Debilitado bastión yunista en la conurbación

Columna: EN LA MIRA



Luego de un largo proceso poselectoral el mapa político de la zona conurbada Veracruz, Boca del Río, Medellín de Bravo y Alvarado no fue el más halagüeño para el PAN y sus aliados.

De aquella conferencia de prensa que dieron los cuatro candidatos azules por esa zona metropolitana al inicio de mayo del 2021 cuando arrancaron las campañas para presidentes municipales solo uno tomó protesta.

Solamente Juan Manuel Unánue por Boca de Río pudo lograr su objetivo, pues sus entonces homólogos Gabriel Cárdenas de Medellín, Octavio Ruiz, de Alvarado y Miguel Ángel Yunes Márquez no pudieron alzar la mano el pasado 31 de diciembre.

Los "cuatro fantásticos" que lanzaron todo su optimismo y se veían como los superpoderosos que extenderían el bunker yunista de Boca y Veracruz, vieron frustrado su cometido y tres de ellos se frustran en su intento.

Y puede ser quien diga que el caso del puerto jarocho se coloca con "asterisco" ya que al comprobarse que el primogénito del ex gobernador hizo trampa con el tema de su residencia logró maniobrar dentro de su partido para colocar a su esposa Patricia Lobeira, quien después de una sinuosa batalla en tribunales se erigió como la alcaldesa.

De esa manera el PAN mantiene el control del puerto, pero sin dinero, sin vínculos con el gobierno federal y estatal, sin acceso a los principales programas federales, por lo que seguirá en penumbras y con el aumento de baches, calles a oscuras y seguramente el dominio del hampa en la ciudad.

Es un hecho que la nuera de Miguel Ángel Yunes Linares no podrá hacer mucho sin dinero, y con un ayuntamiento donde la nómina está destinada en gran medida a los compromisos de la familia en el poder.

Algo similar ocurrirá en Boca del Río donde Unanue Abascal no puede cortar el "cordón umbilical" con los Yunes y la primera muestra es que le impusieron a Abel Cuevas Melo, como tesorero, aunque su única ventaja es que el municipio a su cargo es el más urbanizado del estado y es más sencillo de "manejar".

Es decir trae ventaja, además de su experiencia y talacha política, pero está claro que la sombra de los Yunes le impedirá moverse como quisiera y muchos de sus proyectos y anhelos estarán encapsulados. Además de la tesorería, comunicación social y hay que sumarle las obra pública. Pues ésta ya está etiquetada, concesionada y dada.

En Medellín de Bravo la marca Morena está muy fuerte y por ese motivo el presidente municipal Marcos Isleño Andrade se afilió a esas siglas partidistas ya que su triunfo se debe en gran medida a ese fenómeno y será quien organice el "bastión guinda" en esta región.

Esto, aun cuando mucho también se debe a la campaña que trae desde hace casi una década.

Por su lado en Alvarado la alcaldesa LizzetteÁlvarez Vera sufrió pero al final tomó protesta pese a que el "fuego amigo" era muy fuerte ya que se asegura en el bajo mundo que el secretario de Educación, Zenyazen Escobar García buscaba sacar provecho de las circunstancias e imponer al síndico único Jaime Abel Tiburcio por ser de su equipo político.

Es decir, la alcaldesa a la cárcel y su muy cercano amigo al poder municipal.

Al final de cuentas la alcaldesa que llegó por la alianza Morena PVEM PT tiene a su favor que supo ganarle a Tavo Ruiz quien era el candidato del ex mandatario Miguel Ángel Yunes Linares y eso puede ser un plus para el futuro.

Al final el proyecto panista de quedarse con esta zona metropolitana se quedó a medias y ya veremos quien lo puede capitalizar más para el 2024.

MUY EN CORTO

ZENYAZEN Y SU CORAZÓN ALVARADEÑO

El secretario de Educación, Zenyazen Escobar orquestó senda campaña para destronar a la alcaldesa de Alvarado e impedir que tomara posesión.

La razón principal es que pretendía que al quitarla del camino su protegido e íntimo amigo, el síndico Abel Tiburcio, fuera la primera autoridad.

Las versiones indican que el funcionario estatal lo prometió al síndico, a quien impuso en la planilla de la aspirante verde como condición desde la alianza con Morena.

Zenyazen pudo haber prometido ascenderlo al poder para calmar los ánimos y reclamos de su cercano amigo debido a las broncas que le ha ocasionado sus parrandas y destrampes.

Uno de ellos lo puso en serio aprietos cuando al perder el control entre las bebidas espirituosas y sustancias tóxicas en una de esas parrandas no supo que hizo con su acompañante, que por días no apareció ni su memoria recordaba donde la había dejado o que había pasado con la persona tras la orgía.

Al grado que le salió caro el chistesito para calmar el escándalo e indemnizar a la compañera en turno, pero como dice el personaje jarocho "Nana Goya": Esa es otra historia. Y muy truculenta.


Más columnas




Raúl López Gómez