Cobertura Qatar 2022

De marchas y contramarchas



El pasado domingo trece de noviembre despertó la clase media mexicana y salió a las calles para manifestar su apoyo a la democracia y exigir que el INE siga siendo la institución encargada de organizar las elecciones y contar los votos.

El resultado, como seguramente ya lo saben ustedes, fue sorprendente. Miles de personas de todo México salieron a marchar convocadas mediante las redes sociales por otros mexicanos igualmente preocupados por la situación que vive el país.

Participaron entusiastas los ciudadanos que leen, que reflexionan, que pagan impuestos, que luchan por salir adelante a base de su propio trabajo y esfuerzo, aunque se les tache de aspiracionistas y conservadores.

Marcharon los mexicanos que no viven de la dádiva gubernamental, ni de que les tengan que ofrecer dinero, transporte, tortas y refrescos gratis para convencerlos de que asistieran a la manifestación.

Salieron familias completas a manifestarse por su propio gusto, pagando ellas mismas sus gastos.

Lo más interesante es que participaron niños, jóvenes y adultos porque consideraron que debía defenderse la democracia. Por cierto, hubo quienes llevaron hasta a sus mascotas a esa fiesta cívica.

La marcha transcurrió de manera alegre, pacífica, respetuosa y ordenada. No dejaron basura regada a su paso, ni hubo vandalismo como sucede con otro tipo de manifestaciones. Tampoco hubo riñas ni empujones. Todo sucedió en santa y paz.

Otro tema relevante: No hubo acarreados.  

Los partidos políticos se vieron rebasados y lucieron bastante chiquitos, ante una ciudadanía organizada, libre y actuante que convocada mediante las redes sociales salió a mostrar su rechazo a lo que pretende ser una contrareforma electoral, cuyo objetivo fundamental es controlar al INE, porque existe el temor fundado de que ante la falta de resultados, MORENA pierda las elecciones.

Si los partidos no cambian para mejorar y  ofrecen mejores candidatos, que realmente emocionen y representen a la ciudadanía, también serán rechazados en las urnas.

Como ya les van a recortar la prerrogativas, los partidos que propongan como candidatos a cartuchos quemados, socios, parientes, compadres, incompetentes o ladrones van a desaparecer, porque serán rechazados en las urnas y sus dirigentes tendrán que ponerse a trabajar para obtener el diario sustento. Ya no será como actualmente sucede que muchos de ellos viven graciosamente de nuestros impuestos, pero actúan de acuerdo con sus intereses personales, haciendo a un lado los de la comunidad.

Lo mismo sucederá con los legisladores que voten a favor de cualquier propuesta que atente contra la libertad y la democracia, porque no volverán a recibir el respaldo ciudadano en las urnas. Ese será su mayor castigo.

México es más grande que sus políticos. La ciudadanía unida ante causas comunes puede cambiar el rumbo del país, para bien de todos.

Eso preocupa  mucho a los políticos que están en el poder, acostumbrados a prometer mucho y a dar resultados escasos.

Quienes están en el poder pretenden contrarrestar las cosas y ya organizan una marcha multitudinaria para el 27 de noviembre en la Ciudad de México. Pretenden demostrar que el número de asistentes a su manifestación será mayor que el obtenido por la sociedad civil el domingo pasado. Para cumplir la meta empiezan a asignar cuotas a los encargados del acarreo masivo de las personas que por su escasa preparación y su triste situación económica, son fácilmente manipulados y ya se preparan para asistir al evento, bajo la amenaza de perder el empleo o dejar de recibir los apoyos gubernamentales que curiosamente se pagan con el dinero de nuestros impuestos.

Veremos si pueden lograr más los acarreos, las tortas y los refrescos que el amor por la patria expresados en la marcha del 13 de noviembre.

Aún siendo más numeroso el contingente de personas que vayan a la marcha del día 27, no es lo mismo acudir de manera voluntaria como sucedió el día 13, que ser obligadas a hacerlo ante el temor de perder el empleo y de dejar de recibir dinero regalado.  

No les parece a Ustedes?.

Muchas gracias y buen fin de semana.


Contenido Relacionado

Más columnas

franciscojavilacamberos

De marchas y contramarchas

Columna: De marchas y contramarchas


Enrique Haro Belchez

Pronostican norte violento para Veracruz y Boca del Río

Columna: Pronostican norte con rachas de hasta 90 km/h para Veracruz y Boca del Río


Raúl López Gómez