SSP: delincuencia uniformada

Columna: Al pie de la letra



Este miércoles circuló en redes sociales un video en el que policías de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) del estado detienen injustificadamente a un trabajador de una constructora que acababa de retirar 800 mil pesos de una sucursal bancaria de Coatepec, dinero que era para el pago de la nómina según aclararía su patrón, ¡que también fue detenido por ultrajes a la autoridad sólo porque grabó con su teléfono celular la patrulla que se llevaba a su empleado al antiguo cuartel de San José!

Pero lo más increíble y condenable es que al reclamar el ultrajado dueño su dinero, las autoridades policiacas solamente tenían en su poder 650 mil pesos, o sea que en el trayecto habían desaparecido ¡150 mil!.

Lo sorprendente es el silencio cómplice que guardaron en la SSP ante un escándalo de esta magnitud. El mismo mutismo y complicidad que mostraron en el caso de los seis jóvenes xalapeños detenidos en septiembre pasado en la plaza comercial ubicada frente a la Central de Autobuses de Xalapa, los cuales estuvieron presos más de tres meses en el reclusorio regional de Pacho Viejo por el mismo delito de ultrajes a la autoridad, que un grupo de policías les inventaron.

De no haber sido por la intervención del senador Ricardo Monreal, que ni siquiera es veracruzano, los jóvenes aún seguirían en prisión y los policías cazando a otras víctimas, pues habitantes de municipios circunvecinos se quejan también de haber sido detenidos y despojados sin motivo alguno de sus vehículos en los retenes de la SSP, los cuales son trasladados a un corralón improvisado en un amplio terreno aledaño a la Academia de Policía de El Lencero, cuyo presunto dueño es un empresario que tiene una compañía de grúas y arrendadora de camionetas blindadas que en el reciente pasado estuvo vinculado también en jugosos negocios con poderosos funcionarios duartistas. Algunos quejosos aseguran haber pagado más de 10 mil pesos por ser dejados en libertad y recuperar sus automotores.

Precisamente por la defensa mediática y política del líder del Senado, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) emitió la Recomendación 146/2021 dirigida al gobernador Cuitláhuac García por violaciones a los derechos humanos, a la seguridad jurídica y a la libertad personal, derivadas de la detención arbitraria y la imputación indebida de hechos por parte elementos policiacos de la SSP del estado y de personal adscrito a la Fiscalía General del Estado de Veracruz.

Ante esta recomendación de la CNDH, el mandatario veracruzano anunció anteayer que propondrá al Congreso local derogar el delito de ultrajes a la autoridad, por el cual –según denunció este jueves en Xalapa Alejandro Rojas Díaz Durán, suplente de Monreal– existen actualmente 2 mil 670 veracruzanos presos en diversos reclusorios.

Si deveras el presidente López Obrador tanto aprecia la honestidad de Cuitláhuac García, el tabasqueño le haría un gran favor quitándole al lastre oriundo de Nuevo León que el gobernador tuvo que nombrar al frente de la SSP sólo por su parentesco con doña Beatriz Gutiérrez Müller, la esposa de AMLO.


Más columnas



Raúl López Gómez

Meten reversa en Xalapa

Columna: Raúl López Gómez