Informe de transparencia climática 2021

Columna: Agenda Ambiental



El Informe de Transparencia Climática (Climate Transparency Report) es la revisión anual más completa del mundo sobre la acción climática de los países del G20 y su transición hacia una economía de cero emisiones de carbono.

El reporte publicado el pasado 14 de octubre, fue elaborado por expertos de 16 organizaciones asociadas a los países del G20 y se basa en 100 indicadores de adaptación, mitigación y financiamiento relacionados al cambio climático.

El informe, que se publica a pocas semanas de la cumbre de líderes del G20 en Roma y de la Cumbre del Clima de Glasgow (COP26), insiste en la necesidad de que los líderes de las principales economías del mundo dirijan sus políticas hacia combustibles bajos en carbono y que se prohíba la venta en 2035 de vehículos con motores de combustión interna.

Estos países son responsables del 75% de las emisiones de gases de efecto invernadero, las cuales volvieron a crecer en 2021, tras el breve descenso provocado por el paro de la economía a consecuencia de la pandemia de coronavirus. Pero mientras que países como Estados Unidos, la Unión Europea e incluso China han dado a conocer ambiciosos planes nacionales de recortes de emisiones, México no presentó ningún cambio en sus objetivos climáticos, lo que debilita los planes globales y provocará un aumento de las emisiones en 2030, devela el informe del grupo auspiciado por la ONU.

El informe indica que México detuvo la inversión privada en energía renovable y no ha gastado en medidas ecológicas. Señala también que, aunque México supuestamente ha gastado el 1% de su PIB en medidas de recuperación pandémica, prácticamente nada de ese gasto se ha destinado a medidas ecológicas, mientras que ha aumentado el gasto en infraestructura de combustibles fósiles.

Además, el programa federal, "Sembrando Vida", ha provocado una pérdida de 73 mil hectáreas de árboles, no obstante que recibe casi 10 veces el presupuesto de la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR).

Las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) de México aumentaron 60% entre 1990 y 2018 y los objetivos climáticos para 2030 (22% por debajo de los niveles actuales) y para 2050 (50% por debajo de los niveles del 2000) no están para limitar el aumento de la temperatura global a 1.5ºC, señalado en el Acuerdo de París.

Mientras que la mayor parte de la energía eólica y solar de los proyectos eléctricos que operan en México son propiedad de empresas privadas, el gobierno continúa promoviendo y subsidiando los combustibles fósiles para la generación de electricidad (carbón, gasolina, petróleo y gas) porque estas son las tecnologías de las centrales eléctricas que posee.

Con este panorama en 30 años, las condiciones de vida van a cambiar de forma irreversible en nuestro planeta; ni nosotros ni las generaciones venideras vamos a poder disfrutar de un clima estable, estando nuestro futuro cada vez más en duda.

#CambiaUnaAcciónCambiaTodo.


Más columnas

Enrique Haro Belchez

Informe de transparencia climática 2021

Columna: Enrique Haro Belchez