Pánico por huir de Afganistán; miles desatan caos en aeropuerto de Kabul

Miles de afganos se precipitaron este lunes a la pista del aeropuerto internacional de Kabul, tan desesperados por escapar de la captura de su país por parte de los talibanes que se aferraron a un avión militar estadounidense mientras despegaba; siete personas murieron, dijeron funcionarios estadounidenses.

panico_por_huir_de_afganistan;_miles_desatan_caos_en_aeropuerto_de_kabul



La multitud de personas que corrían hacia el aeropuerto se produjo cuando los talibanes hicieron cumplir su gobierno sobre la capital en general tras un avance relámpago en todo el país que tomó poco más de una semana para destronar al gobierno respaldado por Occidente. Si bien no hubo informes importantes de abusos, muchos se quedaron en sus casas y sintieron temor cuando el avance de los insurgentes ayudó a vaciar las cárceles y las armerías fueron saqueadas.

Los talibanes irrumpieron en Kabul el domingo después de que el presidente Ashraf Ghani huyera del país, poniendo fin a una campaña de dos décadas en la que Estados Unidos y sus aliados habían intentado transformar Afganistán. Las fuerzas de seguridad del país, entrenadas por Occidente, colapsaron o huyeron, antes de la retirada planificada de las últimas tropas estadounidenses a finales de mes.



Los residentes corrieron hacia el aeropuerto internacional de Kabul, donde el “lado civil” estuvo cerrado hasta nuevo aviso, según la Autoridad de Aviación Civil de Afganistán. El ejército estadounidense y otras fuerzas occidentales continuaron organizando evacuaciones.


Los videos que circulaban en las redes sociales mostraban a cientos de personas corriendo por la pista mientras las tropas estadounidenses disparaban tiros de advertencia al aire. Una mostraba a una multitud que se abría paso subiendo una escalera, tratando de abordar un avión, con algunas personas colgadas de las barandillas.



En otro video, se podía ver a cientos de personas corriendo junto a un avión de transporte C-17 de la Fuerza Aérea de EU mientras avanzaba por una pista. Algunos se aferraron al costado del avión justo antes del despegue. Otro video mostró a varios cayendo por el aire mientras el avión ganaba altitud rápidamente sobre la ciudad.



Altos oficiales militares, que hablaron bajo condición de anonimato para discutir la operación en curso, comentaron a The Associated Press que el caos dejó siete muertos, incluidos varios que cayeron de la aeronave.

El asalto al aeropuerto, visto desde el espacio por satélites que pasaban, planteó preguntas sobre cuántos aviones más podrían despegar y aterrizar de manera segura.

Shafi Arifi, que tenía un boleto para viajar a Uzbekistán el domingo, no pudo abordar su avión porque estaba lleno de personas que habían cruzado la pista y subido a bordo, sin la policía ni el personal del aeropuerto a la vista.

“No había espacio para que nos pusiéramos de pie”, contó el joven de 24 años. “Los niños lloraban, las mujeres gritaban, los jóvenes y los viejos estaban tan enojados y molestos que nadie podía escucharse. No había oxígeno para respirar“.

Después de que una mujer se desmayara y fuera sacada del avión, Arifi se rindió y regresó a su casa.

La embajada de Estados Unidos fue evacuada y la bandera de Estados Unidos arriada, y los diplomáticos se trasladaron al aeropuerto para ayudar con la evacuación. Otros países occidentales también han cerrado sus misiones.

Los afganos también están tratando de salir a través de cruces fronterizos terrestres, todos los cuales ahora están controlados por los talibanes. Rakhmatula Kuyash, de 30 años, era una de las pocas personas con una visa que le permitía cruzar a Uzbekistán el domingo. Dijo que sus hijos y familiares tenían que quedarse.

“Estoy perdido y no sé qué hacer. Dejé todo atrás“, comentó.

