Logo Imagen del Golfo
    domingo, 30 de abril del 2017
Inicio Noticias Agencia Clasificados Sociales Deportes Columnas ImagenTV
    Coatzacoalcos-Zona Sur    |    Cd. de México    |   Córdoba-Orizaba-Centro    |    Internacional    |    Guerra contra el narco   |    Poza Rica-Zona Norte    |    Xalapa   |    Veracruz-Boca del Río
Clorados III, una tragedia que nadie puede olvidar; a un año de la segunda explosión
 
 
Hace un año, el 20 de abril, tres explosiones provocaron la muerte de 32 trabajadores y decenas de heridos, en ese complejo
Coatzacoalcos - 2017-04-20 11:57:12 - Imagen del Golfo / AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO
 
 
Archivo Imagen del Golfo/ Agencia Imagen del Golfo2017-04-20-12:01:47 Coatzacoalcos
Hace un año, el 20 de abril, tres explosiones provocaron la muerte de 32 trabajadores y decenas de heridos, en ese complejo

Las consecuencias a largo plazo por la nube tóxica generada por las explosiones tendrán repercusiones en la salud de la población.

El 20 de abril de 2016 el Complejo Petroquímico de Pajaritos registró tres explosiones que impactaron la salud, la vida y el ambiente de una amplia región del sur de Veracruz. De acuerdo con cifras oficiales, a causa de estas explosiones murieron 32 trabajadores. Sin embargo, las heridas en la piel, los ojos y los oídos de más de cien trabajadores que estaban en el área del Complejo en el momento de los estallidos deben ser tomados en cuenta al hacer un recuento de los daños. Además, es preciso considerar las consecuencias a largo plazo que la nube tóxica generada por las explosiones tendrán en la salud de la población.

Ante la falta de estudios confiables, Greenpeace llevó a cabo una serie de análisis científicos para determinar la presencia de sustancias tóxicas en el suelo y en las viviendas ubicadas en el perímetro donde se depositaron las cenizas arrojadas por las explosiones. Los resultados de estos análisis se presentan en este texto.

El lector podrá apreciar, después de leer las siguientes páginas, que las autoridades del Estado mexicano tienen una enorme responsabilidad de cara a las consecuencias que se derivan del estallido del Complejo Petroquímico.

Desde hace muchos años, sabemos que este emporio industrial maneja sustancias sumamente peligrosas. Por esa razón, era imperativo cumplir cuidadosamente con una serie de disposiciones normativas para proteger a los trabajadores y a la población que habita en las zonas próximas de los riesgos asociados a la presencia de esas sustancias. Desgraciadamente, el Estado mexicano toleró múltiples transgresiones a la normatividad. Más recientemente, la Reforma Energética permitió que empresas privadas se hicieran cargo de la gestión del Complejo Petroquímico y a partir de entonces proliferó la inseguridad. Con tal de abatir costos, se relajaron los dispositivos de seguridad. Con tal de sostener las exportaciones, se descuidó la protección de los trabajadores.

Hoy, a un año de los estallidos que dañaron el patrimonio productivo del país y que ocasionaron la muerte de múltiples personas, es preciso recapitular lo ocurrido. No puede permitirse que quede en la impunidad la falta de cumplimiento de las normas ambientales y de seguridad industrial que rigen en nuestro país. Más de 300 mil personas quedaron expuestas a una multiplicidad de sustancias tóxicas cuyo impacto en la salud serán terribles: en los próximos años el cáncer ocasionado por dioxinas y furanos afectarán a cientos de personas. Como sociedad, debemos estar atentos a que las empresas responsables de estos impactos (Mexichem y Pemex) asuman los costos que implicó su abandono de las normas de seguridad industrial. (Dr. Hipólito Rodríguez Herrero. Ciesas-Golfo)


CONTINGENCIAS

La empresa paraestatal Petróleos Mexicanos (PEMEX) desde hace 49 años controló el sistema petroquímico del país, el cual ha originado que en el área industrial Coatzacoalcos-Cosoleacaque–Minatitlán, ocurran permanentes contingencias químicas, la mayoría ha pasado al olvido oficial, pero la memoria social de la población y la evidencia del daño han permanecido.

