miércoles, 19 de junio del 2019
 
Por Carolina Gómez Vinales
Columna: El medio ambiente y su impacto en nuestra salud
El medio ambiente y su impacto en nuestra salud
2019-06-10 | 07:45:44

El miércoles pasado se conmemoró el Día Mundial del Medio Ambiente, dedicado justamente a la lucha contra la contaminación atmosférica. De acuerdo con la cadena de televisión CNN, 92% de la población mundial vive en lugares donde la contaminación del aire excede sus límites y ocho mil muertes diarias están relacionadas con la contaminación del aire exterior.


Alrededor de siete millones de personas, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), mueren por la exposición a partículas de aire contaminado que penetran profundamente en los pulmones y el sistema cardiovascular, causando enfermedades como la apoplejía, el cáncer pulmonar, otras infecciones y dolencias pulmonares y cardiacas.


Entre los principales causantes de la contaminación atmosférica se encuentran las emisiones provocadas por los medios de transporte, la quema de combustibles fósiles, la producción industrial, la quema de bosques, el empleo de aerosoles y la radiación. Esas fuentes de emisión liberan gases y sustancias nocivas para el ser humano.


A mediados de mayo, la CDMX fue azotada por una serie de incendios forestales que provocó una crisis ambiental que terminó declarándose contingencia debido a la alta concentración de partículas en suspensión conocidas como PM2.5. Mario Molina, Premio Nobel de Química, aseguró hace unas semanas aquí en la CDMX que lo más urgente es atender el riesgo epidemiológico que constituye ese tipo de partículas, porque causan daños severos a la salud y mantuvieron en contingencia ambiental a 20 millones de habitantes.


Nuestras autoridades además retrasaron varios días la toma de decisiones y muchas personas, particularmente aquellas que se ubican en los extremos de la vida, como son los niños y los adultos mayores, sufrieron las consecuencias en sus organismos.


La contaminación del aire se encuentra entre las diez amenazas a la salud mundial en 2019, según la OMS. El 90% de los habitantes del planeta respira aire contaminado.


La contaminación del aire tiene un impacto doble tanto en la salud de los seres vivos como en el cambio climático mediante las emisiones de carbono. Pero los más pobres y marginados se llevan la peor parte, según la OMS.


La ONU también se ha pronunciado y asegura que no garantizar un aire limpio a los ciudadanos constituye una violación de los derechos a la vida, la salud y el bienestar.


Cabe mencionar que la información sobre los efectos adversos en la salud relacionados con la exposición a largo plazo en México es limitada. Así lo observamos durante mayo, periodo en el cual no se nos informaba nada, y la declaración de contingencia por las autoridades locales se llevó a cabo de manera tardía.


No obstante, en los últimos años ha habido un importante avance en el conocimiento y comprensión de los efectos de la contaminación atmosférica sobre la salud proporcionado por un gran número de trabajos científicos en todo el mundo.


Por ejemplo, ya sabemos que el exceso de ozono en el aire puede producir efectos adversos de consideración en la salud humana. Puede causar problemas respiratorios, asma, y originar enfermedades pulmonares y cardiacas.


Ahora aprendimos que las partículas PM2.5 son aún más dañinas porque su tamaño es tan minúsculo que les permite alojarse en nuestro sistema respiratorio y provocarnos daños irreversibles.


La contaminación del aire es el factor de riesgo ambiental más importante en términos de salud. La población y el sector salud están pagando los costos sociales de la contaminación del aire, especialmente los más vulnerables. 


No hay un plan que contemple la protección de la salud. Las autoridades deben ampliar la cobertura de monitoreo en las ciudades, especialmente con respecto a las PM2.5.


También, actualizar el Programa de Contingencia, actualizar las normas sobre hidrocarburos, y en la CDMX en particular, vigilar otras fuentes de contaminantes que no sólo incluyan a los vehículos.


Es necesario fortalecer la investigación científica sobre la calidad del aire y sus impactos en la salud, así como generar mecanismos de comunicación accesibles para la población y generar percepción de riesgo y herramientas de prevención.


Vivir en un entorno libre de polución supone una mayor calidad de vida. El aire nos amenaza a todos, así que necesitamos reducir las emisiones nocivas.

Entradas Anteriores
  • Lo último
  • Lo más leído


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México