lunes, 23 de septiembre del 2019
 
Mundo
El presidente palestino ordena la suspensión de los acuerdos con Israel
Irak | 2019-07-26 | Staff Imagen del Golfo
/

El presidente palestino, Abu Mazen, ha creado una comisión para aplicar la decisión de dejar de implementar los acuerdos firmados con Israel. La medida -que podría afectar la cooperación en materia de seguridad entre la Autoridad Nacional Palestina (ANP) y los organismos de seguridad israelíes- fue tomada en la reunión del Consejo Central de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) convocada anoche a raíz de la demolición israelí de una decena de edificios, en su gran mayoría en construcción, en la zona de Sur Baher situada entre Jerusalén Este y Cisjordania, a principios de semana.


Hay mucha cautela respecto a si finalmente cumple dicha medida y en ese caso qué efectos tendría. Entre otros motivos, porque no es la primera vez en los últimos años que el veterano 'rais' anuncia la suspensión de los acuerdos que engloban un amplio abanico de aspectos económicos que rigen la ANP creada a raíz del proceso de Oslo en 1993. A finales del 2018, Abu Mazen anunció la decisión del cese de la cooperación en materia de seguridad y economía(protocolos de París) y del reconocimiento de Israel "hasta que reconozca el Estado de Palestina".

El presidente palestino y líder de la OLP alega su decisión "a la insistencia de la autoridad de la ocupación en la denegación de todos los acuerdos firmados y sus obligaciones". "No sucumbiremos a los dictados y la imposición de un hecho consumado en el terreno con fuerza bruta específicamente en Jerusalén. Todo lo que el Estado de ocupación está haciendo es ilegal y nulo", ha afirmado en el discurso en Ramala, citado por la agencia oficial palestina WAFA y en el que envió mensajes a Israel, Estados Unidos y el grupo islamista Hamas.

Según una fuente del liderazgo palestino consultada por la emisora israelí KAN, Abu Mazen ya ha ordenado a los jefes de los organismos de seguridad "reducir al mínimo necesario" la cooperación con Israel. A primera hora de la tarde, las autoridades israelíes no tenían constancia al respecto. Esta cooperación es muy criticada por Hamas y otras facciones palestinas mientras que para Abu Mazen solía ser una "línea roja". Para los responsables de seguridad en Israel, "la coordinación de seguridad beneficia a ambas partes porque evita atentados contra israelíes y frustra los intentos de Hamas de tener una infraestructura en Cisjordania y tomar el control de la ANP".

La demolición de decenas de viviendas, en su mayoría deshabitadas, y la evacuación de 17 palestinos el pasado lunes provocó la condena palestina, árabe, europea y de la ONU. Israel sostiene que actuó por motivos de seguridad cumpliendo la sentencia del Tribunal Supremo que dictaminó el derribo de las construcciones sin permiso legal israelí al estar muy cerca de la valla de seguridad en la aldea de Wadi Humus. Los palestinos alega que tenian permisos de la ANP. Mientras Israel lo considera "una acción de seguridad de acuerdo a la ley", Abu Mazen lo define como "limpieza étnica y crimen contra la humanidad".

Pero el malestar palestino va más allá de Wadi Humus. Desde hace meses, se niega a recibir el dinero de sus impuestos que Israel recauda mensualmente en su nombre de acuerdo a los tratados. La razón es que en el marco de una nueva ley antiterrorista, Israel no incluyó en la transferencia el dinero que la ANP destina a los presos palestinos en las cárceles israelíes y sus familias.

Mientras Israel lo ve como "un incentivo económico del liderazgo palestino para cometer más atentados terroristas", la ANP replica que se trata de dinero palestino y que su deber es ayudar a esas familias y a los presos. El contencioso ha provocado una importante crisis económica en la ANP que ha sido aliviada parcialmente gracias a la ayuda de Catar.

Proceso de paz estancado desde 2014

Israelíes y palestinos llevan cinco años y tres meses sin entablar negociaciones de paz. Abu Mazen y el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, se encuentran más alejados que nunca. En especial tras las medidas del presidente estadounidense Donald Trump como el traslado de su embajada a Jerusalén y el reconocimiento de esta ciudad como capital de Israel. Abu Mazen aspira declarar la parte oriental de Jerusalén, ocupada por Israel en la guerra del 67, como capital de su futuro Estado.

Con los puentes rotos entre la Casa Blanca y la Mukata, Abu Mazen rechaza rotundamente el plan de paz que Trump espera anunciar en los próximos meses, que es llamado "Acuerdo del Siglo", y acusa a EEUU de "cubrir las violaciones israelíes contra nuestro pueblo".

Hace un mes, la fase económica de la 'Pax Americana' fue presentada en Bahrein con la promesa de una inversión internacional de 28.000 millones de dólares para Gaza y Cisjordania. Abu Mazen rechazó participar en la cumbre y definió el pan económico como "soborno".

"Nuestras manos han estado y siguen estando extendidas para una paz justa, exhaustiva y duradera, pero eso no significa que aceptemos el 'statu quo' o nos rindamos ante las medidas de la ocupación. No aceptaremos el Ácuerdo del Siglo o la bofetada del Siglo. Palestina y Jerusalén no están en venta ni en negociación", declaró anoche aclarando que no son un "inmueble".

Hamas, el gran rival interno de Al Fatah, celebra la decisión de Abu Mazen de suspender los acuerdos pero exige que "sus palabras se conviertan en hechos". Para el movimiento islamista que controla la Franja de Gaza desde el 2007, el 'rais' debe poner fin a la cooperación de seguridad con Israel y reanudar el camino hacia la reconciliación palestina. Abu Mazen señaló que su mano "está extendida". "Ha llegado el momento de ponerse más serio para conseguirlo", añadió citando el pacto logrado en El Cairo en el 2017 como base de la unidad ante Israel.

 

  • Lo último
  • Lo más leído


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México