Entre las más notorias contingencias ocurridas en la zona registramos: fugas de amoniaco, liberación de acronitrilo, la explosión en la Industria de Tetraetilo de Plomo, S.A. de C.V. (TEMSA), la explosión del Complejo Petroquímico Pajaritos en 1991 y la de la Planta Petroquímica Mexicana de Vinil S.A. de C.V. Mexichem- Pemex en 2016.

A pesar de la frecuencia y gravedad de estas contingencias, el sector industrial tanto gubernamental (PEMEX) como privado nunca ha evaluado la existencia de fuentes potenciales de Doxinas/ Furanos, ni ha establecido algún plan de remediación, ni se ha dado atención a la salud de la población tras una emergencia química, no obstante que, yanto dioxinas como furanos, son sustancias incluidas en el Convenio de Estocolmo por su alta peligrosidad.

Por su parte, las autoridades federales de salud y ambiente han sido igualmente omisas al respecto, a toda información generada en la región de Coatzacoalcos.

La explosión de la industria Petroquímica Mexicana del Vinil S.A. de C.V. Mexichem-Pemex, registró concentraciones de dioxinas y furanos.


Antecedentes

El Complejo Petroquímico de Pajaritos se localiza al Sur de Veracruz, a 7 kilómetros aproximadamente de la ciudad de Coatzacoalcos, sobre la margen izquierda de la Carretera a Villahermosa, Tabasco y en la margen oriental del Río Coatzacoalcos, ocupa una extensión de 69 ha. El complejo fue pionero en la industria petroquímica impulsada por Pemex, iniciando operaciones oficialmente el 18 de marzo de 1967, para aprovechar el etano asociado al gas natural de los pozos petroleros provenientes del Estado de Tabasco, y se especializó en la producción y distribución de productos petroquímicos derivados del etileno y el cloro, especialmente el cloruro de vinilo; teniendo integrado el complejo portuario más importante de México y uno de los mayores de América Latina.


AJUSTES

En su evolución de empresa nacional a una alianza estratégica con una empresa privada, el Complejo Petroquímico de Pajaritos ha pasado por diversas etapas. De tres plantas con las que inició operaciones en 1967, llegó a tener nueve plantas de productos intermedios y finales que se han ido cerrando por accidentes, o se han desmantelado por ser obsoletas o por falta de inversión y rentabilidad, quedando actualmente sólo tres plantas de proceso: la producción de etano en la Planta Criogénica, la Planta de Etileno y la Planta de Derivados Clorados III, que se amplió y modernizó para aumentar la producción del monómero cloruro de vinilo, componente principal para la producción del plástico PVC .


La evolución

a) 1967. Se inició la primera etapa y comprendió la construcción de cinco plantas de proceso: Etileno I, Dicloroetano I, Cloruro de Vinilo I, Cloruro de Etilo y Acetaldeiído.

b) 1972. La segunda etapa se inicia con la construcción de seis plantas de proceso y sus servicios de apoyo: Criogénica, Etileno II, Óxido de Etileno, Dicloroetano II, Oxicloración I, Cloruro de Vinilo II.

c) 1982. Comenzó la tercera etapa con la apertura de tres plantas de Derivados Clorados y en 1987 iniciaron operaciones las plantas de percloroetileno y tetracloruro de carbono
d) 1991. El 11 de marzo del 1991, explotó un tren de líneas en la planta de cloruro de vinilo II que ocasionó un incendio que le costó la vida a 4 trabajadores y dejó a 300 lesionados, según datos oficiales de Pemex.

e) 2001. La cuarta etapa del Complejo comprende la modernización y ampliación de la Unidad Clorados III productora de cloruro de vinilo, que concluye en marzo de 2005. En 2004 se desmantelaron diversas unidades de las Plantas de Cloruro de Etilo I, Cloruro de Vinilo y Oxicloración I por la obsolescencia y baja rentabilidad.

f) 2013. La quinta etapa comprende la fase previa a la reforma energética, Pemex pacto una alianza estratégica con la firma privada Mexichem, creación la compañía Petroquímica Mexicana de Vinilo, asumiendo Mexichem la operación de la planta de cloruro de vinilo del Complejo Pajaritos, conocida como clorados III.

g) 2016. Explosión de la Planta Petroquímica Mexicana de Vinil S.A. de C.V., Mexichem-Pemex.


