de cada 10 que llegan a regalarse en Navidad terminan en la calle.

En ocasiones, se obsequian perros y gatos sin preguntar si la persona que lo recibe se hará responsable.

4_de_cada_10_mascotas_regaladas_en_navidad_son_abandonadas

Rafael Mariano Torres Cabrera, presidente del Colegio de Veterinarios del Estado de Veracruz, recordó que los animales no son objetos y por el contrario constituyen una gran responsabilidad porque requieren cuidados, vacunas, alimentación, entre otros.



Llamó a ser conscientes y no optar por las especies como obsequios.

“Hay que tomar en cuenta que una mascota no es un juguete. Hay que educar a nuestros hijos y a las personas que los vayan a tener porque son una responsabilidad. Sienten, se enferman, son seres vivos y tenemos que respetarlos. Hay que responder en el cuidado y la atención que necesitan”. 

El veterinario recordó que está prohibida la venta de los animales en la vía pública.



Y es que algunas personas tratan de reproducir con antelación a perros de diversas razas para que los cachorros estén listos antes de la Navidad.

“Hay muchas especies que en estas ocasiones se llegan a dar como regalo. Hay quienes tratan que en esta fecha ya se hayan reproducido y estén listos los cachorros en esta fecha. Antes hasta afuera de las plazas vendían y hoy ya está prohibido, se lleva un control más adecuado de eso”. 


En fin de año no solo se regalan perros y gatos sino también tortugas, cotorritos, hámsters, y otros animales.

La mayoría de las veces el obsequio es para niños pequeños y los padres terminan dejando en la calle o regalando a la mascota.



Por ello insistió en que se debe ser consciente y responsable.

“Tenemos muchos problemas de perros callejeros porque desgraciadamente mucha gente considera que puede vivir en la calle. Se les debe cuidar, alimentar y no estar en una azotea”. 



La mascota no es para un rato, son años de atención, amor y servicio.

Deben ser parte de la familia y no objetos que terminen abandonados en patios, azoteas o en la calle.