Sin registro de matrimonios por conveniencia económica en Acayucan

Las oficinas del registro civil de Acayucan y el de Oluta, que es a los que más recurren los centroamericanos que radican o están de paso por esta región, no ha tenido hasta el momento ninguna solicitud de matrimonio por parte de haitianos, informaron sus respectivos titulares, José Antonio Tamaña Martínez y Cindy García Rodríguez, respectivamente.

sin_registro_de_matrimonios_por_conveniencia_economica_en_acayucan



Esta situación hace suponer que la versión de que haitianos estarían buscando contraer matrimonio con mexicanas a cambio de un pago de hasta 30 mil pesos, para así obtener un estado que les permita eliminar el riesgo de ser detenidos o deportados; no se estaría presentando en esta zona, donde la presencia de esos extranjeros ha sido común.

La presencia de haitianos en esta región ha incrementado conforme grandes caravanas de ese país han decidido migrar hacia Estados Unidos y a su paso, son detenidos en el país y traídos a la estación migratoria de Acayucan, donde obtienen diversos permisos legales para permanecer en la República en tanto la Comisión mexicana de atención a refugiados (COMAR) logra darles el estatus de refugiado o que a través del Instituto Nacional de Migración (INM) se les otorgue un permiso migratorio para continuar su viaje.



La noticia a nivel nacional ha sido esta semana que los haitianos ofrecen hasta 30 mil pesos a mujeres mexicanas para contraer matrimonio y de esta manera, obtener la doble nacionalidad o detener el riesgo de ser detenidos y deportados a su país.


Sin embargo pareciera que esa oferta no ha surtido efectos en Acayucan y la región pues según las oficinas del registro civil antes mencionadas, no se han presentado solicitudes de matrimonio entre mexicanos y haitianos o entre los propios antillanos.



Este tipo de matrimonios por conveniencia económica, es un acuerdo entre ambas partes que es ilegal pero al ser un hecho oculto, no le permitiría a los oficiales del registro civil saber que se trate de un acuerdo de pago por contraer casamiento.