PRODUCCIÓN

De 1993 a 1995, la producción del Complejo Petroquímico Pajaritos fue alta; con valores mínimos de producción en 2004 y 2013. (Memoria de labores. Pemex 1988-2013). Los registros de producción del Complejo Pajaritos abarcan hasta septiembre de 2013, con base a que las plantas de etileno y cloruro de vinilo (Clorados III) hasta esa fecha pertenecieron a Pemex. La producción registrada por Pemex para el Complejo Pajaritos comprende dicloroetano, cloruro de vinilo, etano, ácido clorhídrico y otros. La producción de Petroquímica Mexicana de Vinil S.A. de C.V. Mexichem-Pemex durante los años de 2014 y 2015, fue de 107 mil y 177 mil toneladas de cloruro de vinilo, respectivamente.


LA RUTA HACIA EL DESASTRE EN EL COMPLEJO PETROQUÍMICO DE PAJARITOS

El diagrama de la Planta Petroquímica Mexicana del Vinil S.A. de C.V. operada por Mexichem, en asociación con Pemex, se muestra en la Fig. 6. Las áreas fuera de operación comprenden: Clorados II, Servicios auxiliares 1 y 2, MTBE, Acetaldehido y recientemente Óxido de Etileno. El área en color negro incluye el área conocida como Área de limpieza con agua a presión de cambiadores, “reboilers“ e intercambiadores de calor.

Con referencia a la operación de la planta, la materia prima para la producción de la cadena del monómero de cloruro de vinilo, se introduce por medio del Reactor MR- 601, el cual se alimenta de las corrientes de cloro-etileno, para la producción de dicloroetano (DCA), y por otra parte del Reactor MR-102 C, el cual se alimenta de las corrientes cloro-etileno-oxígeno. Este reactor también produce dicloroetano de alta pureza, el cual una vez que hace su recorrido por las torres de purificación AS-301 A B y C, pasa a los hornos de Cracke de la molécula de dicloroetano, el cual al romperse, se convierte en monómero de cloruro de vinilo, que resulta el producto final, que se almacena en el Área de Almacenamiento intermedio.

En las Unidades de Oxicloración y Catoxid se utiliza oxígeno de alta pureza en la reacción, para complementar y/o remplazar el suministro normal de aire. En adición, al DCA que se produce en la Unidad de Oxicloración, la Planta MVC III opera con el DCA producido por cloración directa de cloro y etileno en una nueva Unidad de Cloración Directa a Alta Temperatura (CDAT), en reemplazo de la Unidad de Cloración Directa de Baja Temperatura existente. La ruta hacia el desastre se dio por una fuga en el domo o parte superior del Horno HF-401 C. Entre los productos que se fugaron están DCA, MVC y HCl.


NUBE TÓXICA

La explosión en la Planta Petroquímica Mexicana de Vinil S.A. de C.V., el 20 de abril de 2016, estuvo conformada por tres estallidos iniciados a las 15:15 pm; que generaron una onda expansiva de 19 kilómetros, que hizo que se fracturan cristales en tiendas y restaurantes en centros comerciales del casco urbano de Coatzacoalcos, acompañada de una densa nube de humo negro que provenía de las instalaciones del Complejo Petroquímico Pajaritos. Adicionalmente se registró la caída de cenizas en el primer cuadro de la ciudad de Coatzacoalcos, y en la Congregación de Allende, Paso Desnivel,y Mundo Nuevo y los municipios aledaños (Nanchital de Lázaro Cárdenas e Ixhuatlán del Sureste).

La población potencialmente expuesta a la generación de compuestos tóxicos incluye a la comunidad de Paso a Desnivel (268 personas) del municipio de Coatzacoalcos, así como el casco urbano de la ciudad de Coatzacoalcos con 267 mil 212 habitantes y Villa Allende, así como la población que habita en Mundo Nuevo (9 mil 021) en el mismo municipio; Nanchital de Lázaro Cárdenas, con 27 mil 218 habitantes e Ixhuatlán del Sureste, con 13 mil 294 habitantes que hacen un total de 317 mil 013 habitantes. Comprendiendo adicionalmente la zona de ganadería extensiva y avícola comercial de pollos de engorda, con capacidad de 12 mil 500 por caseta y la Zona Industrial del Complejo Petroquímico Morelos, Cangrejera e Industrial de Braskem-IDESA.


