martes, 12 de enero del 2021
Imagen del Golfo 
FacebookTwitterYoutubeMi Sitio
Imagen del Golfo
Imagen del Golfo
Imagen del Golfo
Por: Rafael Arias
Columna:

Decálogo de realismo, para empezar

2021-01-12 | 08:05 a.m.
Diario del IstmoDiario del Istmo

Antes que todo, es preciso asegurar y reconocer, que se enfrenta una nueva realidad, repleta de condiciones y situaciones diferentes. Se vive, un presente, que hace inocultables nuevos y viejos problemas; y también, contadas aptitudes y capacidades gubernamentales.

Es más, frente a esas  abundantes ineptitudes e incapacidades oficiales, también está presente la ausencia de participación ciudadana y social, generada y acentuada por desinterés, conformismo, manipulación o ignorancia.

Nueva anormalidad, caracterizada por muertes crecientes que la pandemia ocasiona; por inmolados y víctimas,  de la inseguridad y violencia en aumento; y por grandes grupos de población y mayorías, cada vez más afectadas por limitaciones y sacrificios.

Alarma y preocupa también, el desconocimiento e incapacidad, al aferrarse y sostener, limitadas y tradicionales formas de enfrentar esa novedosa problemática, cada vez más compleja y urgente de atender.

Ante lo actual y el futuro, en todas partes preocupa que, salvo excepciones, poco o nada nuevo,   se puede encontrar al accionar gubernamental; notoria su caducidad y alejamiento de la realidad.

Inútiles y costosos. Poco o nada sirven demasiados planes, programas y discursos gubernamentales diseñados y puestos en práctica, supuestamente para atender y enfrentar con efectividad, características y consecuencias de esa nueva anormalidad.

Para evitar simulación, improvisación y ocurrencias obligado preguntar y preguntarse:

¿Se sabe lo que se pretende atender y resolver? ¿Se cuenta con  información actualizada y diagnósticos pertinentes?

¿Se tienen identificados recursos públicos y atribuciones institucionales que se deben utilizar?  ¿Están claramente definidos, objetivos y metas, medios y formas?

MENTIRA Y ENGAÑO, SIMULACIÓN

Y ENTRETENIMIENTO.

La situación se complica, porque 2021 es año de elecciones y, como bien se sabe, estas se convierten en el principal objetivo a atender y ganar.

Se disputan 21, 883posiciones del poder público, estatales y federales.

Toda una oportunidad para ejercer sus derechos, a más de 94 millones de ciudadanos inscritos en su padrón electoral correspondiente, podrán acudir a más de 161, 000 casillas que serán instaladas para votar.

Además, según el Instituto Nacional Electoral  (INE), de las 500 diputaciones federales, en las elecciones estatales se elegirán 21,383 cargos: 15 gubernaturas, 30 congresos locales (1,063 diputados); y también, 1,926 ayuntamientos y juntas municipales,  en 30 entidades. Para esto se tiene previsto contratar más de 50,000 supervisores y capacitadores estatales.

El país está ya en el tobogán del lenguaje político-electoral. Como es costumbre, se intensifica el uso y abuso de expresiones; y se recurre a los juegos de palabras, que aseguran y prometen un verdadero cambio, que al final no coincide con los hechos.

Nada raro que se incrementen promesas y compromisos de un futuro mejor; o que se expresen propuestas y buenas intenciones.

Tiempo de señalamiento y exageración de errores y defectos en los adversarios o contrarios; y de ocultamiento, minimización o negación, de defectos y aberraciones propias y de compañeros o aliados.

Tiempo de los predominios de mentira y engaño, promovidos por fe y esperanza, y respaldados por buenos deseos y mejores intenciones.

Así, medios y ambientes se inundan de ideas y propuestas, de opiniones. Posesionados e ilusionados, decididos y ocupados, en alcanzar el cargo  gubernamental, aspirantes y candidatos,  representantes y militantes partidistas, se involucran por completo, en la competencia por ganar las elecciones correspondientes.

Mientras la vida, no se detiene. Persisten y exigen atención sus necesidades y problemas, retos y obstáculos.

Mientras, millones y millones seguimos atrapados en un tobogán económico y social, de caída y pérdida, que aún no termina y que ya ha causado enormes daños y retrocesos. Crecen pobreza, inseguridad, efectos pandémicos y problemas de salud, conflictos e inestabilidad social.

Lo importante, lo determinante sigue sin  atenderse, ni resolverse, en forma oportuna, apropiada y suficiente.

A pesar de las reiteradas y recurrentes,  advertencias y alertas de inestabilidad e incertidumbre crecientes, como consecuencia de las inocultables, recesión económica y crisis de las finanzas públicas.

Esfuerzos y excepciones aparte. Poco o nada se hace para cambiar en la práctica y en los hechos. Se siguen en el mismo rollo del desarrollo; y con la misma liturgia política de evasión y engaño.

HECHOS Y REALIDADES.

Urgen gobiernos de buenos resultados, capaces de entender y atender una situación de emergencia y crisis; obligados a lograr una pronta recuperación y atención de prioridades; y comprometidos siempre, en prever y asegurar mejores condiciones. Nada fácil encontrarlos, o formarlos; además de disposición y buena intención, es indispensable, asegurar responsabilidad, honestidad, capacidad y efectividad de los servidores públicos.

Sin duda se debe asegurar la buena y eficiente individualidad; y también, al mismo tiempo, asegurar legalidad e institucionalidad.

Imprescindible garantizar el Estado de Derecho y el funcionamiento efectivo de instituciones y dependencias oficiales, así como el buen uso de los recursos públicos; para evitar tanto ineficiencia y burocratización, como corrupción y delincuencia gubernamental.

UN DECÁLOGO DE PRIORIDADES... GUÍA PRELIMINAR

1.- Proteger y cuidar la vida y salud de las personas.

2.- Asegurar y garantizar libertades y derechos humanos y sociales.

3.- Fortalecer el Estado de Derecho. Valores y principios, ético y morales.

4.- Garantizar seguridad pública, procuración y administración de justicia.

5- Gobernar al gobierno, hacer efectiva y funcional la democracia, con más, mejor y permanente participación ciudadana y social.

6.- Activar, reactivar y fomentar la Economía. Estimular crecimiento y desarrollo. Crear, sostener y fortalecer fuentes de empleo. Promover competitividad y diversificación.

7.-Vigilar y evaluar siempre las finanzas públicas: Fortalecer, sus recursos y atribuciones institucionales y sociales. Aprobar, asignar y vigilar todo presupuesto gubernamental. Impedir deuda pública infundada.

8.-Mas, mejor y verdadera transparencia, acceso a la información, rendición de cuentas, fiscalización,  y participación y evaluación ciudadana y social.

9.-.Promovertodo el tiempo, educación responsable y solidaria; información y comunicación; innovación y creatividad científica, artística y cultural.

10.- Visión responsable e integral, del presente, del futuro inmediato y del largo plazo.

INVITACIÓN A LA LECTURA.

Publicado en septiembre de 2020, por El Orden Mundial.

El mundo no es cómo crees: Cómo nuestro mundo y nuestra vida están plagados de falsas creencias. Editorial Ariel. 2020

-Académico. IIESESUV

Twitter@RafaelAriasH

Facebook:VeracruzHoydeRafaelAriasH

Imagen del Golfo
  • Lo último
  • Lo más leído
Imagen del Golfo

NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México
Imagen del Golfo

Imagen del Golfo
NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México