Cobertura Qatar 2022

Mexicano de origen maya se va a la NASA

Mexicano de origen maya se va a la NASA
Mexicano de origen maya se va a la NASA
Mexicano de origen maya se va a la NASA
Mexicano de origen maya se va a la NASA

Guillermo Adrián Chin Canché, es un joven académico de la comunidad de Bethania en Campeche, es ingeniero en mecatro´nica por la Universidad Auto´noma de Campeche y maestro en Ciencia y Tecnologi´a del Espacio por el Instituto Nacional de Astrofi´sica, O´ptica y Electro´nica.

Orgulloso de sus orígenes mayas, tuvo que vencer varios factores, entre ellos el económico y la discriminación del que era objeto por sus rasgos indígenas para poder concluir sus estudios, actualmente es Astrobiologo y se encuentra en Ensenada, Baja California.

Ha participado en proyectos de colaboración con la NASA, Southwest Research Institute, Centro de Investigacio´n Científica y de Educacio´n Superior de Ensenada (CICESE), el Gran Telescopio Milime´trico y SRON Netherlands Institute for Space Research en Holanda.

Próximamente estará viajando a los Estados Unidos para participar en el proyecto de Dragonfly de la NASA, donde 117 científicos de diferentes países estudiaran la astrobiología del satélite del planeta Saturno llamado titán. 

Sus padres lo motivaron y lo apoyaron en sus estudios con el poco dinero que juntaban de la venta de la masa y pozole, oficio al que se dedican. 

Guillermo se inspiró en sus ancestros mayas debido que, para él, los mayas eran excelentes astrólogos y tenían una gran exactitud de los movimientos de las constelaciones, con calendarios donde consideraban la luna, el sol y el movimiento de los astros como marte para tener fechas aproximadas para las cosechas.  

El joven mediante una tesis donde estudió “Encelado” otra de las lunas de Saturno, lo que lo llevó a ser invitado por Scott Rafklin para trabajar en el proyecto de Dragonfly, será el único mexicano y de origen maya que llegue a la nasa

Este proyecto planea estudiar la astrobiología del satélite del planeta Saturno llamado titán mediante una sonda que desplegará Drones con la capacidad de perforar el suelo y obtener materia del lugar, además de analizar la atmósfera y tomar muestras de los océanos de métano para tener una mejor idea de la físico química que existe y como los parámetros biogeoquímicos pueden ayudar a formar sus propias formas de vida.