Cobertura Qatar 2022

La crisis de las empresas periodísticas



Este martes 22 de noviembre fue el fin de la edición impresa del periódico El Mundo de Córdoba.

Fue un diario de gran tradición en el periodismo de la zona centro de Veracruz, que se editó desde 1960 de forma ininterrumpida.

El medio de la familia Arróniz deja de circular en papel para mudar sólo a la versión digital.

Antes, otros medios veracruzanos hicieron lo propio: El Sol de Córdoba y El Sol de Orizaba, por ejemplo, dejaron de imprimirse para competir en el mercado de los medios digitales y concentrarse en las redes sociales.

No es sólo una medida empresarial consecuencia de los altos precios en que se cotizan el papel, las tintas y los insumos, sino el reflejo del cambio en los hábitos de consumo de información; los tirajes de prácticamente todos los periódicos mexicanos han descendido poco a poco en la última década; y ello ha obligado a algunos medios impresos a mudar a versiones Web o, en casos extremos, a bajar sus cortinas.

La lista de los medios informativos que han desaparecido en Veracruz y en el entorno nacional es larga e incluye a periódicos, revistas, estaciones de radio y páginas de internet.

Esa lista incluye a medios como los diarios Oye Xalapa, de Santos Solís; Marcha, de Saúl Contreras; Política, de Ángel Leodegario Gutiérrez; El Portal, de Alejandro Montano; y El Águila, del grupo Maccise, que editaban en la capital veracruzana hasta hace una década. Lo mismo ocurrió con el semanario Punto y Aparte, del extinto periodista Froylán Flores Cancela.

En la provincia veracruzana cerraron sus impresos el Diario de Tantoyuca y el Heraldo de Córdoba, que editaba la familia Sánchez Macías; e igual suerte corrió otro medio de la misma empresa, Tierra Verde, cuyo contenido se enfocaba al sector agropecuario.

A esa larga lista se sumaron dos de los periódicos más emblemáticos de la zona centro de Veracruz, El Sol, de la Organización Editorial Mexicana; y El Mundo, de la familia Arróniz.

En ambos casos, sin embargo, no es una quiebra, ni un cierre de operaciones, sino una mudanza a las plataformas digitales, debido al cambio a cuestiones económicas y sobre todo a los cambios en los hábitos de consumo: para el lector promedio, para el consumidor de noticias, es más fácil la consulta de los medios en una computadora o en un teléfono celular que en el papel... y más barato.

Por otro lado, hay empresas veracruzanas que a pesar de la crisis que enfrentan los medios informativos, han decidido mantener sus ediciones impresas; están los casos de La Opinión, en la zona norte; de Diario de Xalapa, en la capital; de Imagen y Notiver, en Veracruz-Boca del Río; y Diario del Istmo, en Coatzacoalcos, medios líderes en sus respectivas regiones, que merecen un reconocimiento por el esfuerzo que realizan para mantener elevadas nóminas y gastos de producción en un entorno en ocasiones adverso.

@luisromero85


Más columnas

Familia de Belinda aplaude a Ebrard por exportación de aguacates a Qatar

Columna: La mamá y el hermano de Belinda emitieron mensajes a favor del canciller


Pandilleros atacan a estudiantes del Teba de Perote; padres piden cambio de turno

Columna: Padres de familia denunciaron que sus hijos son atacados al salir de clases en el Teba


Tras años sin recibir mantenimiento, rehabilitarán World Trade Center de Boca del Río

Columna: El World Trade Center recibirá una importante inversión por parte del Gobierno de Veracruz


Luis Alberto Romero