miércoles, 22 de mayo del 2019
 
Por Cecilio García Cruz
Columna: Jesús te ampare
De Comondú… ¡a la arrogancia política!
2019-02-14 | 07:17:42

Desde que Eric Cisneros se apoderó del segundo escritorio más importante de palacio de gobierno, comenzó a irradiar arrogancia y protagonismo, en lugar de operar y conciliar la política interna del estado.


Cuentan los parroquianos de Otatitlán que hasta el Cristo Negro cambió de semblante, avergonzado por los tropiezos políticos del hijo “predilecto”, a quien le quedó “grande” la “potranca”.


Muy pronto, el menudito morenista sacó el “cobre”: ineficiencia e incapacidad para “planchar” y “acuerpar” a su jefe político.


Antepuso eventos irrelevantes para llenar de cuadros su egoteca e hizo a un lado las encomiendas prioritarias.


Se divulga la especie creída que sus fracasos se deben a que carece de oficio político. Otros, sostienen que es una persona insensible que solo cree en su verdad y en la Cuarta Transformación.


En política, los amigos son de mentiritas, los enemigos de verdad.


Y Eric, ha sembrado más odios que afectos.


Y lo que se siembra, tarde o temprano, se cosecha.


Detrás de un buen político, siempre hay un asesor, consejero o funcionario que planea, programa, ejecuta y concreta los proyectos que hacen la diferencia.


Esta tierra tiene una historia de eficientes operadores políticos de altos vuelos.


Los hubo muy buenos, que beneficiaron a Veracruz, y también, muy malos, que se aprovecharon de sus riquezas.


Por desgracia, en los años recientes sólo han destacado los maléficos que dejaron en la desventura a los veracruzanos.


En la presente administración, se aprecia una ausencia de oficio político.


Y la embestida de los poderes fácticos y la oposición política, han hecho trastabillar a la gestión del cambio.


La inexperiencia ha tornado lento el arranque del gobierno que ganó abrumadoramente en las urnas.


La curva de aprendizaje ha sido dolorosa y hasta dramática, sobre todo para García Jiménez, quien ha tenido que enfrentar situaciones fuera de control.


Pero de buenas intenciones está empedrado el camino del infierno.


Son varios los temas en donde han quedado de manifiesto los tropiezos de los principales operadores.


Podríamos analizar cada uno de ellos, pero basta desmenuzar el relacionado con Jorge Winckler para demostrar que se operó de manera ineficiente.


Por principio de cuentas, el empecinamiento triunfalista de remover al Fiscal, que sin duda ha sido la piedra en el zapato de la administración de MORENA.


El secretario Cisneros, desde el gobierno estatal y el coordinador de los diputados de MORENA, Juan Javier Gómez Cazarín fueron los impulsores, primero, de la Ley Anti-Winckler y, después, de los juicios políticos en su contra.


La Ley para remover al fiscal está frenada por un amparo que va ganando Jorge Winckler.


Y en los juicios políticos, no cuentan con la mayoría calificada, es decir las dos terceras partes, 34 votos de diputados.


Además, la oposición señala al número dos del Gobierno de haber presionado y amenazado a quienes se oponen a la salida del Fiscal.


Tan mal se observa el escenario político que hasta la Iglesia católica ya metió su cuchara.


 


El arzobispado afirma que, a medida que pasan los días, se van acumulando algunos fracasos.


Y agrega que pareciera que hay muchas cabezas y que las torpezas de unos pocos están echando a perder el trabajo de otros.


Además, rematan señalando que “no se puede invocar la novatez, ni la curva de aprendizaje para justificar los desaciertos en casi 80 días de la nueva administración gubernamental de Veracruz”.


Y para que no quede dudas la Iglesia católica afirma que “no estamos para improvisaciones” y que hay “señales claras de que algunos “recomendados” no están funcionando, y por lo mismo es tiempo de tomar decisiones”.


Cuánta razón le asiste a Maquiavelo, autor de la columna SE DICE QUE… cuando afirma que “es una exigencia nacional del partido Morena que se realicen cambios tanto en el gobierno estatal como en el Congreso del estado, por el grave daño en la intención del debilitamiento partidista que han provocado por la novatez mostrada y comprobada en los últimos eventos”.


Mientras Andrés Manuel se consolida en el ánimo del pueblo sabio con un 86% de aprobación, en Veracruz, quienes conducen los hilos del poder fueron llamados a cuentas por el gobierno central para ordenar la crítica situación política.


Y todo por los caprichos de un personaje que por su figura, parece haber nacido en Comondú y no en el sur de Veracruz.

Entradas Anteriores










  • Lo último
  • Lo más leído


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México