ACCIONES AMBIENTALISTAS

n Miembros de Greenpeace el 23 de abril de 2016, realizaron una toma de muestras químicas y biológicas que comprendió la zona fluvial del río Coatzacoalcos, el arroyo Teapa y desembocadura del río Coatzacoalcos; mientras que el 24 de abril se muestrearon los drenajes del Complejo Petroquímico de Pajaritos y se tomaron muestras de suelo superficiales en Mundo Nuevo, Nanchital de Lázaro Cárdenas e Ixhuatán del Sureste. El análisis químico de las muestras de agua obtenidas fue procesado en el laboratorio de Greenpeace en la Universidad de Exeter, Inglaterra.

n El 21 de abril de 2016, se colectaron cenizas en la casa habitación de la ciudad de Coatzacoalcos localizada en 18°09´8.58´´ N y 94°24´55.36´´ W; mientras que el 24 de abril, miembros de Greenpeace las colectaron sobre el techo de una casa localizada en la Congregación de Paso a Desnivel. Esta ceniza cayó de la atmósfera en toda la zona urbana y municipios de la región y tenía su origen en la explosión efectuada en el Complejo Petroquímico de Pajaritos; llegándose a registrar fragmentos de cenizas hasta en la primera lluvia que se observó en la región (3 de mayo).

n Las dioxinas y furanos (PCDD/PCDF) en las muestras de suelo y de ceniza se cuantificaron en un laboratorio independiente acreditado por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (US EPA1613). El análisis se realizó mediante extracción por disolventes, seguido por cromatografía de gases/masas de alta resolución MCG utilizando el instrumento modelo Micromass Autospec. Las muestras fueron analizadas por 17 objetivos de dioxinas/furanos, para permitir el cálculo de los valores de I-TEQ con fines comparativos.


DE VOZ DE LOS AFECTADOS

Algunos de los testimonios de trabajadores que estuvieron presentes durante la explosión:
n Terminamos de comer y regresamos a trabajar; preguntamos si podríamos seguir soldando a pesar de que se sentía el olor a etano y cloro; […] el supervisor de PMV (Petroquímica Mexicana de Vinilo) afirmó que no había problemas, y diez minutos después vimos cómo en unos 60 segundos todo explotó y los cuerpos volaron, narró Jesús Gutiérrez Cuevas, trabajador de la compañía contratista ICA Flúor, que estaba en la planta de Clorados III al momento del estallido.

Recordó que eso fue después de las dos de la tarde del miércoles. Desde las nueve de la mañana se produjo la primera fuga de cloro, lo que obligó a los funcionarios a evacuar durante dos horas al personal a cargo de las reparaciones. A las 11 de la mañana regresamos a trabajar de manera normal, pero a las 14 horas nuevamente se sintió el olor a cloro y nos mandaron a comer mientras lo controlaban.


Cuando regresamos, preguntamos sí podíamos seguir soldando, el supervisor nos dijo que sí; diez minutos después sobrevino el estallido y el reguero de cadáveres y cuerpos heridos.

Otros empleados de ICA Flúor y de Pemex que estaban en la planta de Clorados III, aseguraron que la desgracia se produjo, debido a que el personal de Petroquímica Mexicana de Vinil, no cumplió con el protocolo de seguridad para realizar los trabajos de soldadura después de las dos fugas de cloro y etano. Los directivos no ordenaron realizar las pruebas de explosividad, pues por encima de la seguridad del personal, se ha privilegiado el aumento de producción de vinilo, para cubrir con la demanda de este insumo en el mercado latinoamericano, dijeron.

