Logo Imagen del Golfo
    martes, 25 de julio del 2017
Inicio Noticias Agencia Clasificados Sociales Deportes Columnas ImagenTV
    Coatzacoalcos-Zona Sur     |     Cd. de México     |    Córdoba-Orizaba-Centro     |     Internacional     |     Guerra contra el narco    |     Poza Rica-Zona Norte    |    Xalapa    |     Veracruz-Boca del Río
Trump contra los medios en el tercer round
Por Jair Robles
2017-07-16 13:00:00
Trump contra los medios en el tercer round
 
Las revelaciones más recientes en torno al escándalo sobre la intervención del gobierno ruso en las pasadas elecciones presidenciales de los Estados Unidos y la posible colusión del equipo de campaña del entonces candidato Trump, que han plagado los primeros meses de su administración, son hasta el momento las más serias.
Pareciera que la confrontación entre Trump y los medios de información más influyentes en ese país, nuevamente han puesto contra las cuerdas a su administración y a los miembros más cercanos de la familia, como lo son su hijo mayor que lleva el mismo nombre y su yerno Jared Kushner.
Hasta hace una semana, daba la impresión que la obsesión de los medios por darle seguimiento al tema ruso, era más bien una campaña de desprestigio en contra del gobierno republicano y parte de una inercia de constante animadversión ante el principal enemigo norteamericano desde los años de la Guerra Fría.
Sin embargo la información que ha venido dando a conocer el New York Times y más recientemente la agencia de noticias AP, por primera vez ponen en evidencia que algunos de los miembros más relevantes de su equipo de campaña, no solo se reunieron con personajes vinculados al Kremlin, sino que estaban conscientes de que existía un supuesto interés de parte de éstos de ayudarles a ganar la presidencia y de afectar las posibilidades de triunfo de la candidata demócrata.
La serie de correos electrónicos dados a conocer por el propio Donald Trump Jr., -que estaban a punto de ser publicados por el NYT-, no dejan duda sobre estos hechos. De acuerdo a las leyes electorales de ese país, esta prohibido recibir cualquier tipo de aportaciones de valor a una campaña, de parte de un ente foráneo.
En estos momentos aún no se sabe si finalmente si se dio algún tipo de “aportación valiosa”, o si llegó a haber coordinación entre los rusos y la campaña de Trump, que bien pudo haber sido la información en contra de Hillary Clinton, pero por lo menos se puede afirmar de que el gobierno ruso, a través de terceros si llegó a hacer dicha oferta.
Conforme pasa el tiempo y se sabe más de lo que transcurrió el año pasado durante las elecciones, va quedando en evidencia un patrón de conducta de parte de los miembros de la campaña de Trump, por negarse a dar cuentas claras sobre sus actividades en relación al gobierno ruso y que conforme se dan a conocer, producto de investigaciones periodísticas han tenido que ir aceptando y rectificando sobre sus declaraciones iniciales.
La falta de dar a conocer este tipo de información, ya le costó su puesto al General Flynn, quién fungiera como el primer Asesor de Seguridad Nacional. Poco tiempo después forzó que el Senador Sessions, que ahora funge como Procurador General, tuviera que recusarse de la investigación relacionada con los rusos y con la salida del Director del FBI, se tuvo que aceptar la creación de un Consejero especial para dar seguimiento a dichas pesquisas.
Los correos del hijo de Trump, salieron a la luz pública a raíz de que el yerno y asesor especial de la Casa Blanca, Jared Kushner, ampliara su declaración inicial sobre los contactos que tuvo durante la campaña. Dicha declaración es obligatoria para todos aquellos que tendrán acceso a información de carácter secreta, de acuerdo al gobierno norteamericano.

Fue en esta nueva declaración que se dio a conocer que a finales de junio, Kushner junto con el entonces jefe de la campaña Paul Manafort y el hijo de Trump, se habrían reunido con una abogada rusa y un ciudadano americano nacido en Rusia que se le relaciona con los aparatos de inteligencia de ese país.
Aún esta por descubrirse si en dicha reunión estuvieron presentes otras personas, pero por lo pronto, se abre la puerta para que se presenten acusaciones más serias en contra de los familiares de Trump y queda en duda que tanto sabía de estas acciones el propio candidato.

El consejero especial que esta a cargo de las investigaciones de parte del departamento de justicia norteamericano, no ha hecho declaración alguna hasta el momento y toda la información que se conoce es producto de las pesquisas llevadas a cabo por las comisiones de la Cámara de Diputados y la Cámara de Senadores que también quieren llegar al fondo de este asunto y de investigaciones periodísticas llevadas a cabo por diferentes medios norteamericanos.
Lo único que se sabe de parte del Sr. Mueller, es que ha ido conformando un equipo con miembros con vasta experiencia en cuestiones de litigios ante la Suprema Corte, de fiscales que han destacado por sus investigaciones en contra de grandes corporaciones y miembros de la mafia y de acuerdo a especialistas en estos temas, el Consejero Especial, esta integrando un dream team de abogados y fiscales.
Del lado de Trump y sus allegados, también va creciendo el número de abogados contratados para llevar la defensa.
Lo más probable es que pasen varios meses antes de que se de el desenlace de esta trama y hasta el momento nadie puede afirmar si en realidad este sea el principio del fin del gobierno de Trump.
Llama la atención que producto de este drama, también se han ido dando a conocer actividades turbias para favorecer a Clinton de parte de algunos miembros del gobierno de Obama, pero poca atención se le ha dado a estos hechos.
El mayor contraste es sin lugar a dudas, con la forma en que en México se manejan temas de tal relevancia y con implicaciones legales para los integrantes del gobierno federal.
En nuestro país si es que se llega a crear una comisión especial dentro del Congreso, solo da pie a la negociación de beneficios y poder entre los integrantes de los principales partidos a cambio del silencio.
Ya no se diga cuando las investigaciones se dejan en las propias instancias de justicia del gobierno, como lo vimos en el caso de la Casa Blanca o como lo que está sucediendo con los casos de espionaje.

Vaya hasta en Veracruz, aún con todas las evidencias en contra del ex gobernador y sus compañeros de gabinete, se habla de averiguaciones mal integradas y acusaciones tan endebles que es probable que en un par de años la mayoría de los implicados gocen de libertad.
AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO
 
 
comunidad imagen del golfo
  Entradas Anteriores
2017-06-25 / El burro, hablando de orejas
2017-06-18 / El dueño de cadena encandenado
2017-06-12 / Lecciones del 2017
2017-05-29 / Los costos de ganar la elección
2017-05-21 / Trump en problemas
2017-04-23 / De Guatemala a Guatepeor
2017-04-09 / ¿Cómo ganó Trump las elecciones?
2017-04-02 / El colapso del PRD
2017-03-26 / La primer derrota de Trump
2017-03-05 / Fake news
2017-02-26 / Espionaje en México
2017-02-19 / La arrogancia de Trump
2017-02-12 / Trump contra los medios
2017-02-05 / Peña Nieto, entre la espada y la pared
2017-01-15 / El resurgimiento de los nacionalismos
2017-01-08 / Debates falsos
2016-12-18 / Ciberataques
2016-12-11 / El dilema del prisionero
2016-12-04 / Los nuevos panistas de Veracruz
2016-11-27 / Los medios en la era digital