Tres noticias relevantes

Columna: Francisco J. Ávila Camberos



Primera.- Poco a poco los poderes Judicial y Legislativo le van quitando candados a la inhumana, cruel y despiadada práctica del aborto.

No logro comprender, ¿cómo es que defendemos hasta la vida de los delincuentes seriales confesos, (porque aquí está prohibida la pena de muerte); y a los niños en gestación prácticamente se les condena a muerte al despenalizar el aborto?

Aberraciones como éstas son producto de la deshumanización social que influenciada por ideologías de moda, inventa derechos de unos que atropellan los derechos de otros, especialmente el más valioso e importante que es: El derecho a la vida. 

Los derechos de cualquier persona tienen límites. No son válidos cuando afectan los derechos de terceros.

Así, nuestras leyes van modificándose para sacrificar a quienes no pueden correr, gritar, defenderse ni pedir auxilio. Tampoco votar, acudir a derechos humanos o marcar al 911 para que los ayuden.

Por eso, cientos de miles de niñas y niños en gestación son asesinados impunemente en México cada año.

A quienes se preocupan por el número de muertes generadas por el COVID o por la violencia, quiero decirles que el número de bebés muertos mediante el aborto resulta mucho mayor.

Segunda.- Al fin el pueblo cubano está despertando y actuando. Basta con ver las protestas que están surgiendo en Cuba, donde la población sale a las calles pidiendo libertad. Sirva esto para recordarnos que no hay mal que dure 100 años ni gente que los aguante.

El socialismo y el comunismo como sistemas económicos solo producen miseria, escasez y la pérdida de las libertades fundamentales del ser humano.

La prosperidad que anuncian los defensores de estas doctrinas solo existe en los discursos de sus líderes

La igualdad que anuncian sí es real. Hay que reconocerlo. Todos los pueblos cuyos gobiernos imponen dichas doctrinas quedan igualados en la miseria.

¡Cuidado!. No nos vaya a pasar esto en México.

Ojalá y el pueblo cubano alcance pronto la anhelada libertad a la que todo ser humano tiene derecho.

La tercera y última noticia es la tendencia a repetir los mismos errores del pasado que tanto daño nos causaron.

Hace varias décadas el gobierno mexicano era dueño de tiendas, fábricas, ferrocarriles, bancos, cigarreras, líneas aéreas, salas de cine, teléfonos, ingenios azucareros, de la flota pesquera y obviamente también de la CFE y de PEMEX.

En casi todas sus empresas perdía dinero. Esas pérdidas las cubría con recursos de nuestros impuestos mediante elevados subsidios.

El pésimo manejo de la economía ocasionó devaluaciones tremendas y una tremenda escasez de todo, especialmente de artículos de primera necesidad como jabones, desodorantes, detergentes, pasta de dientes, papel de baño y hasta leche.

No había moneda fraccionaria ni para dar cambio en las tiendas.

Daban el vuelto con chicles.

Tuvo el estado mexicano que deshacerse de la mayoría de las empresas que tenía, porque el boquete producido en sus finanzas era enorme e insostenible.

Parece ser que nuevamente vamos hacia la estatización de la economía. Ya han creado el Banco del Bienestar y ahora pretenden abrir una empresa paraestatal llamada Gas Bienestar para supuestamente surtirlo a precios reducidos.

Esto suena muy atractivo para quienes no saben de economía y menos de historia. La realidad es que cuando el gobierno de cualquier país interviene en la economía resulta ser tan ineficiente que solo produce escasez y la aparición de un mercado negro que golpea a las clases más desprotegidas que dice defender. Oficialmente los productos son baratos, pero no hay disponibles. Hay que comprarlos con sobreprecio en el mercado negro, lo cual resulta peor.

Ojalá y mis temores sean infundados. 

¿No les parece a Ustedes?


Más columnas