jueves, 21 de junio del 2018
 
Por Maquiavelo
Columna: Se dice que
Las reglas de oro para los alcaldes
2018-01-10 | 13:56:33
De manera tan precisa el articulista de IMAGEN Francisco Ávila Camberos advierte a los nuevos ediles que acaban de iniciar este año sus administraciones municipales, que el dinero de los contribuyentes no está destinado para “que ellos se puedan comprar una camioneta de lujo, ni desviar dinero público para adquirir una mega residencia. Tampoco pagarse un sueldo exorbitante, ni asignarles a los ediles un sueldo exagerado que ni siquiera ellos desquitan, solo para mantenerlos contentos, porque así desfondan el erario municipal, lo que impide mejorar la infraestructura y los servicios que da el ayuntamiento.”
“¡Para eso no pagamos impuestos los ciudadanos!”
Con esa claridad que demuestra Ávila Camberos sobre su experiencia como funcionario público y la honestidad en el quehacer gubernamental debería de ser una estricta norma para este nuevo ejercicio.
Cuando existe la autoridad moral de un extraordinario alcalde que cuando terminó su gestión y hasta la fecha tiene el reconocimiento de la gente.
Nadie sabe hasta que se termina una administración la importancia que reviste la tranquilidad interna cuando se cumple con las tres facultades de los seres humanos, la razón, el coraje y el ánimo de superarse. Y para ello hay que adquirirlas con la educación y la cultura.

Vacíos los mítines del PAN

Trataron de encontrar una solución al problema del por qué están vacíos los mítines y actos electorales que realizan los candidatos el presidencial Ricardo Anaya y Miguel Yunes Márquez del bloque del PAN con el desaparecido PRD y el inexistente Movimiento Ciudadano. La única explicación que dieron es que cuando se trata del PAN, que es un partido conformado solo por clase pudiente.
Los “ricardos” no van a este tipo de eventos de chusmas y gente humilde. Los aspirantes son hijos de papis. Son los pirruris de la política mexicana, son egresados de costosas escuelas privadas en el extranjero.

Empezó la cuenta regresiva

A partir del mes de julio donde existirá un gobernador electo se tendrá la gran ventaja que ya nadie le hará caso a Miguel Ángel Yunes Linares, desde marzo a los ciudadanos veracruzanos le van interesar más las actividades de los candidatos a la gubernatura que las contradictorias declaraciones de un gobernante que no ha podido justificar la inercia de impunidad y la descarada corrupción de estos últimos meses.
Debe sentirse de la fregada el saber que solo le quedan menos de 90 días, ya que piensa renunciar como gobernador y estar consciente que no logró hacer nada. Y tal como lo dice su primo hermano, el senador Héctor Yunes Landa que ni siquiera “está apuntalado por un linaje que reniega de él mismo”. En castellano que ni la familia lo apoya. Hace unos días, su hijo reconoció que “era ingenuo pensar que se podían resolver los problemas que confronta la entidad”.
La mejor noticia para este turbulento y sangriento 2018 es que habrá cambio de gobernador. Ya empezó la cuenta regresiva y tener que reconocer que fue un fracaso como funcionario público, amerita un serio tratamiento de un sicólogo especialista en depresiones por la inexistente autoestima.
Entradas Anteriores










  • Lo último
  • Lo más leído


NOSOTROS

Periódico digital en tiempo real con información preferentemente del Estado de Veracruz México