Jonas Deichmann: el 'Forrest Gump' alemán que corrió de Tijuana a Cancún en 120 días

Le apodan el Forrest Gump alemán. Es Jonas Diechmann, un atleta extremo, poseedor de seis récords mundiales en ciclismo y está por lograr su séptimo, el más extremo de todos: un triatlón dando la vuelta al mundo.

jonas_deichmann:_el_forrest_gump_aleman_que_corrio_de_tijuana_a_cancun_en_120_dias

Salió hace poco más de un año desde Múnich, Alemania en bicicleta, cruzando por Austria y Eslovenia hasta llegar a la ciudad portuaria de Rijeka, en Croacia. Nadó 500 kilómetros sobre el Mar Adriático para incorporarse a tierra en Dubrovnik.



Tomó de nueva cuenta su bicicleta para cruzar la Siberia hasta llegar al océano pacífico, en Shanghái, China. La idea original era atravesar Estados Unidos corriendo, de San Francisco hasta Nueva York, pero la pandemia de Covid-19 complicó los planes y optó por México, a donde llegó por barco.



“Vas a morir”, le decían antes de comenzar la hazaña de recorrer el país entero trotando, desde Tijuana hasta Cancún.


Aunque atleta desde joven, Jonas llevaba hasta hace pocos años una vida normal. Se graduó en economía de la universidad y comenzó a trabajar como agente de ventas en una empresa de Haití.



“En el Oktoberfest mi jefe bebió demasiado y yo le conté que quería hacer un récord mundial y me dijo ‘perfecto, te voy a patrocinar’. Así salió mi primer récord, de cruzar Asia en bicicleta en el tiempo más rápido”, contó en entrevista con Aristegui Noticias.



imagen-cuerpo

A México llegó el 10 de junio para emprender la aventura de 5 mil 040 kilómetros, lo equivalente a 120 maratones, en 120 días. Lleva consigo un carrito de 15 kilos, donde guarda su equipo de acampar y algunos cambios de ropa.

Jonas Deichmann inició en Tijuana y atravesó la Península de Baja California hasta La Paz, de donde cruzó por mar a Culiacán, Sinaloa para seguir su trayecto. Durango, Guanajuato, Ciudad de México, Puebla, Oaxaca y Chiapas fueron otros de los estados que atravesó corriendo antes de llegar a su destino, en el Caribe Mexicano.

“México es hermoso, fue lo mejor que me pudo pasar”, dice, luego de verse obligado a cambiar sus primeros planes.

Corre solo, aunque en cada ciudad se fueron sumando atletas locales para acompañarlo, así como otros personajes.

Una de las escenas más memorables que recuerda de México es cuando encontró a Coqueta, una perrita callejera conocida por muchos en la ciudad de Durango, que lo siguió por más de 120 kilómetros. Ante la imposibilidad de seguir con ella, se promovió su adopción y, al regreso a su ciudad, le colocaron una medalla por la carrera.

En Chiapas, un grupo de policías corrió a su lado, cargando sus armas y cantando. “Es sorprendente el tamaño de sus armas y cómo pueden ir apuntando hacia tus pies”, dijo asombrado, pues en Alemania la policía solo usa armas cortas.

imagen-cuerpo

La mayoría de las descripciones que hace de México tienen que ver con el “apapacho” de los pobladores, incluso en zonas de alto riesgo.

Cuando cruzaba la Sierra Madre Occidental, en Sinaloa, se encontró con hombres armados, pertenecientes al cártel local, pero asegura que no sintió en riesgo su vida.

“Desde un pueblo antes me advirtieron que los encontraría, pero me dijeron ‘ellos no se meten contigo si tú no te metes con ellos’. Cuando pasé, ellos ya sabían quién era yo”, detalló Jonas un día antes de su arribo a Cancún, desde el poblado de Leona Vicario.

-¿Cómo le has hecho para no rendirte?, se le preguntó.

“Me pongo metas pequeñas”, comentó, paradójicamente, el hombre que está cruzando un país corriendo. “solo pienso, en cinco kilómetros me podré comer unos tacos y tomar una cola bien fría”, agregó.

En el penúltimo día de recorrido llegó su padre, a quien no había visto desde hace más de un año, para concluir la hazaña junto a él.

Con un apabullante calor que superó los 35 grados de sensación térmica, Jonas Deichmann corrió sobre el bulevar Kukulkán de la zona hotelera de Cancún, haciendo una parada especial en el Bubba Gump, restaurante inspirado en la legendaria película Forrest Gump. Con 11 pares de tenis gastados, concluyó los 120 maratones en Playa Delfines con una postal que incluyó un sombrero charro y el mar turquesa de fondo.

El último tramo para ingresar un nuevo récord mundial al libro Guinness lo hará en bicicleta desde Lisboa, Portugal, hasta su punto de partida, Múnich, Alemania.

https://aristeguinoticias.com/0510/deportes/jonas-deichmann-el-forrest-gump-aleman-que-corrio-de-tijuana-a-cancun-en-120-dias/