¿Cómo mejorar la calidad del agua que bebemos?

La calidad del agua que se utiliza para el consumo cotidiano es una preocupación mundial. El problema de la contaminación de las fuentes de agua superficiales y subterráneas se agrava cada día; causada por la negligencia humana, los desechos agrícolas e industriales o la ausencia de sistemas de tratamiento de aguas residuales, es una de las mayores amenazas para la salud humana. Mientras encontramos la forma de resolver esta situación, no nos queda más remedio que encontrar la forma de mejorar la calidad del agua que bebemos en casa. Sigue leyendo y conoce varias alternativas para lograrlo, de fácil aplicación y al alcance de todos.

¿como_mejorar_la_calidad_del_agua_que_bebemos?

Hazle mantenimiento a las tuberías



Si tu hogar es una construcción más o menos de larga data, conviene contactar a algún profesional que se encargue de la revisión y mantenimiento de tuberías. Las tuberías antiguas solían ser de metal por lo que si son muy antiguas, pueden corroerse y desgastarse por dentro, y esas partículas (que pueden incluir plomo) se pasan al agua que utilizas.

Instala un purificador de agua

La inversión en un buen purificador de agua es imprescindible, pues si bien es cierto que métodos como hervir el agua puede deshacerse de los microorganismos, seguirán presentes los residuos de metales, químicos y otros que no sólo alterará el sabor, sino que pueden enfermarte. Si vives en un lugar donde existe la posibilidad de contaminación por metales pesados, entonces un purificador de ósmosis inversa, con 5 etapas de purificación, es justo lo que necesitas.



Limpia los aireadores de agua

La inmensa mayoría de la grifería moderna tiene aireadores en la boca. Estos pequeños dispositivos hacen que el agua fluya espumosa, suave y sin salpicar. Estos aireadores tienen una pequeña rejilla o filtro que se encarga de atrapar los residuos e impurezas y que puede taparse, pues el agua puede arrastrar partículas. Desenróscalos (es muy sencillo, puedes hacerlo tu mismo) y enjuaga bien. Esto también mejorará la presión y evitará la acumulación bacteriana.


Vacía los calentadores de agua

Si el calentador de agua es de depósito o tanque, debes vaciarlo al menos dos veces al año. Esto elimina sedimentos, metales y hasta las bacterias que se han podido crear en el interior del tanque del calentador. Como si fuera poco, esto también mejorará la presión del agua.



Evita el uso de agua caliente para cocinar

Hay quienes usan agua caliente del grifo para cocinar, pues hierve más rápido pero el agua caliente disuelve metales, químicos y sedimentos contenidos en el calentador y tuberías. Es mejor usar agua fría y dejarla hervir para cocinar.



Deja correr el agua

Si has estado ausente de casa un par de días, deja que el agua corra por un par de minutos, pues el agua que se queda estancada en las tuberías se degrada y llena de bacterias. Puedes usarla para regar plantas, bajar el inodoro o algo similar.

Pásate al lado alcalino

¿Quieres que el agua de tu casa no sólo sea pura sino que sea aún mejor? Pues invierte en un alcalinizador de agua. Estos dispositivos no sólo se encargan de eliminar y retener residuos y microorganismos nocivos con su sistema de 3 etapas, sino que el filtro de agua alcalina cambiará el PH del agua y esto tendrá un efecto positivo en tu salud. Pásate al mundo alcalino, tu digestión y tu piel te lo agradecerán.