Un empleado de Pemex que trabaja bajo la directriz de Mexichem señaló, […], que el personal que tiene experiencia en esa área de Pemex no está realizando labores (de reparación y mantenimiento); todo lo hacen obreros que subcontratan de las compañías, anotando que pasando la puerta del complejo; es mano de obra barata necesitada de trabajo. ( Chiñas y Aguirre 2016)

n Otro trabajador narró que en el momento de las explosiones había alrededor de 300 trabajadores en el complejo Petroquímico y que logró salvar la vida porque fue a una oficina localizada a unos 10 metros, para saber qué ocurría. Eran aproximadamente las 15:00 horas. Estaba en la parte de atrás cuando se vino la primera explosión, vio cómo los vidrios se colapsaban, los fierros cómo se doblaban porque es un material viejísimo.

Con la segunda explosión vio cómo volaban los cuerpos desde los andamios, recordó José Antonio Galicia, un empleado de una firma contratista del complejo quien estaba a unos metros al momento de la deflagración, denunció que la planta “avisó” que venía registrando fugas.

En semanas anteriores ha habido fugas y la de ayer fue la más fuerte”, […] y denunció de paso que trabajan en “condiciones básicas” de seguridad pues las mascarillas que les dan para protegerse de los tóxicos los ayudan a escapar “pero en caso de que nos quedemos atrapados no nos sirven” acusó ( Proceso, 2016).

Yo estaba trabajando en lo alto, soy soldador de la empresa Motrek S.A. de C.V. y estábamos trabajando una cuadrilla como de 10 compañeros, bajo la supervisión del Ingeniero Adame, cuando se empezó a sentirse un fuerte olor a gas, pero como era común ahí en esa área, no hicimos mucho caso, cuando vino la primera explosión y todos quisimos bajar corriendo por las rejillas, pero vino la segunda explosión y ahí caímos varios de nosotros.

Juan dice que él perdió el conocimiento y cuando despertó estaba en el Hospital del Seguro Social en Coatzacoalcos y al día siguiente, lo trasladaron al Hospital de Alta Especialidad del IMSS en el Puerto de Veracruz, en donde permaneció por espacio de 29 días, y donde los doctores le dijeron a su familia que tenía pocas posibilidades de sobrevivir, debido a las quemaduras de segundo y tercer grado y además podía perder la vista, pues el ácido le quemó la pupila del ojo izquierdo.( Olarte, 2016)


SÍ HAY DAÑO

La información recabada muestra la presencia de concentraciones elevadas de policloro-dibenzo-p-dioxinas; sin embargo, las autoridades responsables de vigilar el medio ambiente del Estado mexicano, niegan su existencia y los impactos adversos al ambiente y a la salud de los pobladores de la región.

La culminación de la reforma energética del Estado mexicano en el Complejo Petroquímico de Pajaritos, hace que se herede un gran pasivo ambiental, con base a que las causas que originaron la explosión, se encuentran en la falta de mantenimiento e implementación de medidas de seguridad en la planta de cloruro de vinilo, manejada por Mexichem-Pemex.

El impacto directo de la explosión de la planta de cloruro de vinilo, ocasionó la muerte de 32 trabajadores, sin considerar los lesionados permanentes (en ojos, oídos y miembros por quemaduras); y los pasivos ambientales y a la salud en el mediano y largo plazo de 317 013 habitantes de la región que estuvieron expuestos a las cenizas precipitadas producto de la explosión, las cuales se demostró que tenían un alto contenido de dioxinas/furanos policlorados.

Después de cada contingencia química en el corredor industrial de Coatzacoalcos, hemos señalado al Estado mexicano: ¿qué otros datos tendremos que aportar, para que emprendan acciones de regulación adecuadas y reales contra la contaminación en la región de Coatzacoalcos? ¿Cómo incluir estas acciones en la Reformas Energéticas, que han comenzado a ponerse en práctica y que se pregonan ampliamente?

¿Hoy el Estado mexicano, debe establecer políticas ambientales adecuadas, para disminuir la contaminación en la región de Coatzacoalcos, como una medida de sobrevivencia de la población humana?

 

CLORADOS
CLORADOS III
CLORADOS
CLORADOS III
CLORADOS
CLORADOS III
notexteo
  • Facebook
Deja tu comentario
 
 
terraza
Costa Sol
Rancho Tlacuilolan
anunciate