´El valor de un niño (a)´



Hace muchos años, siendo yo muy joven aun, recuerdo una escena de una película que se me quedo grabada por siempre, estaban discutiendo en una delegación en el D. F., hoy ciudad de México, por un lado un señor de bastante solvencia económica, quien había atropellado y matado a un niño, hijo de un hombre de muy escasos recursos económicos.

Aunque el hombre rico estaba afligido por lo ocurrido, su abogado le aconsejo, - se ve que son gente humilde, hay que ofrecerles un buen billete y con eso se calmaran y no interpondrán la demanda, entonces este abogado sin escrúpulos se les acerco y dijo, cuánto vale su hijo, el hombre pobre que estaba acompañado de su compadre se quedo perplejo con lo que el abogado les decía, pero el compadre le responde al abogado, usted tiene hijos, y el abogado responde sí, pero eso que tiene que ver con ustedes, entonces el compadre agrega, póngale precio a sus hijos. Una lección que aprendí y se me quedo grabada desde entonces y hoy que soy entrenador y mi trabajo ha sido por muchos años con niños (as) y jóvenes, siempre me pregunto, ¿cuánto valen estos niños?, pero yendo más profundamente, ¿cuánto valen las personas?.

La verdad es que siempre en eventos especiales, exámenes, seminarios, etc., siempre les digo a los padres de familia "estoy muy agradecido con todos los padres y madres, porque confían en nuestras manos, lo más valioso que tienen, sus hijos, sin duda, un tesoro de gran valor, mejor dicho, un tesoro invaluable.

Por ello, nuestro compromiso, es brindar una atención, es decir una enseñanza, trato y formación de calidad valorada, concientizada, profunda, sincera, respetuosa, en la que no solo encuentren el deporte o la enseñanza marcial que les proporcionamos, sino que encuentren ética, moral, valores, honor y justicia entre muchas otras cosas más.

Pero no todos los entrenadores, tristemente llegamos a tener la misma perspectiva en cuanto a esto, para muchos sus alumnos simplemente son clientes, y así, textual y literalmente me lo han llegado a decir, llegaron mis cliente, mi modus vivendi, pero afortunadamente, no todos los vemos de la misma manera, también he escuchado a muchos entrenadores, entre ellos los que formamos la organización Dragones Gálvez team y sus ramificaciones (algunas que han surgido de nuestras fuerzas básicas) mis alumnos son mi familia, son como mis hijos y como tal, buscamos no solo formar deportistas o artistas marciales, sino personas de bien, con valores y principios, con moral y ética.

He tenido la fortuna de haber sembrado una semilla en el corazón y la mente de muchos niños de ayer, hoy convertidos en hombre y mujeres de gran valía, con provecho en la vida, con sueños, planes, metas alcanzadas, es decir logros, con propósito o propósitos de vida y veo con gran alegría, que el esfuerzo que hacemos como entrenadores, se ve coronado con el éxito de nuestros alumnos y no solo el éxito deportivo, sino un éxito extendido en el resto de sus vidas, deportistas destacados y consumados sin lugar a dudas, pero veo en muchos de mis alumnos, convertirse en padres amorosos y responsables, trabajadores, serios y respetuosos, en personas de bien como dirían muchos, honestos y honorables, de integridad moral solvente.

Ahora me atrevo a preguntar de nuevo, ¿Cuál es el valor de un niño o niña? no valen por lo que tienen económicamente o lo que logran en el área de entrenamiento, no valen por sus habilidades, capacidades o posibilidades, valen más bien por lo que superan día a día, sus miedos y temores, sus frustraciones y sus fantasmas que traen arrastrando muchas veces desde casa, por la fuerza que logramos sacar de ellos pero no para el combate o para la ejecución de cualquier actividad en nuestro deporte o actividad que compartimos con ellos, sino por la fuerza de superarse y ser mejores cada día, por la formación de su personas superando todo obstáculo o barrera. Lo niños (as) de un valor incalculable.

Soy entrenador y soy padre de familia, por ello sé que mis hijas, son un tesoro de un valor incalculable.

ko-limalama@hotmail.com

FB: Dragones Gálvez Team


Más columnas


Raúl López Gómez

Los tiempos difíciles

Columna: Raúl López Gómez


Francisco Blanco Calderón

Oposición, sin proyecto ni rumbo

Columna: Francisco Blanco Calderón