Logo Imagen del Golfo
    miércoles, 23 de agosto del 2017
Inicio Noticias Agencia Clasificados Sociales Deportes Columnas ImagenTV
    Coatzacoalcos-Zona Sur     |     Cd. de México     |    Córdoba-Orizaba-Centro     |     Internacional     |     Guerra contra el narco    |     Poza Rica-Zona Norte    |    Xalapa    |     Veracruz-Boca del Río
Envenenan al municipio de Medellín
 
 
Trescientas ochenta toneladas de basura se vierten a diario en la comunidad de El Guayabo, municipio de Medellín, en un gigantesco tiradero a cielo abierto
Medellín - 2017-06-19 08:50:10 - Vanesa Romero / AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO
 
Trescientas ochenta toneladas de basura se vierten a diario en la comunidad de El Guayabo, municipio de Medellín, en un gigantesco tiradero a cielo abierto.

Procesadora de Residuos Veracruzanos, administrada por los hermanos Julio, Juan Carlos y Alejandro Marquínez Fernández, es la encargada de esta maniobra, escondida tras el permiso de relleno sanitario.

Cada mes cobran al municipio de Boca del Río por la disposición final de la basura, y recientemente la comuna de Medellín les entregó un terreno de uso común de Residencial Las Palmas como pago de un adeudo de 14 millones de pesos por un servicio que no cumplen.

Enormes lagunas de lixiviados se forman en este terreno que opera desde el 2010 y cuyo proyecto original incluía una recicladora, un relleno sanitario seco y hasta una reserva animal.

“El 90 por ciento de los residuos se iban a reciclar en unas bandas transportadoras en donde personal iba a proceder a separar todo lo que fuera reciclable como cartón, cristal y plástico, el resto que quedaba se iba a meter a una compactadora que iba a crear unos dados que se iban a plastificar en una especie de sellado y se iban a enterrar”, recordó Gaspar Monteagudo Hernández, coordinador general del grupo ambientalista BocaAlverme.

Destacó que este proyecto era pionero en América Latina por la forma en la que se iba a aprovechar la basura y su destino final, además de proteger la vida de especies de la zona.

Pero no funcionó como se presentó a los medios de comunicación en las maquetas, ya que no tenían la capacidad de separar y luego compactar lo que quedaba, además de que las pacas no se lograban hacer.


Intoxica el agua

Los vecinos se quejaron al principio de los escurrimientos y hasta del daño que provocaban en los caminos el paso de los camiones, así que ante la presión los empresarios tuvieron que cambiar el permiso de relleno sanitario seco a sanitario húmedo.

“Es un gran problema, alrededor de ahí existen 25 granjas de pollos, de cerdo, de bovino que se están contaminando, aparte los mantos freáticos y además que todo eso se va a los cultivos de la región como piña, tomate y caña.

“Pero lo más grave es el agua, todos esos lixiviados a través de los escurrimientos y riachuelos están llegando al río Jamapa que es de donde surten de agua potable a la conurbación.

“De por sí viene llena de descargas de los municipios de la zona del Pico de Orizaba, aquí solo se le pone un poco de cloro y se envía a las casas para bañarse y tomarla”, indicó Monteagudo Hernández.

Consideró que los municipios que pagan por hacer uso del supuesto relleno deben llamar a cuentas a Procesadora de Residuos Veracruzanos.

“Es de los municipios la responsabilidad de limpia, recolección, traslado, tratamiento y disposición final de residuos, por lo que son los que deben estar al tanto, y si no se está haciendo bien las cosas la empresa debe asumir su responsabilidad y si no lo hace hay que revocarle la concesión”, añadió el ambientalista.

Dada la gravedad de la situación pidió la intervención del gobierno estatal y federal en aras del beneficio ciudadano, como ocurre en los casos de otros servicios como Tránsito y Policía.


Autoridades documentan daño

Actualmente los camiones recolectores de desechos llegan de ambos municipios y son vaciados ahí sin ningún tipo de tratamiento, como consta en el peritaje realizado por el ingeniero ambiental Julio César Gabriel Sánchez.

Tras visitar el lugar el especialista concluyó que este no es un relleno sanitario y que está provocando grave daño ambiental.

En la inspección que realizó halló bolsas con desechos biológico infecciosos: batas desechables, guantes, jeringas, vendas y gasas con sangre, así como recipientes para soluciones de diálisis peritoneal.

El personal de la empresa se encontraba trabajando sin equipo de protección, había pepenadores y un ingreso sin control al lugar.

El sitio no cuenta con caseta de registro y barda perimetral, no funciona la báscula, no se observa recuperación de lixiviados, no cuenta con tubos de biogás ni área de amortiguamiento, reportó Sánchez.

Otra observación que realizó el perito fue que justo en el momento de la inspección la lixiviación estaba siendo extraída con motobomba.

La geomembrana, que es una de las características de un relleno sanitario como lo marca la NOM-83-SEMARNAT-2003, está incompleta.

En el documento realizado para la Dirección de los Servicios Periciales de la Fiscalía General del estado a finales del 2016 se constató que personal de la empresa vierte lixiviados al exterior de la celda con motobomba.