Un alto funcionario estadounidense consideró que “es desgarrador” ver lo que está sucediendo en Kabul, pero que el presidente Joe Biden “respalda” su decisión de retirarse porque no quería que la guerra allí, ya la más larga en la historia de Estados Unidos, entrara en un tercera década.

En entrevistas con cadenas de televisión estadounidenses, el asesor de seguridad nacional Jake Sullivan culpó al ejército afgano por la rápida toma del poder de los talibanes, diciendo que carecía de voluntad para luchar.

Sin embargo, la facilidad con la que los talibanes tomaron el control va más allá de la destreza militar, escribió la firma de inteligencia privada con sede en Texas Stratfor.

“La velocidad del avance final de los talibanes sugiere menos dominio militar que una insurgencia política efectiva junto con un sistema político y una fuerza de seguridad afganos incohesivos que luchan con la moral menguante”, señaló.

La ofensiva relámpago de los talibanes a través del país parece haber sorprendido a los funcionarios estadounidenses . Apenas unos días antes de que los insurgentes entraran en Kabul con poca o ninguna resistencia, una evaluación militar estadounidense predijo que la capital podría tardar meses en caer.

La derrota amenazaba con borrar 20 años de esfuerzos occidentales para rehacer Afganistán, en los que murieron decenas de miles de afganos, así como más de 3 mil 500 soldados estadounidenses y aliados. La invasión inicial expulsó a los talibanes del poder y dispersó a Al Qaeda, que había planeado los ataques del 11 de septiembre mientras estaba refugiada en Afganistán. Muchos habían esperado que el gobierno afgano respaldado por Occidente marcara el comienzo de una nueva era de paz y respeto por los derechos humanos.

Cuando Estados Unidos perdió el foco en Afganistán durante la guerra de Irak, los talibanes finalmente se reagruparon. Los militantes capturaron gran parte del campo afgano en los últimos años y luego invadieron las ciudades mientras las fuerzas estadounidenses se preparaban para retirarse antes de la fecha límite del 31 de agosto.

Bajo los talibanes, que gobernaron de acuerdo con una dura interpretación de la ley islámica, las mujeres fueron confinadas en gran medida a sus hogares y los presuntos delincuentes se enfrentaron a la amputación o la ejecución pública. Los insurgentes han tratado de proyectar una mayor moderación en los últimos años, pero muchos afganos siguen siendo escépticos.

Suhail Shaheen, un portavoz de los talibanes, tuiteó que los combatientes habían recibido instrucciones de proteger “la vida, la propiedad y el honor”, y el grupo también ha dicho que se mantendrá fuera del exclusivo barrio diplomático que alberga el complejo de la embajada de Estados Unidos.

Mientras tanto, el jefe del Comando Central de EU se reunió cara a cara con altos líderes talibanes en Qatar y logró establecer un acuerdo en virtud del cual las operaciones de evacuación en el aeropuerto pueden continuar sin interferencias, según un funcionario de defensa de EU. El funcionario habló bajo condición de anonimato para discutir conversaciones delicadas que aún no se han anunciado públicamente.

Pero a algunos les preocupa que esas promesas sean huecas. Este lunes, Nillan, una residente de Kabul de 27 años, dijo que no vio a una sola mujer en las calles durante un viaje de 15 minutos, “solo hombres y niños”.

“Se siente como si el tiempo se hubiera detenido. Todo ha cambiado“, comentó a The Associated Press. Dijo que incluso las mujeres afganas más independientes ahora tienen que preocuparse por las cosas más simples, como cómo hacer la compra en ausencia de un acompañante masculino.

Nillan, quien habló con la condición de que solo la identificaran por su nombre de pila por temor a su seguridad, indicó que los talibanes publicaron anuncios de televisión instando a la gente a regresar al trabajo, sin mencionar a las mujeres.

“No sabemos qué hacer, no sabemos si todavía tenemos trabajos”, apuntó. “Se siente como si nuestra vida y nuestro futuro hubieran terminado”.