miércoles, 13 de noviembre del 2019
 
Por Francisco Blanco Calderón
Columna: Culiacán: atreverse a marcar la diferencia
Culiacán: atreverse a marcar la diferencia
2019-10-20 | 11:08:44

¿Cual fracaso?, el presidente Andrés Manuel López Obrador confirmó  que fuerzas federales liberaron a Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, quien fue detenido en un operativo en Culiacán: “Se decidió proteger la vida de las personas y yo estuve de acuerdo con eso, porque no se trata de masacres, eso ya se terminó. No puede valer más la captura de un delincuente que la vida de las personas”.


Edgardo Buscaglia con Carmen Aristegui en CNN: “Yo apoyo liberación de Ovidio Guzman, ante diferencia de poder de fuego y para evitar una masacre inutil”


Gobernadores de Chihuahua, Oaxaca, Sonora, Cohaluila, Durango, Estado de México  y los de casa:  Chiapas, Tabasco y Veracruz,   dieron su total respaldo a las decisiones tomadas en Culiacan: “ni vale mas captura que vida de personas”.


Los abogados del El Chapo agradecieron a AMLO la liberación de “El ratón” hijo de Joaquín Guzmán, mismos que en el  juicio en EEUU,  dejaron establecido el respaldo financiero de El Chapo a las campañas  de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, además recordemos “el moche” de 20 (¿o fueron 30?) millones de dólares a Fox, para su espectacular escape en Puente Grande, al igual no se debe perder de vista que Emilio González Márquez, gobernador panista de Jalisco, junto a Felipe Calderón, responsables  de la liberación de “El Mencho”, lider del Cártel Jalisco Nueva Generación,  en el 2012 en pleno proceso electoral, que a diferencia del hijo del El Chapo, allá fué por dinero y no por respeto de la vida humana.


El presidente del PAN,  el dirigente de COPARMEX, legisladores panistas,  junto a sus voceros  incrustrados en Reforma, El Universal, El Financiero, Milenio  principalmente,  todos ellos despotricaron hasta la ignominia en contra de la decisión del Consejo Nacional de Seguridad respaldada por  López Obrador.


Obvio dada la experiencia de la dupla sexenal panista, de hacer show de capturas de capos para justificar la masacre de cientos de miles de victimas directas y sus familiares, se estiman mayores al millón de mexicanos.


A ellos se les olvida la historia. Esa muy reciente que data de seis sexenios. México tenía como consigna decirle al narco “si pasas cierro los ojos, pero por ningún motivo te quedas”. Fue con Carlos Salinas de Gortari donde se rompió la regla y se quedaron. La correlación del crimen organizado inició su transfusión de drogas en la sociedad mexicana, junto al contubernio entre Gobierno  y Empresa para el lavado de dinero masivo,   donde Claudio X González, padre, fortaleció su poderío e influencia en los intestinos gubernamentales.


Con Zedillo, se diluye, se escurre y se torna represor de los moviminetos indigenas, ambientalistas y luchadores sociales.


Pero el colmo de la política de puertas abiertas al crimen organizado se dio en la trilogía del terror: Fox, Calderón y Peña Nieto: Uso faccioso de los servicios de inteligencia, escalofriante cinismo gobierno-empresa en la complicidad con los grandes capitales,  originados por la producción, consumo y distibución de  drogas de todo tipo, naturales y sintéticas.  Puertas abiertas a las mafias internacionales protegidas por trasnacionales encubridoras, protección al cártel de Sinaloa para destruir el avance de sus apéndices independizados: el cartel de jalisco, los zetas, el cártel de tijuana y  del golfo, los templarios y toda su diversificación para expandirse en  todo el territorio nacional.


Guerrero, Michoacán y Tamalulipas padecieron el impacto inicial en forma creciente. Y lo peor, la diversificación de los delitos que rebasó al consumno y distribución de drogas y fue centrándose aceleradamente en el secuestro, los feminicidios, la trata de blanca, el tráfico de órganos, los asaltos bancarios, levantones y asesinatos de traidores colgados en puentes, tirados en caminos rurales, enbolsados en calles y avenidas urbanas, desbaratados en cianuro, ametrallados en fondas  y cantinas  y  con Calderón y Peña Nieto mas de trescientos mil muertos y asesinados, mas el efecto colateral con cerca de ochocientas mil personas: esposas, padres e hijos.


Pegan el grito al cielo por soltar al hijo del Chapo Guzmán en medio de una delirante amnesia de dejar libre a los hermanos Beltran Leyva con Salinas, o al Mencho con la correlación etílica  de Calderón y González Márquez, o el dejar escapar al Chapo con Fox o el tolerarle su tunel con Peña Nieto.


Atenco, Tlataya, Aguas Blancas, San Fernando, Acteal entre muchas otras más, han sido masacres despiadadas contra la población civil en protesta contra el poder y la corrupción.


Los 43 de   Ayotzinapa fue por la heroína del autobus numero cinco, como lo denuncia  José Reveles. Anabel Hernández, en diversos estudios publicados denunció la relación de Calderón y García Luna en la destrucción de la policia federal, esa que aún muestra su músculo en  movilizaciones para impedir el tránsito a la guardia nacional, tomando calles para afectar gravemente al turismo nacional y extranjero en el areopuerto internacional de México. Recordemos  los 240 millones de dólares en efectivo evaporados al chino, o la desaparición de más de 700 mil millones de dolares por el sobre precio del petroleo, como dijo Sin Embargo: “bien se pudo pagar la deuda y hasta hubiera sobrado”


Veracruz, con Chirinos y su vicegobernador, Fidel Herrera con su Secretario de Gobierno, Javier Duarte con su fiscal general y titular de seguridad pública, Miguel Ángel Yunes Linares, el solito con Tellez Marie, todos ellos toleraron, se coludieron, propiciaron la guerra entre narcos para lograr territorios gravemente afectados en el sur Coatzacoalcos-Minatitlán, en el Norte Poza Rica- Pánuco, en el centro Cordoba-Orizaba y ya integrados ahora Xalapa y Veracruz-Boca del Río.


Hoy Fox y Calderón en complicidad con Gustavo de Hoyos y Claudio X Gonzalez hijo, lanzan gritos vociferan mentadas para distraer a una opinión pública racionalmente mas informada gracias a las “benditas” redes sociales.


Amnesia, mala leche, fervor golpista,  berrinche y pataleo por perder “la chiche” que los amamantó  en tres sexenios. Sangre y más sangre. “Que se mueran los pobres, pero todos, todititos los pobres”.


Para Edgardo Buscaglia la corrupción política “es la mayor fuente del lavado de dinero, todos los negocios económicos de estas redes criminales, sean legales o ilegales, siempre tienes a la corrupción política sacando una tajada, a través del financiamiento de campañas políticas o a través de enriquecimiento ilícito”.


La oposición mexicana se frota las manos, “hace changuitos”, reza a la guadalupana, hace acuerdos en lo oscurito, suelta moches a granel a analistas y conductores mediáticos, soba el lomo a jueces y ministros de justicia, incrementa la frecuencia y los montos de la limosna dominguera,  pidiéndole al Creador  mano dura  en los sermones de sus representantes terrenales, para que el cambio retorne. El gatopardismo político del "cambiar todo para que nada cambie".

Entradas Anteriores










  • Lo último
  • Lo más leído


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México