domingo, 16 de diciembre del 2018
 
Por Moisés Jiménez
Columna: Un negocio redondo
Un negocio redondo
2018-12-04 | 08:16:29

Resulta muy evidente el interés de las autoridades municipales de Veracruz en darle tanta celeridad a un nuevo reglamento de Tránsito que a todas luces, tiene un interés recaudatorio y que resulta fuera de toda lógica para el ciudadano común, el de a pie y el que va en su carro, moto y ahora hasta su bicicleta.


Y es que una cosa es argumentar la seguridad, claro, todos la queremos, pero una cosa es promover una cultura de respeto vial, concientizar al peatón, a los conductores de unidades de transporte público, al conductor, y otra cosa es aplicar un sistema de castigos que sólo será una herramienta legal a los elementos de la recién creada corporación de Tránsito Municipal de Veracruz para captar recursos a las arcas municipales de cualquier manera posible.


¿De verdad le parece coherente que algunas multas, como quedarse sin gasolina, estén consideradas en este nuevo reglamento sin pies ni cabeza? ¿Qué tal multar a los que van en bicis y no respetan los carriles, los cuales por cierto, no existen?


Si, el argumento que utilizó el Alcalde de Veracruz es la seguridad, quiere decir que es un gobernante que piensa que la gente no puede entender de otra forma que aplicando castigos. Esto es un sistema retrógrada.


No se trabaja en la prevención, no se trabaja en concientizar y mantener el mensaje sobre los peligros de conducir en estado de ebriedad, de no usar el celular mientras se maneja, de respetar al peatón.


El trabajo preventivo y de concientización no existe, sólo el punitivo, el que se traduce en más recursos para un gobierno que los va a necesitar pues va a estar peleado con la administración estatal, como quedó en evidencia en la toma de protesta del Gobernador a la cual no fue invitado Fernando Yunes.


La única razón de todo, es el dinero. El negocio. En la retórica, se debe decir que no, como creen, no se va a fomentar la corrupción.


Pero en la práctica los agentes tienen espacio para usar este reglamento a favor de la corporación de Tránsito y de sus jefes; tan sólo hay que recordar ejemplos recientes en los cuales cada agente debía de cumplir con una ‘cuota’ de detenciones diarias, lo cual resultaba en medidas dracónicas hacia el automovilista.


Mientras todo esto sucede, los ciudadanos deberían de pensar en una manera de multar a su gobierno municipal, pues los semáforos en muchos cruceros están inservibles y las calles están más llenas de hoyos que nunca en la historia del puerto.


Es curioso que no los escuchan: Basta ver la publicación en Facebook que el municipio promovió para anunciar la remodelación del Zócalo de Veracruz, en la cual hubo cero muestras de apoyo y un cien por ciento de reclamos hacia la administración que simplemente no está haciendo el trabajo que tiene que hacer y en vez de eso, está preocupada por ver cómo se seguirá capitalizando.

Entradas Anteriores

  • Lo último
  • Lo más leído


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México