“El ‘relleno sanitario’ (tiradero a cielo abierto) no cumple con la Norma Oficial Mexicana NOM 083 SEMARNAT 2003, la cual menciona especificaciones de protección ambiental para la selección del sitio, diseño, construcción, operación, monitoreo, clausura y obras complementarias de un sitio de disposición final de residuos sólidos urbanos y de manejo especial”, menciona el documento.

Sánchez señaló que al realizar la inspección los residuos sólidos urbanos y de manejo especial estaban dispersos en el terreno, lo cual provoca impactos ambientales negativos como contaminación del suelo y del agua.

Reportó daños a la vegetación y flora por el exceso de presencia de residuos sólidos urbanos y de manejo especial.

“No existe un control en el almacenamiento, transporte o la aplicación para minimizar el impacto ambiental, generando emisiones de gases contaminantes hacia la atmósfera”, dijo el perito.

Alertó que uno de los problemas asociados a la presencia de tiraderos a cielos abierto es que ante la falta de control del ingreso de los residuos sólidos urbanos y de manejo especial, en la mayoría de los casos, se convierten en sitios claves para el depósito ilegal de residuos peligrosos, lo que provoca que en estos lugares se agrave aún más los efectos de la contaminación ambiental y sus efectos sanitarios.

“La acumulación de residuos sólidos a cielo abierto origina graves problemas a la atmósfera como son olores desagradables y esto genera problemas a la salud de la población circundante mediante los siguientes mecanismos: incendios y/o quema de residuos sólidos, la emisión y combustión de biogás, suspensión de microorganismos, polvos y partículas en el viento.

“Con relación a los efectos causados a la atmósfera se tiene que los principales componentes del biogás tales como el metano, bióxido de carbono, ácido sulfhídrico, que contribuyen a la generación de problemas como deterioro de la capa de ozono, efecto de invernadero (que consiste en el incremente de la temperatura de la tierra), lluvia ácida, así como molestia por los olores causados por la descomposición biológica de la parte orgánica de los residuos sólidos”, dijo el ingeniero ambiental.

Otro problema grave que señala es la producción de lagunas de lixiviados, las cuales pueden contener metales pesados, plaguicidas, detergentes y plastificados, cuyas concentraciones dependen de la distancia recorrida, temperatura, acidez, precipitación pluvial y tipo de suelo.

“Estas sustancias pueden producir efectos adversos en flora y fauna silvestre que van desde la bioacumulación de algunas de ellas, hasta la muerte por intoxicación aguda en numerosas especies”.

Así por ejemplo, especifica, la presencia de arsénico en los lixiviados puede causar la muerte de varias especies de peces y una disminución en la reproducción y el crecimiento del plancton en los ecosistemas acuáticos alcanzados.

Otro tipo de afectación es el provocado por las sustancias sintéticas como son plaguicidas halogenados y los plastificantes que son potencialmente peligrosos para los seres vivos silvestre, ya que a través de la cadena alimenticia sufren efectos a largo plazo como trastornos en la reproducción, desarrollo, inhibición de tasas de crecimiento y pérdida de coordinación, entre otros.


Buscar soluciones

“Los ayuntamientos tienen una responsabilidad respecto a esta situación, deben revisar los permisos y las certificaciones que tenga la empresa que está operando el supuesto relleno sanitario”, insistió María del Rocío Pérez Pérez, presidenta de la Comisión del Medio Ambiente, Recursos Naturales y Cambio Climático del Congreso Local.

“Los gobiernos municipales no tienen visión, ni tienen voluntad política y cuando ya existe el daño este es prácticamente irreversible”, añadió.

Dijo que los ayuntamientos deben de estar al tanto de que se cumpla el servicio por el cual están pagando por tonelada que financian a través de su programa anual de Limpia Pública.

A estas instituciones deben sumarse a la acción de supervisión y exigencia otras como la Procuraduría Estatal del Medio Ambiente (PMA), la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) y la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) dada la magnitud de lo que está ocurriendo explicó.

La legisladora además advirtió de los riesgos para la población por los lixiviados que están llenos de químicos y que en época de lluvias se diseminan por los cuerpos de agua cercanos.

La situación de los rellenos sanitarios en el estado ya rebasó a las autoridades ya que el daño es visible para ciudadanos y autoridades, pero no se levanta la voz.

Hizo hincapié que es la empresa la que debe hacerse cargo de la afectación y responder a los ciudadanos.

Anunció que se realizará la revisión de la concesión a la operadora, ya que no se notificó al Congreso Local el cambio de permiso de relleno sanitario seco a relleno sanitario húmedo que realizaron tres años después de iniciar actividades.

La mejor solución para esta problemática sería la instalación de rellenos sanitarios regionales, la industrialización de la basura a través de empresas profesionales del sector que permitieran un manejo eficiente, que el impacto ambiental fuera el menor y un menor desembolso de recursos municipales, propuso.

 

Derechos Reservados©IMAGEN DEL GOLFO MULTIMEDIOS, S.A. DE C.V.
Blvd Ruiz Cortinez 1917
Col.Jardínes del Virginia; C.P. 94294
Boca del Río, Veracruz
Año 2015
notexteo
  • Facebook
Deja tu comentario
 
 
Depreda Veracruz sus bosques, advierte la UV
Aboga DVCH por gasoducto en Xalapa