´México, en estado de emergencia en materia de seguridad´: Helkyn

México es un país que vive en un estado de emergencia en materia de seguridad no obstante los esfuerzos que realiza el Gobierno Federal, Estatal y municipales para contener la violencia, externó el vocero de la Diócesis de Orizaba, Helkyn Enríquez Báez.

"Hay que reconocer que a México lo azota el flagelo de la violencia en todo el país a lo largo y ancho, hay estados violentados unos más y otros menos y aunque parecía que de repente no se quiere conocer este grave problema que hace sufrir a las comunidades que también produce sufrimiento en las familias. Es evidente que hay muchas señales que comprueban el estado de emergencia en el que vivimos".

´México, en estado de emergencia en materia de seguridad´: Helkyn
´México, en estado de emergencia en materia de seguridad´: Helkyn

Puntualizó que esto quedó demostrado con el reciente asesinato de dos sacerdotes jesuitas al norte del país, concretamente en el estado de Chihuahua, el asesinato de mujeres, de jóvenes, los secuestros, la extorsión que se viven en distintas partes de nuestro país incluido nuestro estado.

"Ciertamente nos preocupa y aunque creemos que las autoridades y también las instituciones encargados de la seguridad pública están haciendo su esfuerzo ciertamente que las comunidades demandarían algo más Porque siguen padeciendo se sigue sufriendo al interior de nuestros pueblos".

Por lo que, es necesario realizar una sinergia entre las autoridades educativas, las ONG's los medios de comunicación, las iglesias y unirse para promover una cultura de paz, de legalidad, de justicia para combatir la impunidad y así evitar que la gente siga delinquiendo a través de estos grupos que hacen daño y se olvidan que somos hermanos y provocan la muerte.

De tal suerte que, es necesario construir de mono modo integral la paz ya que hoy hay muchos signos de violencia incluso promoviendo leyes que producen muerte como son las qué liberan el aborto y que reproduce más violencia.

Sino mas bien trabajar en el reconocimiento al derecho a la vida de todo ser humano, en el respeto a la vida, lpromoción de la misma y en la promoción de los valores humanos, cívicos que se debe hacer en las escuelas en la promoción una dimensión de una educación integral que también abarca el aspecto ético y espiritual en el cual la iglesia también se compromete a participar.