sábado, 20 de octubre del 2018
 
Xalapa
Veracruz excluye a indígenas; niños y mujeres, vulnerables
Xalapa | 2018-08-09 | Leticia Cruz/ Nora Gabriela Lira
/ INDÍGENAS- IMAGEN DEL GOLFO

Veracruz es de los estados con más población indígena en el país, sin embargo, en México persiste el racismo y la discriminación, expresaron académicos de la Universidad Veracruzana. La población indígena infantil tiene condición de vulnerabilidad por doble vía, es decir, son niños en pobreza y son indígenas.


Este 9 de agosto se conmemora el Día Internacional de los Pueblos Indígenas.

En México hay racismo aunque se diga lo contrario, y Veracruz, pese a encontrarse entre las tres entidades con mayor población indígena en el país –tan sólo después de Oaxaca y Chiapas-, la marginación hacia ese sector es lo imperante,  y mientras ello sea así, el progreso será ficticio, “y seguirá el yugo de la conquista española”, ha referido el académico e investigador de la Universidad Veracruzana, Pedro Jiménez Lara. Lo mismo es advertido por Guillermo Bonfil Batalla en su libro “México Profundo”.

Pedro Jiménez Lara ha advertido que “el racismo que hay aquí es del peor, porque hay racismo con la gente de nuestro propio país, contra nuestra propia raza”.

El racismo es hacia las lenguas indígenas, la vestimenta, el color de la piel, todo lo que represente distancia a “lo europeo”, pues prevalece el yugo de la conquista. El racismo es pues, hacia los pueblos originarios, el origen de los mexicanos, ya que en el país somos mestizos, mezcla de los pueblos originarios con los conquistadores, refirió.

No hay peor racismo que aquel hacia la propia raza, hacia el origen, ha enfatizado el académico.

Ese racismo es ejercido por sociedad y autoridades, por lo que los pueblos indígenas viven, en su gran mayoría, en condiciones de pobreza y pobreza extrema.

 

POBREZA Y MARGINACIÓN

 

De acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), en el estado de Veracruz la pobreza se ha incrementado. Las estadísticas ubican al estado como el cuarto con mayor pobreza en el país, sólo después de Chiapas, Oaxaca y Guerrero.

La pobreza afecta severamente a la población indígena, que habita en zonas rurales y marginadas.

Coneval revela que aproximadamente 72 por ciento de la población indígena en el país, vive en condiciones de pobreza y pobreza extrema, ni siquiera tienen la posibilidad económica de adquirir los productos de la canasta básica.

Veracruz es el tercer estado con mayor población indígena del país. En la entidad se encunan lugares como Tehuipango, en la Sierra de Zongolica, considerado uno de los municipios más pobres.

 

NIÑOS INDÍGENAS: EN DISCRIMINACIÓN Y POBREZA

 

Al respecto, el académico de la Universidad Veracruzana, Arturo Narváez, refirió que de acuerdo con el Sistema de Protección Integral de Niñas,  Niños y Adolescentes (Sipinna), en el caso del estado de Veracruz hay un gran desafío, “porque estamos hablando de que al menos el 32 por ciento de la población son menores de edad, y la mayoría de ellos en pobreza...lo cual en muchos casos habla de temas como carencia de una vivienda digna, a una adecuada alimentación, a la educación... A ello se suma que cada municipio tiene problemáticas diferentes en cuanto a las infancias, por ejemplo los municipios rurales con población indígena”.

Los niños indígenas tienen situación de vulnerabilidad potenciada: son niños, son pobres, son indígenas, es decir, no sólo viven en la marginación sino que son discriminados por ello y su origen que debería ser un orgullo. Y es peor cuando son niñas, pues esa condición las pone vulnerables de diversos peligros, expuso.

En ese sentido, la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim) detalla que Las niñas y los niños indígenas, hablantes de al menos una de las 62 lenguas indígenas complejas cada una –como el idioma español o cualquier otro- además de sus variantes,  “heredan de sus padres, de sus abuelos y de su entorno, una enorme variedad de saberes y sensibilidades que se expresan en conocimiento y relación con la naturaleza, en historias, mitos y leyendas, en música, canto y danza, en hábitos de cocina y en objetos de arte, en sus ropas y en sus rostros. Son el rostro pluriétnico y pluricultural de México. Pero también son el rostro de la pobreza, del rezago, del hambre y sobre todo de la desigualdad en nuestro país”.

El trabajo infantil en zonas indígenas se acentúa mucho más que en el resto del país. Al parecer las niñas y los niños indígenas se incorporan al trabajo a una edad más temprana que el resto de la población infantil, puntualiza en uno de sus informes la Redim.

Ante ello, indica que las medidas para garantizar los derechos de niñas y niños indígenas “no requieren de agregar más programas a una lista que actualmente es excesiva, sino de una apuesta política que involucre a los tres niveles de gobierno y  las organizaciones de la sociedad civil, para realizar cambios estructurales que posibiliten que la brecha de la desigualdad sea menos profunda”.

 

MUJERES SUFREN VIOLENCIA

 

En Veracruz, las estadísticas señalan que de cada 10 mujeres el 50 por ciento son violentadas, y de éstas solo una interpone denuncia en contra de su agresor, el cual es principalmente su pareja sentimental.

De acuerdo al censo que presenta la titular del Instituto Veracruzano de Asuntos Indígenas, María Angélica Méndez Margarito, las mujeres no denuncian por temor a represalias.

Y es que a pesar de que en este rubro se han tenido avances significativos a favor de los pueblos indígenas, aún prevalece la discriminación hacia las mujeres, que además de no acceder en su totalidad a los programas sociales del gobierno, siguen siendo objeto de violencia.

La directora del Instituto Veracruzano de Asuntos Indígenas consideró que se ha avanzado pero los resultados van lentos, pues con el simple hecho de no llegar los programas sociales a municipios marginados ya se les está discriminando.

“La falta de infraestructura de caminos, de electrificación, de todas las necesidades que hay en las zonas indígenas y pues también la violencia contra la mujer, así como los feminicidios no para, yo creo que si lo mencionaba nuestro gobernador la inseguridad ha disminuido pero pues en la mujer siempre ha existido”.

Dijo que en Veracruz se distribuyen en las cuatro regiones la cantidad de un millón 300 indígenas, en su mayoría mujeres que siguen siendo objeto de violencia y gracias a la corrupción que prevalece en el “país no denuncia porque termina perdiendo más, pues regularmente se trata del marido quien agrede.

“Yo creo que el 50 por ciento de las mujeres sufre violencia. En los pueblos indígenas seamos realistas, así como en toda la sociedad, las mujeres en las zonas urbanas tienen más el valor de denunciar y en las zonas rurales y en donde hay un millón 300 mil indígenas, muchas no se atreven porque siempre la mayoría de las veces, la corrupción entra y al último la mujer cuando demanda a la mujer le va peor”, señaló.

Sobre los feminicidios dijo que siguen siendo una constante que va al alza, aunque destacó que por fortuna hay un mejor acceso a la procuración de justicia al existir traductores que las acompañan para hacer la denuncia correspondiente, añadió que el presupuesto para el Instituto Veracruzano de Asuntos Indígenas del Gobierno del Estado fue insuficiente para atender las necesidades en su totalidad.

Notas Relacionadas
  • Lo último
  • Lo más leído


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México