Esto planea la Femexfut para combatir el grito homofóbico

El Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), ente encargado de dirimir las disputas relacionadas a competencias deportivas y federaciones a nivel internacional, tomó la decisión de retirar la sanción impuesta por la FIFA a la Selección Mexicana, esto tras la aparición del llamado grito homofóbico en partidos del tricolor, la cual era el jugar dos partidos oficiales sin la presencia de aficionados.

Tras esta determinación, la Federación Mexicana de Futbol implementará un protocolo que buscará erradicar el famoso grito, que consiste en que al estadio se permitirá la entrada a un llamado “grupo de control”; sin embargo, la venta de boletos al público no estará permitida.

esto_planea_la_femexfut_para_combatir_el_grito_homofobico

Quienes sean invitados a asistir a los partidos (contra Costa Rica el 30 de enero y contra Panamá el 2 de febrero) deberán atenerse a las siguientes medidas:



“Control de acceso: Los aficionados deberán registrar su boleto, con sus datos, en un sitio web, ya habilitado para el registro, que les arrojará un código QR. Éste tendrá que ser presentado en la puerta del estadio junto con su identificación y el boleto para su acceso.

“Experiencia positiva: Dentro del estadio se implementarán dinámicas que promuevan la sana convivencia y la participación de la afición como lo que son: un jugador muy importante.

“Seguridad: Se incrementará la cantidad de guardias de seguridad capacitados para identificar y retirar del estadio a quienes incidan en actos de discriminación.



“Consecuencias: Las personas que sean retiradas del estadio no podrán asistir a los partidos de la SNM, operados por la FMF, por un plazo de 5 años.

“Las medidas a implementar a partir de estos dos siguientes partidos continuarán vigentes en todos los partidos de local de la SNM rumbo al Mundial”.


Aún no se ha especificado la forma en la que este grupo de personas serán elegidas. Son cerca de 17 sanciones las que la Selección Mexicana ha recibido a consecuencia del grito de “puto”, que ha sido calificado como discriminatorio por la máxima autoridad que rige al futbol mundial.

Pese a los intentos de la Femexfut, Conapred y la misma Liga MX ha sido complicado que los aficionados dejen de gritar, sobre todo en los más recientes encuentros, que no han dejado un buen sabor de boca a quienes acuden a los estadios.