¿Regresaremos a la prehistoria?



Durante muchos años se ha hablado de la igualdad de las personas. Esto es válido en unos aspectos y totalmente demagógico en otros.

Todas somos iguales en dignidad e iguales ante la Ley. Por eso es obligación del estado crear las oportunidades para que todos nos desarrollemos por igual, en base a nuestras capacidades.

También somos iguales al pertenecer a la especie humana y al ser hijos del Creador.

Sin embargo, no somos iguales en talentos, habilidades y preparación.

Hay quienes tienen talento para el deporte, otros para el arte, unos más para el estudio, otros para el trabajo físico y algunos para el intelectual.

También hay personas flojas y otras trabajadoras. Hay personas virtuosas y también viciosas. Hay a quienes les agrada el trabajo y lo disfrutan. Hay quienes lo ven como un castigo y le huyen. Como ven, no todos somos iguales.

Hay quienes buscan un empleo que los satisfaga y para obtenerlo estudian y se superan, dando buenos resultados y con ello mejoran pronto su posición económica y social. Injustamente se les llama "aspiracionistas" porque simplemente anhelan vivir mejor.

Por el contrario, hay quienes se conforman con lo que caiga, con irla pasando. No tienen aspiraciones y por lo tanto casi siempre les va mal, viven precariamente al día, se amargan fácilmente y critican con severidad a quienes triunfan.

Estas comparaciones nos muestran que, si bien todos los seres humanos somos iguales en determinados aspectos, en otros resultamos ser totalmente diferentes.

Lo comento, porque acabo de ver un anuncio en internet, bastante manipulado, atacando al INE. Se queja el comentarista que el sueldo de un consejero electoral ronda los 300 mil pesos mensuales, menos impuestos. Hay 11 de ellos a nivel nacional.

Pero la mayoría tienen una extensa preparación académica y jurídica que justifica un sueldo así.

Habrá alguna excepción, pero ésta solo confirma la regla. (Porque nos guste no, toda regla tiene su excepción).

Dice el anuncio mencionado que el pueblo es el INE y que el sueldo de un ciudadano promedio es de solo $7,500.00 mensuales.

Obviamente con esto tratan de crear una animadversión popular hacia el INE, que es el organismo ciudadano encargado de organizar y vigilar las elecciones.

Si desaparecen al INE, las elecciones las organizará, vigilará y calificará el gobierno y cuando este mismo también es el árbitro, le dará el triunfo a su propio partido, barriendo con la oposición y acabando con la democracia.

Así sucedía en el pasado cuando el partido oficial ganaba de todas, todas; a la buena o a la mala.

Para finalizar, a quienes se espantan por los salarios de un Consejero del INE, les pregunto: ¿Saben Ustedes cuánto gana un futbolista de un equipo de primera división, un cantante exitoso, un buen boxeador o un artista talentoso de cine o de telenovelas?

¿Cuánto gana un médico brillante, un abogado exitoso o el director de una empresa que factura anualmente varios miles de millones de pesos?

Mucho más que eso y sin tener la misma responsabilidad.

Por el contrario: ¿Cuánto se lleva un político ratero que en 3, 4 o 6 años obtiene recursos suficientes para vivir con holgura él y su familia sin trabajar por el resto de su vida?. A ese político no le interesa ganar un salario bajo, cuando ve las posibilidades de nivelarse por medios ilícitos.

Tengamos cuidado con las comparaciones, para no caer en la trampa de quienes nos quieren perversamente manipular y enfrentar.

Para finalizar, todos sabemos que las instituciones humanas no son perfectas, pero sí perfectibles. El INE sin duda necesita ajustes para mejorarlo y hacerlo eficiente. Que se planteen y estudien las alternativas sensatas de solución y si éstas proceden, que se apliquen en beneficio de todos, incluyendo de la hacienda pública.

Pero no se vale tirar el árbol que nos da manzanas solo porque unas cuantas están podridas y el resto sanas. Corten las podridas, fumiguen y abonen el árbol; pero no lo talen, porque acabaremos sin árbol y sin manzanas.

Regresaríamos a la prehistoria política.

¿No les parece a Ustedes?

Muchas gracias y buen fin de semana.


Más columnas


Raúl López Gómez


Enrique Haro Belchez

Regeneración sostenible

Columna: Enrique Haro Belchez